Humo de segunda mano y problemas de conducta en los niños

Humo de segunda mano y problemas de conducta en los niñosExponerse al humo de segunda mano, también conocido como “fumar pasivamente”, consiste en la absorción del humo del cigarrillo que se halla en el ambiente. En este proceso se mezclan dos tipos de humos esenciales que son absorbidos por nuestro organismo: uno que proviene de la combustión (humo emitido por el extremo encendido del tabaco) y otro que proviene de la exhalación del fumador.

De esta manera, al igual que los fumadores, las personas que no fuman pero que son expuestas al humo de segunda mano se exponen a la nicotina y a los demás químicos tóxicos que contienen los cigarrillos. Así, mientras mayor sea la exposición al humo de segunda mano, los daños químicos para el organismo serán más severos y crónicos.

Al respecto, un reciente estudio afirma que exponerse durante el embarazo al humo de segunda mano incrementa el riesgo en los bebés de presentar problemas de conducta en el futuro.

El estudio publicado en la revista Neuro Toxicology analizó la información de casi 650 niños y sus madres, aplicando una lista común de problemas conductuales y emocionales que pueden aparecer en los niños. De esta manera, los investigadores encontraron que el 16% de los niños cuyas madres no fueron expuestas al humo de segunda mano tenían problemas conductuales. En cambio, los problemas conductuales afectaban al 25% de los niños cuyas madres habían estado expuestas el humo de segunda mano durante el embarazo.

En el estudio se halló además que la exposición al humo prenatal se asociaba generalmente con manifestaciones de agresividad y problemas de atención. Pero además, los niños expuestos al humo de segunda mano en el útero obtuvieron peores resultados en las pruebas de lenguaje e inteligencia.

Esto constituye una alerta para reducir el tabaquismo público y potenciar así el desarrollo de una atención prenatal entre las embarazadas mucho más sana y segura.

  Consejos, Pediatría