¿Caminar o correr? ¿Qué actividad elegir?

Quienes quieren ejercitarse sin la necesidad de pagar un gimnasio o un entrenador personal acuden generalmente a sesiones de caminata o corriendo. Sin embargo, se oyen muchas voces sobre los puntos fuertes y débiles de ambas actividades. Es por eso que vamos a analizar cada una para saber cual es la más conveniente.
En primer lugar, hay que decir que no hay una respuesta absoluta, pues la efectividad de una actividad u otra dependerá del estado de cada individuo.
La clave en realidad es que ambas son actividades aeróbicas pero de distinta intensidad. Si una persona quiere mejorar su capacidad aeróbica y quemar grasas mediante un trabajo de baja intensidad, depende de su estado físico determinar que es en cada caso baja intensidad. Para algunos puede ser una caminata rápida, mientras para otros el trote suave. Algunos incluso parecen correr rápido a nuestros ojos, pero están tan entrenados que están trabajando en el nivel aeróbico.
Si no estás acostumbrado a la actividad física, está claro que lo más conveniente es comenzar caminando. Si quieres correr te fatigarás con suma rapidez, trabajarás en un metabolismo del umbral anaeróbico y no podrás cumplir los objetivos que trae un entrenamiento aeróbico.
Si por el contrario estás suficientemente entrenado, una caminata no será un estímulo suficiente para ti y tampoco verás buenos resultados.
También es importante considerar el sobre peso de cada persona para escoger la actividad aeróbica.
El trote puede ser nocivo para las articulaciones de personas que tienen gran sobrepeso, y más aún si se desarrolla sobre superficies duras. Por eso, si tienes varios kilos de más, comienza tu actividad con la caminata y luego podrás añadir paulatinamente trote.
Este último aspecto, el del incremento gradual de la intensidad, debe ser muy tenido en cuenta. No puedes pasar de caminar a correr de la noche a la mañana, sino que primero deberás desarrollar un trabajo intervalado en el cual la caminata será cada vez menos y el trote cada vez más, a medida que tu estado físico mejore.
En resumen, no hay una respuesta absoluta al interrogante dle título. La clave está en adecuar la actividad a las características y objetivos de cada persona.

Imagen del artículo

¿Caminar o correr? ¿Qué actividad elegir?
  Consejos, Ejercicio físico