La sarcopenia, un mal peligroso

La sarcopenia es la pérdida gradual de la masa muscular del individuo. Si bien esta se produce indefectiblemente en una persona por envejecimiento, hoy en día, el estilo de vida cada vez más sedentario de las personas hace que pierdan masa magra debido a su inactividad. Y esto podría ser muy peligroso para la salud.
Uno de los perjucios que trae aparejado el hecho de perder musculatura es un descenso del metabolismo, ya que el músculo requiere consumir calorías para mantenerse. Es decir, quienes se dejan estar y pierden cada vez más masa muscular, entrarán en un círculo vicioso en el cual ganarán cada vez más grasa.
Además, consideremos que la pérdida de musculatura progresiva nos hace cada vez más débiles y menos independientes para movernos. Para las personas entradas en años es sumamente peligroso, puesto que se exponen a caídas o golpes que puedan ocasionarles lesiones óseas importantes.
Otro riesgo es que la sarcopenia aumenta el riesgo de padecer resistencia a la insulina. Esto podría incluso a causar diabetes con el tiempo.
Es válido señalar que no debes creer que porque la balanca no indica un aumento de peso, no padeces de sarcopenia. Al contrario, si bajas mucho tu número de kilos, es probable que estés perdiendo masa magra si no te estás ejercitando. Recuerda que el músculo pesa más que la grasa y la balanza no reconoce una distinción entre ambos. En estos casos, lo mejor es una antropometría que establezca tus medidas corporales.
Nunca es tarde para comenzar a trabajar tus músculos. Si los tuyos están atrofiados como resultado de una larga inactividad, comienza con un plan de adaptación y poco a poco podrás recuperar el terreno perdido y tener una musculatura que te permita mantener tu figura y, lo más importante, tu salud.

Imagen del artículo

La sarcopenia, un mal peligroso