La salud del cerebro y la dieta

cerebroEl cerebro, como todo órgano, también sufre los desgastes que acarrea la edad pero a la misma vez, también se ve afectado por una mala alimentación. Está ampliamente demostrado que una alimentación insuficiente puede empeorar la salud del cerebro y contribuir al desarrollo de las enfermedades degenerativas como el Alzheimer o el Parkinson.

Así, también existen numerosos alimentos que pueden ayudar a mantener la salud del cerebro. Por ejemplo, según un estudio publicado en la Journal of Nutrition y realizado en la Universidad de Illinois, la luteolina, un nutriente que se encuentra en varias verduras, reduce la inflamación en el cerebro que sería la responsable directa de los problemas de memoria y la disfunción cognitiva.

El problema radica en que, a la primera señal de infección, el cerebro y en la médula espinal responden enviando una señal de alarma a través de la producción de las citoquinas, unas moléculas señalizantes que generan la inflamación y ayudan a combatir el problema. Pero en la misma medida que envejecemos, las  células microgliales comienzan a degradarse y dan lugar a una producción excesiva de citoquinas, dando lugar al daño cerebral correspondiente.

La luteolina produciría un efecto anti-inflamatorio natural que prevendría la acción de las células microgliales y que incluso ayudaría a proteger a las neuronas de los daños durante la función microglial normal.

Vale destacar que la luteolina se encuentra en alimentos como las zanahorias, los pimientos, el apio, la menta, el romero, la manzanilla y el aceite de oliva.

No obstante, nuestro cerebro también necesita de un aporte adecuado de otros minerales como por ejemplo, el calcio que interviene en la transmisión de los impulsos nerviosos; el hierro que influye en el rendimiento y en el transporte de oxígeno a las células; y el zinc que está relacionado con la actividad de los neurotransmisores.

  Consejos, Salud y belleza