Tagamet Tabletas Recubiertas

Para qué sirve Tagamet Tabletas Recubiertas , efectos secundarios y cómo tomar el medicamento.

Advertencia! la información que ofrecemos es orientativa y no sustituye en ningún caso la de su médico u otro profesional de la salud..

TAGAMET

TABLETAS RECUBIERTAS
Tratamiento de la enfermedad ácido péptica

GLAXOSMITHKLINE MEXICO, S.A. de C.V.

Denominacion generica:

Cimetidina.

Forma farmaceutica y formulacion:

Cada tableta recubierta contiene:

Cimetidina …………. 800 mg

Excipiente, cbp …… 1 tableta

Indicaciones terapeuticas:

TAGAMET® es un antagonista de los receptores H2 de la histamina, el cual inhibe rápidamente la secreción ácido gástrica, basal y estimulada, y reduce la producción de pepsina. TAGAMET® está indicado en el tratamiento de la úlcera duodenal, úlcera gástrica benigna incluyendo la asociada al uso de antiinflamatorios no esteroideos, ulceración recurrente del tracto gastrointestinal alto, enfermedad esofágica por reflujo, y otras condiciones en las cuales la reducción de la secreción ácido gástrica ha demostrado ser benéfica: síntomas dispépticos persistentes, con o sin ulceración, particularmente en el dolor abdominal superior relacionado con las comidas, incluyendo aquellos síntomas asociados con agentes antiinflamatorios no esteroideos; la profilaxis de la hemorragia gastrointestinal en pacientes seriamente enfermos; antes de la anestesia general en pacientes en los que se piense estén en riesgo de tener síndrome de aspiración ácida (síndrome de Mendelson), particularmente en las pacientes obstétricas durante la etapa de labor; para reducir la mala absorción y la pérdida de líquidos en el síndrome de intestino corto; y en la insuficiencia pancreática para reducir la degradación de los suplementos enzimáticos. Se recomienda también el uso de TAGAMET® en el síndrome de Zollinger-Ellison.

Farmacocinetica y farmacodinamia en humanos:

TAGAMET® inhibe la secreción de ácido gástrico tanto estimulada como basal, y reduce la producción de pepsina. Inhibe competitivamente la acción de la histamina en los receptores histamínicos “H2” de las células parietales y por lo tanto se clasifica como antagonista del receptor histamínico H2.

Además de sus propiedades antisecretoras, TAGAMET® también posee propiedades citoprotectoras y por lo tanto tiene efectos benéficos en el mantenimiento de la barrera de la mucosa gástrica.

La biodisponibilidad oral de la cimetidina es de 70% aproximadamente. Los pacientes jóvenes usualmente absorben el fármaco mejor que los pacientes ancianos.

La comida disminuye la tasa de absorción, pero no la impide. La cimetidina puede ser administrada con o inmediatamente después de las comidas, con la ventaja de tener un efecto amortiguador del ácido frente a la comida, y prolonga el efecto de la droga durante el posprandio.

El pico de absorción ocurre en 60 a 90 minutos y el volumen de distribución es de 1 lt./kg. Después de su administración oral, TAGAMET® es rápidamente absorbido. Entre 50 y 80% de la dosis intravenosa es excretada sin cambio. La vida media en el plasma es de 2 horas y el aclaramiento renal es de 400 a 600 ml/minuto.

TAGAMET® es excretado principalmente por la orina.

Contraindicaciones:

TAGAMET® está contraindicado en pacientes con hipersensibilidad conocida a la cimetidina o a sus excipientes.

La inhibición del sistema de transporte catiónico renal que ejerce la cimetidina podría ocasionar un incremento en las concentraciones plasmáticas de dofetilida. Esto puede conducir a un incremento en el riesgo de desarrollar arritmias ventriculares, incluyendo taquicardia ventricular en entorchado (torsades de pointes). Por lo tanto, se contraindica la coadministración de dofetilida y cimetidina (ver Interacciones).

Precauciones generales:

La dosis debe ser reducida en los pacientes con alteración de la función renal de acuerdo a la depuración de creatinina. Se sugieren las siguientes dosis: Depuración de creatinina de 0 a 15 ml/minuto, 200 mg dos veces al día; de 15 a 30 ml/minuto, 200 mg tres veces al día; de 30 a 50 ml/minuto, 200 mg cuatro veces al día; arriba de 50 ml/minuto, dosis normal.

