La importancia del hierro

El hierro es uno de los minerales fundamentales en nuestra alimentación. Induce a la formación correcta de la hemoglobina, y también se encuentra en el hígado y en los huesos. El hierro forma parte de todas las enzimas transportadoras de electrones indispensables para las oxidaciones celulares (cadena respiratoria de la producción aeróbica de ATP).

El 70% del hierro del cuerpo está en forma de hemoglobina, mioglobina y cofactores. El resto se almacena en el hígado, bazo y médula ósea en forma de ferritina y de hemosiderina.

La carencia de hierro disminuye la producción de hemoglobina. Cuando esto hace que la hemoglobina se encuentra por debajo de los niveles normales, estamos en presencia de la anemia.

La vitamina c (la cual encontramos, por ejemplo, en zanahorias, coliflores, tomates, nabos o calabazas) y algunos aminoácidos (como la cisteína) facilitan la asimilación del hierro. Este hierro asimilable debe estar en la forma química de hierro ferroso para atravesar la pared del tubo digestivo. Por el contrario, su asimilación está dificultada por  el consumo de infusiones como el té o café.

En la sangre hay una proteína, la transferrina, que se encarga de transportar el hierro a los lugares donde el cuerpo lo necesite (principalmente a la médula osea).

Se conoce como anemia del deportista al descenso de la hemoglobina que se puede producir fruto del entrenamiento intenso. Esto puede deberse a la pérdida de hierro en la sudoración, el aumento de la actividad del bazo o la pérdida de hemoglobina en la orina (por rotura de glóbulos rojos, por el aumento de temperatura corporal, y por ser aplastados en los vasos que se encuentran debajo del talón cuando se corre por superficies duras).

Imagen del artículo

La importancia del hierro
  Consejos