5 remedios sencillos para evitar los eructos

  Consejos, Dietas

EructosTodas las personas hemos eructado alguna vez en la vida. Se trata de un mecanismo natural en el que expulsamos por la boca los gases contenidos en el estómago. Estos gases se forman como resultados del proceso digestivo y, cuando no encuentran otra vía de escape, utilizan el tracto digestivo superior para abandonar el organismo. Al salir suelen hacer un sonido, más o menos intenso, que es lo que delata al eructo.

Sin embargo, aunque resulta un mecanismo natural del organismo, los eructos están condicionados por la dieta y nuestros hábitos culinarios. De hecho, se conoce que comer demasiado rápido, masticar poco los alimentos, beber bebidas burbujeantes durante la comida, ser víctima de la ansiedad o el estrés o padecer problemas intestinales puede acentuar los eructos y la frecuencia con que aparecen. Afortunadamente, existen algunas estrategias para reducir su frecuencia y mantenerlos bajo control.

5 estrategias para mantener a los eructos bajo control

1. Bebe leche fría. La leche fría, ya sea de vaca, almendras, arroz o de mijo, contribuye a aliviar la acidez estomacal, evita la formación de gases en el estómago y alivia la sensación de ardor. Es un excelente remedio para mantener los eructos bajo control. Puedes consumir un vaso de leche fría antes de acostarte, a media tarde o en la mañana.

2. Reduce las comidas que ralentizan la digestión. Se conoce que algunos alimentos como los que contienen grandes cantidades de almidón, entre los que se encuentran el arroz, la col y las bananas, suelen ralentizar la digestión y favorecen la formación de gases. Por tanto, si quieres mantener a raya los eructos, lo mejor será que reduzcas estos alimentos en tu dieta.

3. Apuesta por las infusiones. Las infusiones de hierbas naturales tienen muchas propiedades y beneficios para nuestra salud. De hecho, algunas como la infusión de menta, poleo, anís verde y manzanilla favorecen la digestión, contribuyen a reducir la producción de gases y alivian los eructos.

4. Incluye platos amargos en tu dieta. Algunos estudios han encontrado que incluir comidas u especies amargas en la dieta tales como, la alcachofa, el boldo o la genciana puede ayudar a reducir la frecuencia de los eructos. Esto porque este tipo de alimentos tienden a estabilizar el pH del estómago y favorece la digestión.

5. Evita usar ropa ajustada. Se ha comprobado que la ropa demasiado ceñida obstaculiza la adecuada digestión y aumenta las probabilidades de que se produzcan gases en el estómago. Por tanto, si quieres reducir la frecuencia de los eructos deberás evitar llevar ropa muy apretada a la hora de sentarte a la mesa.

Deja un comentario