Dientes de leche: Mitos y realidades

Dientes de leche: Mitos y realidadesLa aparición de los dientes de leche en los niños es un proceso perfectamente normal pero en el imaginario popular aún subsisten numerosas creencias erróneas sobre su desarrollo y manifestaciones.

Este proceso suele comenzar entre los 6 y 8 meses de vida, aunque realmente la “semilla” comienza a gestarse desde la sexta semana del embarazo de la madre. Es por ello que una adecuada alimentación durante el período de gestación resulta esencial para que los dientes de leche e incluso los permanentes se formen adecuadamente.

Luego, la dentición suele extenderse hasta los 20 o 30 meses de vida del pequeño, aunque esto resulta muy variable en cada niño, en dependencia de las condiciones de su organismo. Por lo general, los dientes suelen brotar sin dificultades pero en ocasiones su aparición se retrasa un poco o falta alguna pieza debido a malformaciones en el proceso de dentición o a otras causas como el raquitismo o las alteraciones nutricionales.

Por otra parte, se conoce que este proceso suele provocar desagradables molestias en los niños, así como un persistente dolor al atravesar cada pieza la membrana periodontal. Por ello, el niño suele mostrarse alterado, con irritación e inflamación en las encías, incluso con pequeños hematomas y un inacostumbrado babeo.

En este sentido, es común escuchar que la primera dentición provoca también malestares gastrointestinales o fiebre alta y persistente, lo cual no es verdadero. Pues al respecto, los especialistas afirman que las posibles diarreas o vómitos se deben a la incorporación en este período de nuevos alimentos que provocan reacciones diversas y a la aparición de numerosos gérmenes en el sistema digestivo como consecuencia de los objetos que el niño se lleva a la boca para intentar minimizar su dolor.

En cuanto a la fiebre, aunque no hay una postura totalmente unánime al respecto, se considera que su causa se debe a otro problema del organismo por lo que se debe consultar un médico que determine su causa real.

También es muy común escuchar que la higiene en los dientes de leche no resulta tan importante pues al final estos dientes se pierden. Sin embargo, los especialistas apuntan que en este período el lavado de los dientes es esencial pues la posible aparición de caries o infecciones además de provocar molestias en el pequeño afectan los dientes permanentes que se encuentran aún en formación.

Imagen del artículo

Dientes de leche: Mitos y realidades
  Consejos, Pediatría