La intoxicación por opiáceos

La intoxicación por opiáceosSe conoce como opiáceos al grupo de compuestos naturales derivados del papaver somniferum, entre los que se encuentran la morfina, la heroína y los narcóticos opiáceos sintéticos.

En muchas ocasiones el consumo de este tipo de sustancias es recetado por un especialista con fines terapéuticos, generalmente para calmar algún tipo de dolor. En estos casos pueden aparecer efectos secundarios como la somnolencia y la pérdida del conocimiento. Sin embargo, su ingestión en exceso o sin prescripción médica puede ocasionar un estado de intoxicación aguda y progresiva que provoca daños severos para la salud humana.

De esta manera, la persona que sufre de intoxicación por opiáceos manifestará una tríada de síntomas caracterizada por: pupilas puntiformes (miosis), una depresión respiratoria y un estado de coma que matizan su comportamiento médico. Aunque, por supuesto, la expresión estos síntomas en cada caso dependerán de la cantidad de sustancia que se consuma. No obstante, siempre se recomienda aplicar inmediatamente un examen de toxicología para detectar la presencia del opiáceo y su cantidad en el organismo.

Una vez realizado el diagnóstico de la intoxicación, deberá implementarse rápidamente un soporte respiratorio para mantener los niveles de oxígeno apropiados, ya sea mediante una intubación endotraqueal o con la aplicación de naloxona (que es un medicamento que bloquea el efecto del fármaco en sobredosis sobre el sistema nervioso central). Así se logrará mantener al paciente con sus signos vitales estables para proseguir con la expulsión de la sustancia opiácea.

En este sentido, es recomendable administrar carbón activado o realizar un lavado gástrico para disminuir la absorción por el organismo del opiáceo. Normalmente, debido a la gran disponibilidad del antídoto (naxalona), no resulta útil la implementación de medidas que fuercen la diuresis.

Generalmente, si el tratamiento se realiza de manera rápida y efectiva la evolución del caso suele ser favorable, aunque si se presenta un edema agudo del pulmón el pronóstico tiende a ser desfavorable, pudiendo ocasionar incluso la muerte.

  Consejos, Enfermedades, Medicamentos