Consejos para ir al supermercado

Una dieta de descenso de peso implica cambios en los hábitos alimenticios. Y estos cambios no se limitan a la hora de llevar un bocado al estómago, por el contrario, incluyen muchos momentos más. Uno de ellos son las compras del supermecado. Allí se puede contribuir en gran forma al éxito de la dieta, dependiendo de las desciciones que tomemos.

Es común dejarse llevar y comprar más de lo planeado, e incluir alimentos que no deberían estar en la dieta. Y, por más de que luego se intente evitarlos, serán una tentación permanente.

Lo más recomendable para ir al supermercado es elaborar una lista en función de la dieta que seguimos. debemos anotar los alimentos que llevaremos y regirnos sólo por lo que aparece escrito, sin dejarse seducir por ofertas económico o productos que despierten nuestro deseo de comer.

Nuestro carro debe llevar productos variados para una alimentación integral. Y es importante que incluya alimentos no perecederos o de larga duración, ya que muchas veces, quedarse sin alimento nutritivo lleva a comer lo primero que se encuentre. Y, casi siempre, las opciones más fáciles de conseguir son también las más engordantes. Es bueno llevar pastas secas, arroz, sopas instantáneas y legumbres y pescados en latas. Se trata de comidas prácticas. En una situación de apuro, son una opción mucho mejor para comer que comprar el alimento en una hamburguesería.

Para comprar lo justo y necesario para la dieta, es altamente recomendable ir al supermercado sin hambre, preferentemente poco tiempo después de una comida. Al ir al supermercado con apetito, es mucho más fácil ceder a nuestros antojos y comprar mucha comida de más.

Puede que poner en práctica estos consejos produzca cierto rechazo. Casi todos los cambios son resistidos, y más aún en cuestiones de alimentos. Pero sin dudas ahorrarán mucho esfuerzo cuando en nuestro hogar estemos libres de tentaciones y con la comida adecuada.

Imagen del artículo

Consejos para ir al supermercado
  Consejos, Dietas

Consejos para ir al supermercado

Una dieta de descenso de peso implica cambios en los hábitos alimenticios. Y estos cambios no se limitan a la hora de llevar un bocado al estómago, por el contrario, incluyen muchos momentos más. Uno de ellos son las compras del supermecado. Allí se puede contribuir en gran forma al éxito de la dieta, dependiendo de las desciciones que tomemos.

Es común dejarse llevar y comprar más de lo planeado, e incluir alimentos que no deberían estar en la dieta. Y, por más de que luego se intente evitarlos, serán una tentación permanente.

Lo más recomendable para ir al supermercado es elaborar una lista en función de la dieta que seguimos. debemos anotar los alimentos que llevaremos y regirnos sólo por lo que aparece escrito, sin dejarse seducir por ofertas económico o productos que despierten nuestro deseo de comer.

Nuestro carro debe llevar productos variados para una alimentación integral. Y es importante que incluya alimentos no perecederos o de larga duración, ya que muchas veces, quedarse sin alimento nutritivo lleva a comer lo primero que se encuentre. Y, casi siempre, las opciones más fáciles de conseguir son también las más engordantes. Es bueno llevar pastas secas, arroz, sopas instantáneas y legumbres y pescados en latas. Se trata de comidas prácticas. En una situación de apuro, son una opción mucho mejor para comer que comprar el alimento en una hamburguesería.

Para comprar lo justo y necesario para la dieta, es altamente recomendable ir al supermercado sin hambre, preferentemente poco tiempo después de una comida. Al ir al supermercado con apetito, es mucho más fácil ceder a nuestros antojos y comprar mucha comida de más.

Puede que poner en práctica estos consejos produzca cierto rechazo. Casi todos los cambios son resistidos, y más aún en cuestiones de alimentos. Pero sin dudas ahorrarán mucho esfuerzo cuando en nuestro hogar estemos libres de tentaciones y con la comida adecuada.

Imagen del artículo

Consejos para ir al supermercado
  Consejos, Dietas