Consejos para comer en la oficina: parte II

Sabemos que no es fácil mantener una conducta alimentaria correcta en la oficina. Por eso te damos algunos tips más para que puedas comer sanamente a pesar de los inconvenientes que el trabajo te imponga.

Toma un buen desayuno antes de salir a la oficina. Es necesario que te tomes un tiempo antes de salir de casa para empezar el día con todos los nutrientes necesarios. Si sales para el trabajo corriendo y tomando apenas una taza de café o comiento un panecillo no es suificiente. En cambio, sentarte e  incorporar nutrientes en el desaytuno como cereales, lácteos, pan o frutas te ayudará a tener menos apetito cuando esés frente a la computadora.

Lleva contigo una botella de agua. Mantener el cuerpo hidratado es fundamental, y es por ello que una buena costumbre es tener siempre a mano un poco de líquido. Si llevas una botella propia, no sólo ahorrarás algo del dinero que se te va en un refresco, sino que evitarás sumar calorías con la bebida.

Tómate tu tiempo para comer. Si te llevas el almuerzo al escritorio, masticarás rápido y perderás la noción de las cantidades quie comes. Es preferible tomarte al menos  minutos de descanso e ir a sentarte en el comedor de la compañía o en cualquier mesa y degustar de un plato liviano y saludable, y a la vez despejarser un poco del trabajo.

Aléjate de las máquinas de café. Irte por un café de máquina puede ser peligroso ya que por lo general contienen azúcar y en los casos de infusiones especiales pueden tener cremas. Si quieres disfrutar de una bebida caliente, lo mejor es llevar café instantáneo o té en saquitos y endulzarlos con edulcorante sin calorías.

Imagen del artículo

Consejos para comer en la oficina: parte II
  Consejos, Dietas, Salud y belleza