Dormir mal: Una causa del dolor en la tercera edad

ancianos durmiendoUna de las principales razones por la cual las personas de la tercera edad acuden al médico es el dolor. De hecho, más del 80% de los ancianos padece alguna molestia en los huesos, músculos o nervios. Obviamente, ese dolor permanente afecta de manera considerable su calidad de vida.

En algunos casos, la responsable de estos dolores es la osteoartritis, una patología que produce un desgaste del cartílago que se encuentra en las articulaciones. Sin embargo, no siempre es posible encontrar una causa precisa, a veces el dolor está ligado a malos hábitos de vida o incluso a factores meramente psicológicos.

Ahora un estudio publicado en la revista Arthritis and Rheumatism nos desvela algunos de los aspectos vinculados al dolor que normalmente se mantienen ocultos, entre ellos, la calidad del sueño y la ansiedad.

Los investigadores de la Universidad de Keele, en el Reino Unido, analizaron el impacto de los aspectos psicológicos y sociales en la aparición del dolor en personas con más de 65 años. Sin olvidar, por supuesto, los problemas en el plano físico y los factores económicos.

Así, reclutaron a más de 4.300 ancianos que al inicio del estudio no presentaban problemas graves de dolor. Los investigadores les dieron seguimiento durante tres años  y así descubrieron que el 19% de estas personas desarrollaron un dolor crónico. ¿Por qué?

En las pruebas físicas se apreció que la osteoartritis era un factor importante para la aparición del dolor pero no el único. Al analizar los hábitos de vida de esas personas se descubrió que quienes padecían de dolores más intensos también tenían problemas para dormir, su sueño era poco reparador por lo que no descansaban lo suficiente.

De hecho, no podemos olvidar que aunque el dolor provenga de un problema físico o una enfermedad, está profundamente mediatizado por nuestro estado de ánimo. Numerosos estudios han demostrado que la depresión y la ansiedad exacerban el dolor mientras que un estado de relajación disminuye significativamente el malestar.

Imagen del artículo

Dormir mal: Una causa del dolor en la tercera edad
  Consejos, Estudios