Las chanclas: ¿Qué le hacen a tus pies?

chanclas-primarkCon la llegada del verano muchos se apresuran a desempolvar las chanclas. ¡Nada resulta más cómodo que pasar los días calurosos de verano con los pies al aire libre! Sin embargo, lo que la mayoría de las personas desconoce es que usar las chanclas durante mucho tiempo puede ser perjudicial para nuestros pies, así lo confirman expertos del Colegio Oficial de Podólogos de la Comunidad Valenciana.

Los riesgos de usar chanclas las 24 horas del día

1. Altera la forma de caminar. Un estudio realizado por investigadores de la Universidad Auburn, en Estados Unidos, asegura que cuando usamos chanclas se altera nuestra forma natural de caminar. Lo que sucede es que al usar chanclas solemos tensar los dedos de los pies para sujetarlas mejor y mantenerlas en su sitio, mientras el talón se levanta y queda sin apoyo. Esto provoca un aumento de la presión en los dedos, la zona del tobillo y el pie en general, alterando nuestro paso. Además, al ser demasiado planas hacen que los músculos posteriores de las piernas se tensen demasiado, provocando un estiramiento inusual que afecta el apoyo de los pies, la amortiguación de las caderas y la columna.

2. Aumenta el riesgo de lesiones. A pesar de que las chanclas son muy cómodas, lo cierto es que no pueden amortiguar el impacto de nuestro cuerpo contra las superficies duras ya que tienen una suela muy fina. Nuestros pies están diseñados para caminar sobre superficies naturales como la tierra, la hierba o la arena, por lo que si caminamos sobre el asfalto deberíamos usar zapatos que resguarden el arco del pie y ofrezcan una  mayor cobertura. Esto significa que las chanclas no son la opción ideal. Así lo confirman los expertos del Colegio Oficial de Podólogos de Madrid, quienes aseguran que las chanclas no protegen al pie, ni le dan estabilidad, por lo que aumentan el riesgo de sufrir lesiones como torceduras en el tobillo, esguinces, dolores en las rodillas, la cadera y la espalda.

3. Provoca fascitis plantar. La fascitis plantar es una inflamación del tejido conectivo del piel que se caracteriza por un intenso dolor y rigidez en la parte interior del talón y la planta del pie. Sus causas son diversas, pero un nuevo artículo publicado en LivesScience asegura que el uso habitual de las chanclas puede ser un factor desencadenante. Según este estudio, el uso frecuente de chanclas provoca un estiramiento de la fascia plantar causando dolor, inflamación, alguna que otra protuberancia y cansancio. Este problema se acentúa en las personas que tienen sobrepeso.

La solución, apuntan los expertos, no está en desechar las chanclas sino en usarlas con mesura.

Imagen del artículo

Las chanclas: ¿Qué le hacen a tus pies?
  Consejos, Enfermedades