¿Existe el dolor de cuello?

“Este trabajo es como un dolor en el cuello”. Esto puede ser algo más que solo un dicho. La tensión en el trabajo o en la casa, tareas en las que hay que doblarse mucho, mala postura e incluso un colchón demasiado suave puede causar dolor y rigidez en el cuello. Por supuesto, algunos dolores en el cuello son el resultado de lesiones o de enfermedades, pero la gran mayoría de dolores de cuello se deben sencillamente a tensión muscular.

El cuello con su estructura complicada y su amplio recorrido de movimiento, es particularmente vulnerable a la tensión y el malestar. La cabeza que pesa entre 10 y 20 libras (4.5 a 9 Kilos), se apoya sobre una serie de 7 huesos llamados vértebras y se mantiene en su lugar por 32 músculos complejos. En medio de las vertebras y adheridos a ellas hay acolchonamientos de cartílagos fibrosos llamados discos, los que actúan como cojines, o amortiguadores.

Hay 8 nervios y 4 grandes arterias que llevan sensaciones (incluyendo dolor) y sangre entre la cabeza, los hombros, el pecho y los brazos, y que corren en el cuello. La delicada columna vertebral va en el centro de la pila de vértebras y está protegida por ellas. Añada a esta estructura compleja el hecho de que el cuello se mueve más que cualquier otra parte del cuerpo, y usted tiene una fórmula para problemas.

Cuando los músculos se ponen tensos debido a tensiones físicas o emocionales el suministro de sangre para los músculos se cierra y el músculo siente dolor. Es un círculo vicioso, sus músculos se ponen tensos, con lo que se reduce el suministro de sangre y se produce dolor. El dolor causa que los músculos se pongan aun más tensos. Usted tiene que aliviar la presión emocional o física que está causando la tensión muscular, luego tiene que aliviar los espasmos musculares.

  Consejos, Salud y belleza