Estrategias para cuidar las rodillas… Parte 3

Estrategias para cuidar las rodillas… Parte 3

  • Compre los zapatos adecuados: Los zapatos adecuados pueden evitar toda clase de problemas en las rodillas. Use el tacón más bajo posible. El cuerpo solo puede tolerar un tacón de cerca de una pulgada (2,54 cm). Los tacones más altos empujan el cuerpo hacia adelante y ponen tensión en las rodillas.

Si usted tiende a tener pronación, compre zapatos que tengan ajustes anti pronación. Usted puede comprar zapatos atléticos que tienen materiales de mayor densidad en el interior de la suela y material de acojinamiento en el borde exterior de la suela. El material de mayor densidad no permite que el zapato ceda en el interior y ayuda a prevenir la pronación.

También debería de buscar zapatos que tengan una contrera de talón rígida, la contrera es la parte del zapato donde va el talón. Una contrera de talón más rígida estabiliza el talón y ayuda a evitar la pronación excesiva.

  • Luego reemplácelos: Frecuentemente, los problemas de las rodillas son sencillamente causados por zapatos para correr que ya están gastados. Aunque la suela del zapato se vea bien, la estructura del zapato puede estar gastada, el zapato no le está dando al pie el soporte que necesita. Los expertos en zapatos estiman que los zapatos para correr son buenos para 400 a 600 millas (650 a 960 kilómetros); los zapatos para caminar para 600 millas o más, antes de que se necesite reemplazarlos.
  • Tome antiinflamatorios: La aspirina y el ibuprofeno pueden aliviar el dolor, la inflamación y la hinchazón. Sin embargo, no use antiinflamatorios si tiene una úlcera, una afección sangrante o un estómago sensible. Lo único peor que una rodilla dolorida, es una rodilla adolorida y una úlcera sangrante. El acetominofen puede ayudar con el dolor y es más suave en el estómago pero no ayuda mucho con la inflamación.
  Consejos, Salud y belleza