Consejos para manejar las pesadillas infantiles

Consejos para manejar las pesadillas infantilesSe conoce que el 35% de los niños sufre pesadillas. En la inmensa mayoría de los casos, las pesadillas infantiles están provocadas por alguna situación estresante que ha vivido el pequeño. En ocasiones puede ser una mudanza, un cambio de escuela, la pérdida de una mascota o de un familiar, haber presenciado problemas entre los padres o incluso haber visto una película que le haya impresionado. De una forma u otra, las pesadillas casi siempre nos indican un problema subyacente, por ende, una vez que aparecen, es mejor no obviarlas.

Muy al contrario de lo que podrías pensar, lo cierto es que las pesadillas infantiles se pueden prevenir. Por ejemplo, no debes exponer a los niños a video juegos o películas de carácter violento o con escenas que puedan impresionarlos, sobre todo durante la noche. También deberías preocuparte por crear un ambiente familiar distendido, donde el niño se sienta seguro y tranquilo.

En el caso de que las pesadillas ya hayan aparecido, he aquí algunos consejos para manejarlas:

– Cuando sientas al pequeño llorando, acude enseguida a calmarlo.

– Háblale al pequeño en voz baja y pausada para transmitirle seguridad. Este detalle es de vital importancia ya que muchos padres, cuando ven al pequeño llorar, también son víctimas del nerviosismo y así no hacen sino fomentar el miedo de su hijo.

–  Quedarse a su lado y explicarles que deben volver a dormirse. De esta manera los pequeños no desarrollaran un miedo que los marque por toda la vida. Si es preciso, no te marchas hasta que no se haya quedado completamente dormido. Es importante que aprendan a asociar el sueño y la tranquilidad y, para ello, nada mejor que la presencia de uno de los padres.

– No lleves el niño a tu cama. Esto solo generará un hábito inadecuado. El pequeño tiene que aprender a ser autónomo y a enfrentar las dificultades. Recuerda que tu papel es el de ayudarle a enfrentar sus miedos pero no puedes enfrentarlos por él.

– Explicarles qué es una pesadilla, diciéndole que normalmente tenemos sueños buenos y malos.

– Si le oyes llorar o agitarse en la cama pero aún no está despierto, recuerda que si le despiertas de golpe se puede asustar mucho y se sentirá ansioso. Por ende, hazlo suavemente.

Imagen del artículo

Consejos para manejar las pesadillas infantiles
  Consejos, Pediatría