TAGAMET® puede prolongar la eliminación de las drogas metabolizadas por oxidación en el hígado. Se recomienda un seguimiento muy cercano de los pacientes que estén recibiendo TAGAMET® y anticoagulantes orales o fenitoína, puede ser necesaria la reducción en la dosis de estos fármacos.

Los estudios clínicos por más de seis años de tratamiento continuo y aquellos por más de quince años de uso no han revelado reacciones adversas inesperadas relacionadas a la terapia a largo plazo. Sin embargo la seguridad del uso prolongado no está completamente establecida y se debe tener cuidado de observar periódicamente a los pacientes que estén recibiendo tratamientos prolongados.

El tratamiento con TAGAMET® puede enmascarar los síntomas y permitir una curación transitoria del cáncer gástrico. El retraso potencial en el diagnóstico debe tenerse particularmente en mente en pacientes de edad madura y mayores, con cambios nuevos o recientes en los síntomas dispépticos. Se debe tener cuidado en aquellos pacientes con antecedentes de úlcera péptica, se deben observar particularmente los ancianos que están siendo tratados con TAGAMET® y con un antiinflamatorio no esteroideo.

En pacientes bajo tratamiento con fármacos o con enfermedades que pudieran causar disminución en la cuenta de células sanguíneas, debe tenerse en mente la posibilidad de que el antagonismo de los receptores H2 pudieran potenciar este efecto.

En pacientes de edad avanzada, con padecimientos pulmonares crónicos, diabetes o en las personas inmunocomprometidas, puede haber un riesgo aumentado de desarrollar neumonía extrahospitalaria. Un estudio epidemiológico amplio, mostró un riesgo aumentado de desarrollar neumonía extrahospitalaria en usuarios que utilizan comúnmente receptores antagonistas H2 contra aquellos que han suspendido el tratamiento, con un riesgo aumentado relativo observado del 1.63 (95% CI, 1.07 a 2.48).

Restricciones de uso durante el embarazo y la lact

Hasta la fecha existe experiencia limitada sobre el uso de TAGAMET® en mujeres embarazadas. No se tiene disponible información adecuada en humanos y su uso en la lactancia. Aunque los estudios en animales y la evidencia clínica no ha revelado ningún riesgo en la administración de TAGAMET® durante el embarazo y la lactancia, tanto los estudios en animales como en humanos han mostrado que la cimetidina cruza la barrera placentaria y que es secretada en la leche. Como con la mayoría de los fármacos, el uso de TAGAMET® debe evitarse durante el embarazo y la lactancia a menos que su uso sea esencial.

Reacciones secundarias y adversas:

A continuación se enlistan los efectos adversos experimentados con la cimetidina por clase de sistema de órganos y frecuencia de incidencia. Las frecuencias se definen como: muy común (> 1/10), común (> 1/100, < 1/10), no común (> 1/1,000, < 1/100), rara (> 1/10,000, < 1/1,000), muy rara (< 1/10,000).

Trastornos sanguíneos y del sistema linfático:

  • No común: Leucopenia.
  • Raros: Trombocitopenia, anemia aplásica.
  • Muy raros: Pancitopenia, agranulocitosis.

Trastornos del sistema inmunitario:

  • Muy raro: Anafilaxia.
    La anafilaxia usualmente desapareció al suspender la administración del fármaco.

Trastornos psiquiátricos:

  • No comunes: Depresión, estados de confusión, alucinaciones.
    En pacientes de edad avanzada o en pacientes enfermos, se han reportado estados de confusión, los cuales son reversibles a los pocos días de haber suspendido la administración de cimetidina.

Trastornos del sistema nervioso:

  • Comunes: Cefalea, mareos.

Trastornos cardiacos:

  • No común: Taquicardia.
  • Raro: Bradicardia sinusal.
  • Muy raro: Bloqueo cardiaco.

Trastornos gastrointestinales:

  • Común: Diarrea.
  • Muy raro: Pancreatitis.
    La pancreatitis desapareció al suspender la administración del fármaco.

Trastornos hepatobiliares:

  • No común: Hepatitis.
  • Raros: Incrementos en las concentraciones de aminotransferasas séricas.
    La hepatitis y los incrementos en las concentraciones de aminotransferasas séricas desaparecieron al suspender la administración del fármaco.

Trastornos de la piel y del tejido subcutáneo:

  • Comunes: Exantemas.
  • Muy raros: Alopecia reversible y vasculitis por hipersensibilidad.
    La vasculitis por hipersensibilidad usualmente desapareció al suspender la administración del fármaco.

