La intoxicación por plomo: Un problema más común de lo que pensamos

PlomoLa intoxicación por plomo no es algo del pasado sino que continúa ocurriendo en la actualidad. La Organización Mundial de la Salud afirma que anualmente cerca de 143.000 personas de todo el mundo mueren debido a una intoxicación por plomo y que alrededor de 600.000 niños sufre problemas de discapacidad intelectual por esta misma causa. Con estas cifras en mente podremos comprender cuán peligroso es el plomo para nuestra salud.

Los principales síntomas de una intoxicación por plomo

Identificar una intoxicación por plomo no es tan sencillo, sobre todo porque a menudo ni siquiera sabemos que estamos expuestos a esta sustancia. Además, durante las primeras fases los síntomas no suelen ser graves. No obstante, es importante que te mantengas alerta y, ante las dudas, consultes inmediatamente al médico.

El decaimiento, el cansancio generalizado, los dolores de cabeza ocasionales y la falta de concentración pueden ser señales de alerta que te indican que algo no funciona como debería. Además, si percibes un sabor metálico en la boca, sufres de vómitos, comienzas a perder peso, pierdes el apetito y notas cierta debilidad en los músculos y las articulaciones, es muy probable que sufras una intoxicación por plomo.

¿Cómo tratar una intoxicación por plomo?

El tratamiento de este tipo de intoxicación dependerá esencialmente de los niveles de plomo que existan en la sangre. Cuando la concentración de plomo es baja, será suficiente con evitar la fuente de contaminación, nuestro organismo se encargará de eliminar el exceso de plomo de manera natural.

No obstante, si los niveles de plomo en sangre son más elevados será necesario recurrir a un tratamiento farmacológico que ayude al organismo a eliminar esta sustancia. En este sentido, el medicamento más utilizado hoy día es el agente quelante, una sustancia que se adhiere químicamente al plomo para reducir sus efectos en el organismo y facilitar una eliminación más rápida.

Imagen del artículo

La intoxicación por plomo: Un problema más común de lo que pensamos
  Consejos, Enfermedades