El peligro de la obesidad infantil

La obesidad se ha convertido en uno de los grandes problemas de la actualidad. Y los niños no escapan a esta realidad. Muy por el contrario, la obesidad infantil es una enorme señal de alarma para que los padres atiendan con especial cuidado la alimentación de sus hijos.

Siempre se dice que la alimentación infantil es fundamental. Sin embargo, en la práctica muchas veces no se toman los hábitos adecuados para dar de comer a los más pequeños.

Aún está muy latente la idea de que los niños gordos están sanos y los flacos están desnutridos. Y esto hace que incluso los chicos coman más alimento inducidos por los mayores que les aconsejan que deben comer más para no enfermarse.

Deberíamos saber que nutrirse no es sinónimo de una dieta a base de bollería industrial y comida rápida. Las publicidades permanentes son toda una tentación para los niños, que no quieren sino otra cosa que hamburguesas, pizzas, patatas fritas, helados y dulces.

Sin embargo, todo puede cambiar mediante una correcta educación nutricional en el propio hogar. Es bueno que el chico tenga un desayuno equilibrado antes de salir de casa. Además, es mucho mejor llevar una vianda al colegio que comprar lo que puedan venderle allí. Reemplazar golosinas y refrescos por una fruta o yogur y un zumo es una opción sumamente saludable.

Por supuesto, no se debe ir al extremo de prohibir todas las comidas a un nino. Es bueno que este pueda saborear un dulce o compartir una pizza con sus amigos. Pero estos deben ser gustos ocasionales y no algo diario.

Por último, es bueno promover en los chicos la actividad física. Un infante activo será mucho más sano y podrá mantener con más facilidad un peso adecuado que un joven sedentario.

Imagen del artículo

El peligro de la obesidad infantil
  Consejos, Peso ideal, Salud y belleza