La sudoración excesiva

La sudoración excesivaLa sudoración excesiva puede parecer un problema intrascendente pero quien la padece sabe que se trata de una dificultad que afecta numerosas áreas de la vida. En el lenguaje médico esta patología se conoce como hiperhidrosis y afecta fundamentalmente las zonas de las axilas, las manos, la cara y los pies.

Debemos recordar que la sudoración es una reacción natural del cuerpo en respuesta al aumento de temperatura pero en ocasiones el sistema nervioso simpático produce una cantidad de sudor excesiva que le provoca dificultades a la persona.

Las causas de este problema son esencialmente de tipo físico o psicológico, en dependencia de esta se pueden distinguir diferentes tipos de sudoración. Se le denomina hiperhidrosis primaria cuando el problema no está relacionado con ninguna causa específica. Al contrario, la hiperhidrosis secundaria está causada por enfermedades tales como la obesidad, el hipertiroidismo o una patología psiquiátrica.

No obstante, la sudoración excesiva también puede estar causada por cambios endocrinos debidos a la menopausia, al uso de fármacos específicos o el consumo excesivo de alimentos y suplementos que contienen cafeína.

Obviamente, en dependencia de la causa de la hiperhidrosis, el médico indicará un tratamiento u otro. Si está causada por problemas emocionales, lo normal es que se receten ansiolíticos o sedantes con el objetivo de controlar e inhibir la emocionalidad (que es la que produce la actividad excesiva de las glándulas sudoríparas).

En los casos de sudoración generalizada se puede hacer uso de los anticolinérgicos. No obstante, hay casos más agudos en los cuales se eliminan quirúrgicamente los ganglios en  cuestión.

Además, ten en cuenta que siempre se puede echar mano a los antitranspirantes. De hecho, la investigación científica ha demostrado que el cloruro de aluminio, que se aplica sobre la piel dos o tres veces a la semana, es una medida eficaz. No obstante, ten en cuenta que si lo usas durante mucho tiempo puede causar irritación.

  Consejos, Enfermedades