El ayuno: poco efectivo y riesgoso

Es sabido que para adelgazar, no son buenas las dietas extremadamente hipocalóricas, y que lo ideal es hacer varias comidas al día. Estos consejos ayudan a elevar el metabolismo.

Sin embargo, muchos aún confían en que ayunando por largos períodos pueden adelgazar de manera rápida y efectiva. Esto es un gran error: no sólo no pueden cumplirse los objetivos de la dieta, sino que además estaremos poniendo en riesgo nuestra salud.

Ayunar lleva al cuerpo a bajar el metabolismo como un mecanismo de defensa ante la baja cantidad de calorías que le damos al organismo. Esto hace que al cortar el ayuno, nuestro cuerpo acumule las calorías como reserva ante una posible nueva falta de nutrientes, es decir, como tejido adiposo.

Además, es probable que la ansiedad generada nos lleva a comer más una vez que terminemos el ayuno, y lleguemos así a lo que se conoce como efecto rebote. Es decir, recuperaremos e incluso sobrepasaremos el peso que teníamos antes de ayunar.

No hay que dejarse engañar: es probable que la balanza indique un descenso de peso, pero el mismo se deberá casi con exclusividad a la pérdida de líquidos. Cabe recordar que las pérdidas muy bruscas difícilmente procedan de una disminución del porcentaje graso.

Por otro lado, no ingerir alimentos durante un largo período puede reducir la glucemia y la irrigación sanguínea y esto puede provocar mareos, desmayos u otros trastornos más graves.

En algunos casos, un ayuno controlado puede ayudar a desintoxicarse. Sin embargo, en estos casos la planificación debe ser estricta, reduciendo en gran modo la actividad del día y, por supuesto, consultando previamente con un profesional.

Imagen del artículo

El ayuno: poco efectivo y riesgoso
  Consejos, Sin categoría