La foliculitis: ¿A qué se debe y cómo combatirla?

FoliculitisLa foliculitis se produce cuando los folículos pilosos se infectan debido a una bacteria, virus u hongo. Este problema, además de ser bastante antiestético, puede causar dolor y, en dependencia de la zona que afecte, incluso puede provocar una infección que se extienda a los órganos cercanos. Por eso es tan importante atajar a tiempo la foliculitis.

Las causas de la foliculitis

Existen diferentes factores que predisponen a la persona a padecer una foliculitis, uno de ellos son las enfermedades inflamatorias de la piel (como la dermatitis o el acné). De hecho, en una gran parte de los casos la foliculitis está causada por lesiones en la piel que han sido provocadas por el acné o la dermatitis.

Otra causa muy común de la foliculitis es la depilación o el afeitado, sobre todo en la zona de la ingle, los glúteos, las piernas y el rostro, en el caso de los hombres. A través de estas pequeñas heridas pueden colarse los virus u hongos que terminan afectando el folículo piloso.

En las personas de piel muy sensible, la foliculitis podría estar provocada incluso por el uso de ropa demasiado estrecha y de tela gruesa, como los pantalones vaqueros ya que la fricción constante, sobre todo en la parte de las costuras, puede lastimar la piel.

Los remedios para la foliculitis

En primer lugar, debemos tener en cuenta que es mejor prevenir que curar. Por tanto, sería ideal que si tienes la piel demasiado delicada utilizases siempre un jabón antibacteriano y evitases usar el agua caliente ya que esta abre mucho los poros y facilita la penetración de las bacterias.

Una vez que la tienes, puedes aplicarte una crema de avena o una loción a base de hidrocortisona, que se puede adquirir fácilmente en cualquier farmacia. También se recomienda que te pongas fomentos con agua tibia, no demasiado caliente ni fría, y que continúes usando el jabón antibacteriano. Como este normalmente suele dejar la piel muy seca, es conveniente que apliques al final alguna crema hidratante.

En los casos más graves probablemente el médico recomendará antibióticos de uso tópico, como la neomicina o fármacos de bajo espectro, como la penicilina o la flucloxacina.

Imagen del artículo

La foliculitis: ¿A qué se debe y cómo combatirla?
  Consejos, Enfermedades