Aceite de oliva y de girasol: ¿qué diferencias hay?

Es común asociar el aceite vegetal crudo como un componente infaltable de una dieta saludable. Esta es la fuente de grasas saludables y que se suele usar para condimentar las ensaladas. Sin embargo, es bueno tener presentes que existe más de una variedad de aceites, y conocerlas nos ayudará a saber elegir de amena correcta y equilibrada los nutrientes que el cuerpo necesita.

Analizaremos los dos aceites más empleados: el de oliva y el de girasol. El de oliva tiene fama de ser el más saludable de todos. Y si bien es sumamente beneficioso, la verdad es que lo correcto es incorporar ambos a la dieta, ya que contienen distintos tipos de ácidos grasos y ambos son necesarios.

El aceite de oliva es rico en ácidos grasos monoinsaturados. Estos cumplen una función sumamente benéfica, al aumentar el HDL, el colesterol bueno. Además, ayudan a la salud del sistema circulatorio, y ayudan a prevenir problemas cardíacos, arritmias, cáncer de mama y diabetes. Las grasas monoinsaturadas deben representar entre el 18 y el 23% de las grasas ingeridas en la dieta.

Por otro lado, el aceite de girasol tiene como principal compuesto ácidos grasos poliinsaturados. Estos ácidos grasos se caracterizan porque ayudan a reducir el LDL (el colesterol malo) y el nivel de colesterol total. Las grasas poliinsaturadas deben constituir entre el 3 y el 7% de las grasas de la dieta, y no sobrepasar el 10%.

Además, el aceite de girasol es una excelente fuente de vitamina E, la cual es sumamente beneficiosa para el cuidado de la piel.

Todas estas propiedades mencionadas, son válidas sólo si estos aceites son consumidos crudos. Vale recordar que al calentarse a 180 grados, las grasas insaturadas se saturan, es decir se convierten en las grasas que debemos evitar.

Por ende, lo importante es balancear el consumo tanto de aceite de girasol como de oliva y consumirlos crudos, como cuando aderezamos nuestras ensaladas.

Imagen del artículo

Aceite de oliva y de girasol: ¿qué diferencias hay?
  Consejos, Dietas, Salud y belleza

2 pensamientos sobre - Aceite de oliva y de girasol: ¿qué diferencias hay?