La importancia del cuidado de tus pies: PARTE II

Los baños de pies suele ser un elemento refrescante y relajante que favorece mucho a la zona plantar. Puedes colocar en un recipiente agua tibia, y agregar una infusión de flores de lavanda o savia, y mientras tanto dar unos masajes circulares a los talones por algunos minutos.

Otra opción es agregar al agua gotas de aceite, uno de tu preferencia, no solo produce un efecto refrescante sino que también tiene efectos calmantes y tonificantes. Lo puedes hacer durante unos 2 o 3 minutos. Esto también puede ayudar a estimular la circulación sanguínea.

Y si lo deseas, puedes darle el toque estético a tus pies como detalle final. Después del baño, elimina los restos endurecidos del talón o del dedo gordo con una escofina. Si las callosidades son blandas, utiliza una piedra pómez.

El paso de la pedicuría realza la belleza de tus pies, por eso es un paso que no deberías dejar de lado nunca. Corta las uñas rectas y límalas para que no se encarnen bajo ningún motivo. Ya que puede traerte luego dolor y molestias en los pies. Utiliza algún esmalte de tu color preferido para darle el color a tus uñas.

Por último, puedes finalizar con un suave masaje con una crema hidratante o un aceite corporal a tu elección.

Imagen del artículo

La importancia del cuidado de tus pies: PARTE II
  Consejos, Salud y belleza