La coliflor: Sus propiedades y forma de cocción

coliflorLa coliflor es una hortaliza muy versátil, fácil de preparar y que se puede incluir en una gran multiplicidad de platos. Sus propiedades beneficiosas para la salud humana son muchas, entre ellas la posibilidad de protegernos contra los radicales libres y de las patologías relacionadas con los mismos.

La coliflor está compuesta esencialmente por agua y presenta un bajo contenido de carbohidratos, proteínas y grasas. Específicamente, 100 gramos de coliflor aportan aproximadamente 22 calorías, solo 3 gramos de carbohidratos, 2,2 gramos de proteínas y un levísimo 0,2 gramos de grasa. A la misma vez, la coliflor es una fuente de fibra y de vitaminas y minerales; razón por la cual es un alimento ideal para incluirse en las dietas.

En relación con las vitaminas, la coliflor es fuente de vitamina C y A y de vitaminas del grupo B como la B1, la B2 y la B3. Respecto a los minerales, la coliflor nos aporta esencialmente: fósforo, potasio, magnesio y calcio.

Debe puntualizarse que muchos investigadores actualmente están enfrascados en el estudio de los componentes de la coliflor ya que han detectado una molécula que activaría una enzima capaz de localizar y destruir las células cancerígenas del cuerpo. Específicamente se hace referencia al resveratrol, que tendría propiedades anticancerígenas al ser procesado por la enzima CYP1B.

A pesar de las propiedades beneficiosas de la coliflor a algunas personas no les resulta muy sencillo digerirla. Para resolver esta problemática simplemente podemos optar por la cocción en una olla a vapor o evitar que la misma hierva dentro del agua. El tiempo de cocción dependerá del tamaño y el grosor de la coliflor pero siempre deberemos guiarnos por el tallo. Otro aspecto a tener en cuenta es que después de lavar la coliflor es recomendable dejarla durante algunos minutos en agua con un poco de vinagre para eliminar las bacterias.

  Consejos, Perder peso, Salud y belleza