¡Cuidado con las verduras de hoja verde!

verdurasLas verduras de hoja verde, como la lechuga, la acelga, el berro y la lechuga se suelen consumir crudas por lo que es importantísimo lavarlas a conciencia. De hecho, se trata de un alimento muy sano pero también uno de los que más nos exponen a los contaminantes químicos utilizados en su cultivo o a los agentes patógenos.

La salmonella y el norovirus son los microorganismos más comunes en las verduras de hoja verde. El norovirus es más común cuando la planta ha crecido sometida a fuertes lluvias ya que estas hacen que las aguas residuales lleguen hasta los campos. No obstante, también puede aparecer como resultado del tratamiento con pesticidas o al manipular inadecuadamente el alimento durante el cultivo. Por otra parte, la salmonella suele aparecer cuando el cultivo se encuentra cerca de granjas con animales, cuando se usa abono sin tratar o cuando se riega con agua contaminada.

Cuando una persona se intoxica con salmonella los síntomas pueden aparecer durante las próximas 8-48 horas después de haber consumido el alimento. Lo usual es que se presenten cólicos, diarrea, fiebre, dolores musculares, vómitos y escalofríos.

En el caso del norovirus los síntomas pueden aparecer dentro de las 24-48 horas después de haber ingerido el alimento y pueden durar hasta tres días. La persona normalmente sufre diarreas, vómitos y deshidratación.

Un mundo de razones para consumirlas

Las verduras de hoja verde implican ciertos riesgos pero si se lavan a conciencia podremos disfrutar de sus beneficios. De hecho, se trata de un alimento que nos aporta pocas calorías pero es muy nutritivo ya que es rico en vitaminas y minerales. Si algo caracteriza las verduras de hoja verde es su elevado contenido en filoquinona, que es fuente de vitamina K, la cual interviene en la coagulación de la sangre.

Por otra parte, también son ricas en vitamina C, la cual potencia la formación de colágeno, estimula la cicatrización y fortalece el sistema inmunológico. Su elevado contenido en calcio también les permite ayudar a regular el ritmo cardíaco, combate el insomnio, evita las hemorragias y, sobre todo, facilita la transmisión de los impulsos nerviosos.

Por si fuera poco, las verduras de hojas verdes también son ricas en antioxidantes por lo que previenen el deterioro celular y son una excelente fuente de fibra, que estimula la absorción de los nutrientes y mejora el tránsito intestinal.

Deja un comentario