El dolor en los meniscos

El dolor en los meniscosLos meniscos son los cartílagos que se ubican en el interior de la articulación de la rodilla y su principal función consiste en ajustar las propiedades del hueso y el músculo de la rodilla. Su estructura semilunar aumenta la profundidad de la superficie de la parte superior de la tibia y esto proporciona mayor estabilidad al cuerpo humano. Sin esta estructura la forma redondeada del fémur resbalaría sobre la superficie plana de la tibia imposibilitando el caminar.

En cada rodilla se encuentran dos meniscos, el interno y el externo, que disminuyen la fuerza del peso corporal y distribuyen las fuerzas transmitidas a través de la rodilla, soportando alrededor del 40% de la carga que recibe la articulación. De esta manera, los meniscos permiten amortiguar la fuerza en esta zona evitando el desgaste excesivo en el área.

Sin embargo, como esta estructura está sujeta a tanta presión constante, en muchas ocasiones, y sobre todo con el proceso degenerativo del envejecimiento natural, se produce un dolor en los meniscos como consecuencia de su afectación.

Este tipo de lesiones son las más frecuentes de la rodilla y por lo general son de origen traumático, o como consecuencia del desgaste de la estructura que con el paso de la edad pierde sus propiedades elásticas. No obstante, debe tenerse presente que ante un movimiento errado el menisco puede romperse o desgarrarse ocasionando un dolor severo y la imposibilidad casi total de caminar.

Existen otras secuelas nefastas como el daño secundario a los ligamentos de la rodilla o al cartílago articular, que genera aún más complicaciones para la posterior recuperación de la zona.

Por lo general, el tratamiento de esta afectación demanda de una intervención quirúrgica donde se procede a “cepillar” y reparar el menisco. Aunque las nuevas técnicas quirúrgicas han avanzado notablemente, en los casos donde hay que extraer grandes cantidades de esta estructura la carga sobre la articulación tiende a aumentar provocando por lo general una artrosis secundaria.

  Consejos, Medicina