Cómo prevenir la indigestión estomacal

indigestionLa indigestión estomacal puede estar causada por múltiples factores: ingerir demasiada comida, beber demasiado alcohol, comer con mucho picante, no masticar adecuadamente los alimentos, beber demasiado café o estar bajo situaciones de estrés mantenido.

Cuando somos víctimas de la indigestión estomacal experimentamos un malestar general que se exterioriza en la inflamación del vientre, dolor de cabeza, gases, constipación o flojedad intestinal y en ocasiones, los vómitos. Todo esto conduce a que nos sintamos particularmente débiles y faltos de energía.

Para prevenir la indigestión estomacal existen algunos trucos que podemos incorporar a nuestra vida cotidiana:

– Regular el consumo de las carnes. En general es preferible optar por las carnes de pavo, pollo o pato que son mucho menos indigestas que los fiambres y los embutidos (alimentos muy ricos en grasas que además aportan un número considerable de calorías y no son recomendados para quien desea perder peso).

– Optar por los postres más sencillos como la papaya y la piña. Estas frutas en particular contienen dos sustancias que favorecen la digestión de las proteínas; específicamente la papaína y la bromelina.  

– Evitar la combinación de los ácidos y los carbohidratos. Los alimentos particularmente ácidos dificultan la función de las enzimas salivales por lo que los carbohidratos llegarán menos “procesados” al estómago.

– Sustituir el café. El consumo del café después de las comidas es una costumbre bastante habitual pero si hemos ingerido alimentos muy pesados es preferible optar por infusiones digestivas como la manzanilla o la menta.

– Evitar el estrés o las discusiones en los horarios de la comida. Es bien conocido que nuestro sistema digestivo es particularmente sensible a las situaciones tensionantes que provocan su mal funcionamiento por lo que el momento de la cena debe caracterizarse por el ambiente distendido y relajado.

– Masticar sin prisas. Un alimento adecuadamente masticado es más digerible y disminuye las posibilidades de provocar la indigestión.

Vale aclarar que generalmente la indigestión no es un problema de salud serio pero si está acompañada de otros síntomas como la pérdida de peso o los problemas para tragar, entonces es recomendable asistir a la consulta de un especialista.

  Consejos, Salud y belleza