Germen de trigo, pura nutrición

El germen de trigo es una partícula de la planta del trigo que es desechada en la elaboración de harina, debido a que es inestable. Así, en pos de que la harina que se comercializa sea más blanca, es privada del máximo valor nutritivo del grano.

Se trata sin dudas uno de los alimentos más nutritivos que existen. Analizar rápidamente su composición da fe de ello: contiene un 40 % de hidratos de carbono y más de un 30% de proteínas. Así se convierte en la mejor fuente de proteínas, incluso superando a las de origen animal, como carnes y lácteos. Podríamos decir que es la opción número uno para los vegetarianos.

Además de ello debemos hablar de su aporte de micronutrientes. Posee vitamina E, que ayuda al correcto desempeño de los músculos, vitamina B,  vitamina F – un ácido linoleico que contribuye a la salud del sistema circulatorio-, al igual que una gran cantidad de fosfolípidos. También contiene distintos aminoácidos y minerales como el zinc, el manganeso y el azufre.

Si bien la gran mayoría de los productos que consumimos carecen de este gran aporte nutricional, es posible adquirir germen de trigo en casas de nutrición o dietéticas. Y una vez que lo conseguimos, se convierte no sólo en el alimento más sano, sino también en uno muy práctico. Es que podemos espolvorearlos en diversas preparaciones, como jugos, ensaladas, sopas, batidos, cereales, yogures. Puede comerse tanto en el desayuno, como una importante fuente de energía para empezar el día, como en el almuerzo o durante el resto del día.

El germen de trigo se recomienda también en casos de cansancio intelectual y cuando el colesterol está elevado.

Debe decirse que 100 gramos de germen de trigo tienen aproximadamente 360 calorías. No puede indicarse la cantidad diaria que debería consumirse, pues esta es individual. Pero el dato sirve como parámetro para reemplazar otros alimentos por este polvo tan nutritivo.

Imagen del artículo

Germen de trigo, pura nutrición
  Consejos, Dietas