Conozcamos los suplementos nutricionales III: los quemadores de grasa

Los quemadores de grasa son un suplemento muy requerido entre quienes quieren alcanzar una figura estética. Sin embargo se ha generado mucha controversia alrededor de los mismos, ya que mientras que algunos afirman que son útiles, otros señalan que no ayudan realmente a perder adiposidad.

La realidad es que los quemadores de grasa no son un suplemento mágico que se lleva todas las calorías de más que consumimos. Sólo puede actuar en presencia de oxígeno, y esto implica que sólo funcione cuando se acompaña con la actividad física correspondiente.

En cuanto a su composición, debemos destacar dos elementos fundamentales presentes en los quemadores de grasa:

En primer lugar la carnitina, un elemento que se encuentra principalmente en las carnes rojas y que tiene una estructura similar a la de una proteína. Su principal función es la aceleración del proceso de oxidación de ácidos grasos,  es decir que permite que los ácidos grasos se usen mejor como energía ante la presencia de la actividad física.

Es por ello que destacamos que consumir como suplemento un quemador de grasa no será una ayuda suficiente si no es acompañado de la actividad física complementaria.

El segundo elemento fundamental en los quemadores de grasa es el picolonato de cromo ayuda a que no se disparen tanto los niveles de insulina. Como bien sabemos, esta tiene una relación muy importante con las grasas, ya que mientras más elevados son los niveles de insulina mayores son las probabilidades de acumular tejido adiposo.

Podemos decir entonces que los quemadores de grasa, tomados en su medida justa, no hacen más que potenciar los efectos de la actividad física y de una adecuada alimentación.

Por supuesto, si nuestra dieta incluye muchas grasas, la solución no será consumir carnitina ni picolonato de cromo. En lugar de ello debemos cambiar nuestros hábitos alimenticios y entonces si estas sustancias serán de ayuda.

Imagen del artículo

Conozcamos los suplementos nutricionales III: los quemadores de grasa