Cuando corras, relájate

En Peso Ideal no solo queremos que decisasa comenzar a correr como una excelente forma de ejercitarte, sino que además queremos que lo hagas en forma adecuada. Es por ello que te hemos advertido de lo importante que es mantener la vista hacia el frente mientras corres. Hoy, haremos hincapié en uno de los principales aspectos a la hora de calzarte las zapatillas y salir a sudar: hacerlo en forma relajada.
Quienes están habituados a correr saben muy bien que con una actitud distendida, el cansancio sera menor, los dolores casi no aparecerán y los riesgos de lesiones se reducirán considerablemente.

Muchos principiantes en el trote endurecen todo su tronco y su cuello cuando se ejercitan, lo hacen en forma tensa. Esto solo hará que te llenes de dolores por toda la espalda y corras mucho riesgo, además de hacer menos efectivo el entrenamiento por agotarte con facilidad.

El calentamiento previo es una buena forma de relajarse, moviendo paulatinamente cada articulación con pequeños movimientos. Desde luego, algunos estiramientos pueden ser de gran utilidad. Debemos sentirnos distendidos luego de una correcta entrada en calor.

Quizás te ayude relajar tu mente para poder relajar tu cuerpo. Si te estresas por mantener un ritmo determinado de pulsaciones, por hacer la mejor zancada o por cumplir los tiempos pautados, es muy probable que sientas la tension en tu cuerpo.

Intenta despejarte. Quizás ir escuchado música puede ayudarte. O también puede que prefieras entrenar pos diversos paisajes para ir observándolos y así distrayendote.

Debes disfrutar la carrera. Sólo asi podrá ser beneficiosa para ti y no causarte alguna lesion que lo único que hará sera empeorar tu salud.

Imagen del artículo

Cuando corras, relájate
  Consejos, Ejercicio físico