La dieta del Paleolítico

paleolitico

En la era de las cuevas las personas perdían peso, ganaban músculos y se sentían bien. O al menos este es el slogan que utiliza la “dieta del Paleolítico” para presentarse a sí misma. Esta dieta se basa fundamentalmente en una combinación de alimentos como la carne, las verduras, las frutas, las nueces, las semillas y los hongos.

La idea en sí proviene de Rick Larson, un dueño de un gimnasio en Sacramento (EUA), quien era un fiel seguidor de la dieta de los hombres del Paleolítico. Así, explicó los principios de la dieta a sus compañeros de gimnasio y al observar los buenos resultados; decidió darle promoción. No obstante, realmente los principios de esta dieta son mucho más remotos y se pueden rastrear hasta el año 1985 cuando en el Diario de Medicina de Nueva Inglaterra se sugirió una dieta bastante similar.

La esencia de la dieta del Paleolítico se refiere a un principio realmente muy sencillo: evitar todo lo que sea procesado. Así, los seguidores de esta dieta intentan eliminar el consumo de los azúcares (sobre todo si son refinados), los granos y los productos lácteos.

Además, otro punto importante en esta dieta es que los alimentos deben ser cocinados de manera muy sencilla, imitando las formas de cocina de la antigüedad. Lo cual podría poseer sentido ya que sabemos que mientras más cocinemos los alimentos, estos pierden muchas de sus propiedades nutritivas aunque en este sentido debe andarse con precaución ya que existen alimentos que por la cantidad de bacterias que contienen, es necesario cocinarlos adecuadamente.

Después de tan solo una semana muchas personas refieren una pérdida de peso considerable (si bien hay algunos especialistas que no recomiendan las pérdidas de peso drásticas), pero lo mejor es que esta dieta es saludable porque elimina muchos de los alimentos que conocemos son dañinos para la salud o que a nuestro cuerpo se le hace difícil digerir.

  Consejos, Dietas, Perder peso, Peso ideal