La importancia del zinc para la salud humana

zincPara comprender la importancia del zinc para nuestra salud basta puntualizar que este oligoelemento se encuentra presente en más de 200 enzimas. El cuerpo humano sano que ha llegado a la adultez debe poseer una media de 1.4 a 2.5 gramos de zinc, almacenados fundamentalmente en el tejido muscular. Si tenemos una concentración de zinc inferior a estos valores tendremos una deficiencia de este mineral que a la larga puede expresarse en la caída del cabello, infecciones repetidas, cura lenta de las heridas y el acné. No obstante, antes que lleguen estas problemáticas normalmente nuestro cuerpo nos avisa de la deficiencia a través de nuestras uñas: las manchas blancas en las mismas son un indicador de la deficiencia de zinc.

Así, puede comprenderse que las funciones del zinc para la salud humana son:

– Permite el buen funcionamiento del sistema inmunológico (exactamente, aumenta nuestra defensas contra más de 40 tipos de virus)

– Favorece la curación y la cicatrización eficaz de las heridas

– Colabora con el correcto funcionamiento de la glándula prostática y el desarrollo de los órganos reproductivos,

– Previene el acné ya que regula la actividad de las glándulas sebáceas

– Interviene en la síntesis de proteínas y de colágeno (por lo que le brinda elasticidad a la piel)

– Mejora la memoria y las funciones cognitivas en sentido general

No obstante, para obtener los beneficios del zinc debemos consumir diariamente una media de 15 mg al día. Pero si presentamos carencia de zinc, entonces la dosis diaria recomendada debe aumentarse. Las fuentes naturales de zinc más comunes son: las ostras, las semillas de calabaza, las legumbres, los frutos secos, los cereales integrales, la yema del huevo, las sardinas, las setas y la soya.

Vale aclarar que existen algunos alimentos que impiden la correcta absorción del zinc, los más comunes son aquellos que contienen hierro y calcio; si bien estos no reportan un gran problema cuando las cantidades de hierro y calcio no son exageradas. No obstante, debemos estar particularmente atentos a consumir los alimentos que contienen zinc alejados del consumo de la leche (debido a su contenido en caseína), de los alimentos ricos en fibra (por su contenido en fitatos) y de los diuréticos.

  Consejos, Dietas, Salud y belleza