3 señales que te envía el cuerpo cuando algo no anda bien

  Consejos, Enfermedades

OrinaNuestro cuerpo es sabio. Cuenta con un sistema inmunitario capaz de controlar los agentes patógenos externos e internos que afectan al metabolismo, toma de los alimentos los nutrientes que necesita para abastecerse y se reprograma cuando las cosas no van muy bien. Además, cuando hay problemas que extralimitan su capacidad y agotan sus reservas es capaz de avisarnos para que hagamos algo al respecto. He aquí, las 3 señales de alerta más comunes que nuestro cuerpo nos envía cuando algo no anda bien.

Tres indicadores de que algo no va bien en nuestro cuerpo

1. Cambios en la orina. A través de la orina es posible detectar que algo está sucediendo en nuestro cuerpo y que debemos prestarle atención antes que se convierta en un problema mayor. Una orina de color demasiado intenso puede ser un indicador de deshidratación o de un mal funcionamiento del riñón. Asimismo, si tiene un olor demasiado fuerte, puede indicar infección urinaria o renal y si se acompaña de sangre es probable que sea consecuencia de una enfermedad de las vías urinarias o se deba a cálculos en los riñones.

2. Aumento o pérdida repentina de peso. En muchos casos, la pérdida o el aumento repentino de peso corporal, sobre todo cuando no estás siguiendo una dieta, puede ser un indicador de un problema de salud más serio. El aumento de peso puede deberse a un desequilibrio en la glándula tiroidea, un problema del corazón o los riñones, retención de líquidos o un embarazo. En cambio, una pérdida de peso sin explicación puede estar relacionada con problemas digestivos, inmunitarios o con alteraciones más severas como el cáncer.

3. Alteraciones en las uñas. Unas uñas bonitas no solo son un indicio de belleza sino de buena salud. Cuando las uñas comienzan a cambiar su apariencia puede ser una señal de alarma de que existe una enfermedad oculta. Unas uñas pálidas pueden ser un indicador de problemas de anemia o falta de glóbulos rojos en la sangre. Asimismo, unas uñas quebradizas y agrietadas pueden ser un signo de problemas en la tiroides, y si lucen amarillentas y se han engrosado puede ser un indicador de problemas en el riñón o el hígado.

Deja un comentario