¿La sal engorda?

Una de las creencias erróneas en el mundo de la nutrición es que la sal engorda. Muchas personas se apuntan entre su lista de deberes propios de una dieta de adelgazamiento limitar el consumo de sal o bien dejar de consumirla. Es curioso como a veces puede tomarse una medida correcta por motivos equivocados, ya que la sal no engorda, pero, como vimos, moderar su consumo es lo más saludable para nuestro sistema cardiovascular.

Pero entonces, ¿de dónde surge la creencia errónea de que comer con mucha sal engorda? Esto se debe a que si bien la sal no engorda, si promueve la retención de líquidos. Cuando el cuerpo recibe mucho sodio, este hace que se retengan líquidos para lograr un equilibrio de electrolitos

Esto hace que nos sintamos hinchados y, seguramente, que pesemos más. Pero este aumento de peso no se debe para nada a un aumento de grasa. En realidad, la sal no engorda y además no tiene calorías. Desde luego, este no es un motivo para llenar tus platos de sal, ya que esto puede dañar tu salud de otra forma.

Pero no te sorprendas si te sientes hinchado y la báscula te dice que has subido de peso luego de sentarte a comer alimentos con mucha sal o de agregarle tu mismo en la mesa. Eso sí, notarás que al bajar tu consumo de sal también eliminarás líquidos con gran facilidad. Este es un consejo clave para quienes padecen retención de líquidos, lo cual es casi con seguridad un indicador de una dieta rica en sodio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*