Siete mitos sobre los alimentos

alimentosLa cultura popular está llena de mitos sobre los alimentos; muchas de estas ideas provienen de cuando no existía la forma científica de contrastarlas y las personas se guiaban por los efectos que apreciaban en sí mismos. Por supuesto, algunas creencias de la sabiduría popular han sido confirmadas, otras no.

A continuación se muestran algunos mitos sobre los alimentos cuya veracidad es cuestionable:

1. El helado es digestivo. El helado de limón es digestivo porque facilita una mejor función vesicular pero el resto de los helados no aportan ningún beneficio de este tipo e incluso pueden perturbar la digestión.

2. La remolacha engorda. En este caso las personas confunden la “remolacha común o de mesa” con la Remolacha azucarera”, que no se consume. 100 gramos de “remolacha común” posee una media de 10 gramos de azúcar, una cantidad similar a la que posee la calabaza o la zanahoria.

3. La gelatina no engorda. Si consumimos la gelatina dietética, entonces no engorda pero si optamos por la gelatina común, entonces estaremos consumiendo aproximadamente 60 calorías por ración por lo que evidentemente, contribuye a ganar peso.

4. La semilla del tomate es dañina. En este sentido puede afirmarse que las personas que sufren de problemas intestinales como colon irritable o divertículos es preferible que no ingieran estas semillas porque les puede producir molestias pero para las personas sanas que padezcan de constipación, las semillas del tomate facilitan la evacuación aportando fibra.

5. Las verduras son más sanas que la carne. En una dieta equilibrada cada alimento posee su lugar por lo que debemos consumir tanto la carne como las verduras.

6. La carne de vaca es dañina y debe reemplazarse con el pollo. Si bien no es beneficioso nutrirse únicamente de carne de vaca; lo cierto es que debe comerse en un justo equilibrio donde se inserte tanto el pollo, el pescado y las carnes rojas.

7. La fruta no engorda. Como cualquier alimento, si comemos las frutas en cantidad, ésta puede hacernos ganar peso, sobre todo aquellas como la banana que poseen un elevado contenido de azúcares.

Como puede apreciarse, en ocasiones dejarse llevar por los mitos populares sin analizar su veracidad puede producir efectos indeseados.

  Consejos, Dietas, Salud y belleza