Bajo, en el límite, alto… ¿Qué significan esos números?

Según la Asociación Americana del Corazón (AHA), los niveles totales de colesterol en sangre de menos de 200 miligramos por decilitro representan un riesgo bajo de enfermedad cardíaca coronaria. Los niveles entre 200 y 240 se consideran como de riesgo en el límite, y los de más de 240 se consideran de riesgo altamente peligroso.

Aunque los niveles totales de colesterol en la sangre se consideran importantes, también entran en juego otros factores. Por ejemplo, si alguien tiene un nivel total que está en el límite superior, pero tiene niveles muy bajos de HDL, el colesterol “bueno”, el o ella aun puede tener un riesgo alto de enfermedad cardíaca. En general, los médicos se preocupan de la tasa de LDL (el colesterol “malo”) con respecto al HDL.

Un nivel deseable de HDL es de más de 50. Para el LDL, un nivel de menos de 130 es deseable, un nivel entre 130 y 160 está en el límite superior y de más de 160 representan un riesgo alto de enfermedad cardíaca. Aunque estos números no son absolutos (por ejemplo, los niveles de triglicéridos, otros ácidos grasos, también deben tomarse en cuenta), representan un indicador bastante acertado para predecir el riesgo de enfermedad cardíaca.

En promedio por cada uno por ciento de aumento en el colesterol total de la sangre, hay un aumento del dos al tres por ciento en las tasas de enfermedad cardíaca. Para una persona con un colesterol total de 220, su riesgo es de un diez por ciento más alto que para una persona con un colesterol total de 200. Una persona con un nivel de 250 tiene un riesgo de un 50 por ciento más alto que una persona con 200.

  Consejos, Salud y belleza