La cirugía para perder peso modifica los genes de la grasa

La cirugía para perder peso modifica los genes de la grasaA veces perder peso es solo una cuestión estética pero en otras ocasiones es una necesidad imperiosa si queremos mantener la salud. Por eso hay muchas personas que se someten a una intervención quirúrgica que les reduce la capacidad estomacal. De esta forma sienten menos hambre y, como consecuencia, comerán menos y lograrán adelgazar.

Sin embargo, como se trata de una intervención quirúrgica, esta siempre reporta algunos riesgos para la salud. Por ejemplo, ¿sabías que la cirugía bariátrica tiene un índice de mortalidad que oscila entre el 0,2 y el 1,5% debido a problemas como el embolismo pulmonar y la falla multisistémica? Además, siempre se corre el riesgo de desarrollar úlceras o de sufrir vómitos si se come más de la cuenta.

Sin embargo, no todo es negativo, ahora un nuevo estudio realizado en Suecia y publicado en la revista Cell Reports sugiere que la cirugía bariátrica también tendría un efecto positivo. En práctica, podría modificar algunos genes que tienen el rol de regular el consumo y el almacenamiento de la grasa en el cuerpo humano.

Se conoce que cuando las personas padecen de obesidad durante muchos años, se producen cambios genéticos que afectan la forma en la cual se quema la grasa, lo cual se revierte en una salud metabólica pobre. Sin embargo, con la cirugía bariátrica, estos genes sufren una suerte de “reseteo” y vuelven a funcionar como antes, lo cual favorece la pérdida de peso y mejora la salud general de la persona.

En concreto, las personas sometidas a este tipo de cirugía presentaban cambios en dos genes que normalmente controlan los niveles de glucosa y el metabolismo de la grasa, denominados PGC-1 alfa y PDK4. Por eso no es extraño que en algunos casos incluso se haya apreciado una remisión de la diabetes de tipo 2.

  Consejos