El Protector Solar que recomienda la abuela

Abuela, un señor me decía el otro día, que el uso de protectores solares para cuidar nuestra piel es lo adecuado antes de exponerse al sol; pero que el costo de los mismos era muy elevado.
Así es, el sol es muy beneficioso para nuestro organismo, pero hay que tener mucho cuidado y no quemarse. Usando los protectores solares conseguimos un bronceado progresivo y sano.
En mis tiempos, el boticario, nos preparaba una pasta que hacia las veces de protector solar y ¿sabes una cosa? No costaba caro.
Allí esta la cosa abuela, diste en el clavo, porque este señor me preguntó que si yo conocía algún producto que le sirviera de protector solar y que no fuera tan caro.
Yo en el momento me quede mudo, no supe que decirle. Me quede pensando y me dije a mi mismo: ya se quién me va a decir la respuesta….. e inmediatamente pensé en ti. Es que tú sabes tanto abuelita.
Ah muchacho, no seas adulador. Pero fíjate que si. Me acuerdo clarito como se preparaba el protector solar, porque es que el boticario era mi abuelo. Anota allí:
-50 g de óxido de zinc.
-3 cucharaditas de aceite de sésamo.
-1 chorrito de jugo de zanahoria.
-3 gotas de esencia de geranio o de lavanda.
Y ¿cómo se prepara eso abuela?
Mezclas el óxido de zinc, el aceite de sésamo, el jugo de zanahoria y las gotas de geranio o de lavanda en la licuadora, obteniendo así, una pasta muy ligera. Lo guardas en un frasco de tapa mediana en la parte de debajo de la nevera y cuando vayas a la playa te lo aplicas sobre la piel frotándolo suavemente media hora antes de exponerte al sol.
Me pare de la silla y casi sin voltear a ver a la abuela le dije:
Gracias abuela, eres lo máximo. Voy a entregarle esta receta al señor que me la pidió.
Mi abuela enseguida me dijo:
A propósito querido nieto, dile a ese señor que tiene razón en cuanto al costo de los protectores solares porque:
LA BUENA MEDICINA ES AQUELLA QUE MEJORA EL CUERPO Y NO LA QUE ASALTA EL BOLSILLO?