Lagartijas: ¿pectorales o tríceps?

Las flexiones de brazos o lagartijas son uno de los ejercicios más comunes del mundo de la actividad física, tanto por su practicidad (se puede realizar sin ningún elemento extra) como por sus beneficios (se trata de un ejercicios completo que involucra a varios músculos). Sin embargo, surge la pregunta de si debiera ser usado para trabajar pectorales o tríceps. Sin embargo, puede enfatizarse el trabajo de cualquiera de estos músculos, todo depende de la posición de las manos.
Es muy sencillo: mientras más separadas estén las manos una de la otra más incidencia tendrán los pectorales en el movimiento. Por el contrario, si juntas los brazos más pegados al cuerpo, será una labor prioritaria de los tríceps al impulsarte hacia arriba.
Si lo que quieres hacer es reemplazar el press plano por las flexiones de brazos, lo mejor es un agarre relativamente abierto. Una medida estándar es aquella que te permite tocar el suelo con el pecho cuando los codos forman un ángulo de un poco menos de 90º.
Pero esto no significa que no sea de utilidad hacer flexiones de brazos con el agarre cerrado. Si quieres hacerlo, será un excelente ejercicio para tríceps, de los más intensos. Será aún más difícil si no tienes un buen entrenamiento de tríceps, por lo que si quieres enfatizar el trabajo de estos músculos, puede que quieras hacer las flexiones con una amplitud más bien grande (en la cual también trabajará el tríceps, pero en menor medida) y luego ir achicando la distancia entre las manos. Recuerda que los pectorales son músculos más grandes que el tríceps y por ende mueven un mayor peso.
Finalmente, queremos recordarte que con cualquier posición de las manos, los deltoides (músculos de los hombros) también se verán involucrados. Como lo ves, es un ejercicio muy completo que puedes usar para pectorales, tríceps y deltoides.

Imagen del artículo

Lagartijas: ¿pectorales o tríceps?
  Consejos, Ejercicio físico