¿Cómo disminuir el consumo de sodio?

sodioConsumimos diariamente una media de 3,400 miligramos de sodio cuando lo recomendado por la Dietary Guidelines for Americans, es de menos de 2,300 miligramos y menos de 1,500 miligramos si se sobrepasan los 51 años. Pero… ¿por qué sobrepasamos de forma tan excesiva el consumo de sodio recomendado?

La respuesta es muy sencilla: porque no sólo consumimos el sodio a través de la sal que le añadimos a los alimentos cuando cocinamos sino también en todos los productos que compramos ya elaborados. Vale aclarar además, que los alimentos procesados (como las pizzas, el queso, las sopas, el pan o la pasta) casi siempre contienen un elevadísimo  porcentaje de sodio. A esto se le suma que existen algunos alimentos que contienen el sodio de forma natural como la leche, la carne y los mariscos. Para que se tenga una idea aproximada de la cantidad de sodio que ingerimos, baste decir que una taza de leche con poca grasa provee unos 107 miligramos de sodio. Por ello, sin darnos cuenta, duplicamos la cantidad de sal que consumimos diariamente.

Algunos tips para disminuir el consumo de sodio cotidiano son:

– Optar por los alimentos frescos como las frutas y los vegetales que generalmente contienen menos sodio.

– Prepararse en casa los platos como las sopas o el arroz ya que los productos precocinados son cómodos pero tienen un alto contenido en sodio.

– Al hacer las compras, leer las etiquetas y preferir aquellos productos “bajos en sodio”.

– Eliminar la sal de las recetas siempre que sea posible o agregarla en la cantidades mínimas.

– Limitar el uso de condimentos con alto contenido en sodio como la salsa soja, el Ketchup y la mostaza.

– Usar hierbas aromáticas y especias que realzan el sabor de los alimentos y no contienen sodio. De esta forma se podrá obtener un plato gustoso sin el empleo de la sal.

Finalmente, debes saber que el gusto por la sal es totalmente adquirido por lo que se recomienda disminuir gradualmente su consumo para que nuestro paladar se acostumbre a los nuevos sabores.

  Consejos, Salud y belleza

¿Cómo disminuir el consumo de sodio?

sodioConsumimos diariamente una media de 3,400 miligramos de sodio cuando lo recomendado por la Dietary Guidelines for Americans, es de menos de 2,300 miligramos y menos de 1,500 miligramos si se sobrepasan los 51 años. Pero… ¿por qué sobrepasamos de forma tan excesiva el consumo de sodio recomendado?

La respuesta es muy sencilla: porque no sólo consumimos el sodio a través de la sal que le añadimos a los alimentos cuando cocinamos sino también en todos los productos que compramos ya elaborados. Vale aclarar además, que los alimentos procesados (como las pizzas, el queso, las sopas, el pan o la pasta) casi siempre contienen un elevadísimo  porcentaje de sodio. A esto se le suma que existen algunos alimentos que contienen el sodio de forma natural como la leche, la carne y los mariscos. Para que se tenga una idea aproximada de la cantidad de sodio que ingerimos, baste decir que una taza de leche con poca grasa provee unos 107 miligramos de sodio. Por ello, sin darnos cuenta, duplicamos la cantidad de sal que consumimos diariamente.

Algunos tips para disminuir el consumo de sodio cotidiano son:

– Optar por los alimentos frescos como las frutas y los vegetales que generalmente contienen menos sodio.

– Prepararse en casa los platos como las sopas o el arroz ya que los productos precocinados son cómodos pero tienen un alto contenido en sodio.

– Al hacer las compras, leer las etiquetas y preferir aquellos productos “bajos en sodio”.

– Eliminar la sal de las recetas siempre que sea posible o agregarla en la cantidades mínimas.

– Limitar el uso de condimentos con alto contenido en sodio como la salsa soja, el Ketchup y la mostaza.

– Usar hierbas aromáticas y especias que realzan el sabor de los alimentos y no contienen sodio. De esta forma se podrá obtener un plato gustoso sin el empleo de la sal.

Finalmente, debes saber que el gusto por la sal es totalmente adquirido por lo que se recomienda disminuir gradualmente su consumo para que nuestro paladar se acostumbre a los nuevos sabores.