Cómo ser constantes en el gimnasio

GimnasioDecidir iniciar en el gimnasio es tarea fácil, ir puntualmente la primera semana también lo es pero mantenerse más allá de los tres meses puede resultar una misión imposible para muchas personas. De hecho una investigación realizada recientemente por especialistas en Psicología Deportiva afirman que el 50% de las personas que se acerca a los gimnasios por vez primera, no consigue hacer de esta intención un hábito constante y abandona la actividad física.

Si bien todos somos conscientes de los beneficios de ir al gimnasio, lo cierto es que existen muchos factores que atentan contra nuestra perseverancia: la falta de tiempo, la pereza o la poca profesionalidad del monitor que a veces no es capaz de motivarnos adecuadamente. En otras ocasiones la persona ve que sus esfuerzos son recompensados rápidamente en los primeros días (ya sea en términos de pérdida de peso o de aumento de la masa muscular) pero después transcurre un periodo de tiempo en que el cuerpo no muestra las resultados esperados y aparece la desmotivación.

No obstante, existen algunos pequeños trucos para ser constantes en el gimnasio:

– Rodearse de un pequeño grupo de amigos o conocidos con los cuales asistir al gimnasio. Es bien conocido que cuando existe un grupo de personas (de dos a tres) que comparte nuestros mismos intereses y actividades, esto nos compulsa a no abandonar la tarea de asistir al gimnasio.

– Determinar un horario preciso en la semana que se destinará al gimnasio. Una buena parte de las personas no logra formarse el hábito de acudir al gimnasio porque no es capaz de organizar su agenda. Está comprobado que cuando dejamos tareas al azar, sobre todo si tenemos una agenda de trabajo apretada, éstas se irán postergando hasta desaparecer.

– Determinar los objetivos. Cuando no sabemos a ciencia cierta cuáles son nuestros objetivos en el gimnasio, tendremos más probabilidades de abandonar este hábito ya que nos faltará la meta que actúe como motivante a lo largo del camino.

– Concientizar el hecho de que formar un hábito es una tarea que demanda tiempo. Aunque la media para formar un hábito gira en torno a los 21 días; son numerosos los estudios psicológicos que afirman que existen personas que necesitan entre 66 y 254 días para formar y consolidar un hábito. Estar preparados para que el proceso sea difícil nos permite no descorazonarnos en el camino.

  Consejos, Ejercicio físico