Alimentos con mala fama

El mundo de la nutrición está lleno de informaciones que carecen de bases científicas y que no son más que productos de la moda y de creer todo lo que se dice. Y es por ello que muchos alimentos son calificados como `perjudiciales´, cuando en realidad aportan importantes nutrientes al organismo.

Es importante conocer por qué un alimento es dañino cuando se lo califica como tal. Muchas veces las apariencias pueden engañar, y quizás nos estamos privando de una comida deliciosa por intentar evitar ciertas comidas o ingredientes que son vistos como `los malos de la película´. Veamos algunos de ellos:

Pastas: mucha gente cree que se trata de un alimento prohibido y sumamente engordante. Es cierto que debe consumirse moderadamente, pero también hay que mencionar que son una estupenda fuente de energía para las actividades diarias, más aún si se realiza ejercicio físico. Esto se debe a su gran aporte de carbohidratos. Además, las pastas tienen muy poca grasa; lo que debe evitarse son las salsas muy calóricas y elaboradas con aceite.

Pan: es imposible no haber escuchado nunca que èl pan engorda´. No obstante, esto es falso. Por supuesto que comiendo bolsas enteras de pan estaremos obesos, pero la composición nutricional de este alimento no lo convierte en uno que no pueda consumirse. Es una importante fuente de carbohidratos complejos, aporta proteínas y tiene muy poca grasa, aunque estos valores son generales, ya que dependen de la forma de elaboración que en algunas circunstancias varía.

Vegetales congelados: algunos afirman que si congelas los vegetales, estos pierden sus propiedades, así que no conviene meterlos al freezer para conservarlos. Nada más alejado de la realidad. Los vegetales no pierden sus valores nutricionales si se congelan, y este es un excelente método para conservar los alimentos, especialmente considerando que algunos vegetales no se consiguen en toda época del año.

Imagen del artículo

Alimentos con mala fama
  Consejos, Sin categoría