3 hábitos cotidianos que envejecen tu rostro prematuramente

RostroEl envejecimiento es un proceso natural que comienza a hacerse evidente a medida que crecemos. Básicamente se debe a un error en la replicación del ADN durante el proceso de división celular. Sin embargo, también existen otros factores biológicos que pueden acelerarlo como por ejemplo, la acción de los radicales libres sobre las células o algunas enfermedades crónicas que debilitan al organismo. Asimismo, muchos de nuestros hábitos cotidianos pueden incidir en el proceso de envejecimiento acentuando sobre todo los signos que se reflejan en el rostro, una de las áreas del cuerpo más sensible al paso del tiempo.

Los hábitos que debes evitar a toda costa

1. Dormir poco. Un estudio realizado en la Universidad Case Western Reserve en Ohio, Estados Unidos, ha desvelado que la cantidad de horas que dormimos al día puede afectar el proceso de envejecimiento y su huella en el aspecto de la piel. En teoría, dormir menos de 7 u 8 horas al día puede hacer que aparezcan las ojeras y se formen bolsas bajo los ojos, a la vez que puede estimular la caída de los párpados y acentuar la aparición de arrugas.

2. Frotarte los ojos. Que tire la primera piedra quien nunca se haya frotado los ojos. Se trata de un hábito muy común que solemos hacer cuando tenemos picor, un poco de cansancio o cuando nos molesta el sol. Lo peor es que, la mayoría de las veces, ni siquiera reparamos en ello. No obstante, los científicos han desvelado que esta sencilla costumbre puede acelerar el envejecimiento de nuestro rostro reduciendo el nivel de colágeno de la piel y haciendo que esta pierda elasticidad y se vuelva más flácida. Asimismo, puede hacer que la piel alrededor de los ojos se vuelva más delgada, sensible y propensa a las arrugas.

3. Preocuparte en exceso. La relación entre las emociones, sobre todo las negativas, y el estado de salud y en especial de nuestra piel ya no es un secreto para nadie. De hecho, se ha demostrado que el exceso de preocupaciones y el estrés estimulan la secreción de noradrenalina y cortisol, dos hormonas que debilitan el sistema inmunológico, aumentan la presión sanguínea y dañan el estado de la piel haciendo que pierda brillo y elasticidad.

Imagen del artículo

3 hábitos cotidianos que envejecen tu rostro prematuramente
  Consejos, Salud y belleza