Trastornos musculoesqueléticos y del tejido conjuntivo:

  • Común: Mialgia.
  • Muy raro: Artralgia.

Trastornos renales y urinarios:

  • No comunes: Incrementos en las concentraciones de creatinina plasmática.
  • Raro: Nefritis intersticial.
    La nefritis intersticial desapareció al suspender la administración del fármaco.

Se han reportado pequeños incrementos en las concentraciones de creatinina plasmática. Estos incrementos se deben a la inhibición de la secreción tubular renal de creatinina y no están asociados con los cambios en la velocidad de filtración glomerular. Los incrementos no progresan al continuar con la terapia pero sí desaparecen al final de la terapia.

Trastornos en las mamas y en el sistema reproductivo:

  • No comunes: Ginecomastia e impotencia reversible La ginecomastia suele ser reversible al suspender la terapia con cimetidina.
    Se han reportado casos de impotencia reversible, especialmente en pacientes que reciben dosis altas (por ejemplo, en el tratamiento del síndrome de Zollinger-Ellison). Sin embargo, a una dosificación regular, la tasa de incidencia es similar a la de la población general.
  • Muy raro: Galactorrea.

Trastornos generales y en el sitio de administración:

  • Común: Cansancio.
  • Muy raro: Fiebre.
    La fiebre desapareció al suspender la administración del fármaco.

Interacciones medicamentosas y de otro genero:

La cimetidina tiene el potencial de afectar la absorción, el metabolismo o la excreción renal de otros fármacos, lo cual es especialmente importante cuando se administran concurrentemente fármacos con un estrecho índice terapéutico. El perfil farmacocinético alterado podría demandar un ajuste posológico del fármaco alterado, o la suspensión del tratamiento.

Se pueden producir interacciones por diversos mecanismos, incluyendo:

  • La inhibición de ciertas enzimas del citocromo P450 (incluyendo CYP1A2, CYP2C9, CYP2D6 y CYP3A3/A, y CYP2C19); la inhibición de estas enzimas podría producir un incremento en las concentraciones plasmáticas de ciertos fármacos, incluyendo los anticoagulantes cumarínicos del tipo de la warfarina (por ejemplo, warfarina), los antidepresivos tricíclicos (por ejemplo, amitriptilina), los antiarrítmicos de la clase I (por ejemplo, lidocaína, quinidina), los bloqueadores del canal del calcio (por ejemplo, nifedipina, diltiazem), las sulfonilureas orales (por ejemplo, glipizida), la fenitoína, la teofilina, metoprolol ciclosporina, tacrólimus y diazepam.
  • Inhibición de la secreción tubular renal; vía proteínas de transporte de catión orgánico (OCT por sus siglas en inglés). Esto podría ocasionar un incremento en las concentraciones plasmáticas de ciertos fármacos, incluyendo la procainamice, la quinidina, la metformina, y la dofetilida.
  • La alteración del pH gástrico; la biodisponibilidad de ciertos fármacos podría verse afectada. Esto puede producir un incremento en la absorción (por ejemplo, atazanavir), o bien, un decremento en la absorción (por ejemplo, algunos antimicóticos del grupo de los azoles, como el ketoconazol, el itraconazol o el posaconazol).
  • Mecanismos desconocidos; la cimetidina es capaz de potenciar los efectos mielodepresores (por ejemplo, neutropenia, agranulocitosis) de los agentes quimioterapéuticos, como la carmustina, el fluorourácilo o la epirubicina, o de terapias como la radiación. Se han documentado casos aislados de interacciones clínicamente pertinentes con analgésicos narcóticos (por ejemplo, morfina).

Alteraciones en los resultados de pruebas de labor

Algunos casos de neutropenia, leucopenia y trombocitopenia han sido reportados. La elevación de las transaminasas séricas ha sido observada, sin tener significancia clínica. En forma rara e inexplicable se han reportado elevaciones de la fosfatasa alcalina. Ligera elevación de las concentraciones de la creatinina, sin evidencia de daño renal, ocurre durante el tratamiento. Todas las alteraciones son pasajeras y se recuperan niveles de normalidad al cesar la terapia con cimetidina.

Precauciones en relacion con efectos de carcinogen

La cimetidina se transforma en compuestos N-nitrosos en estómago; en estudios iniciales, el potencial carcinogénico se consideró bajo. Los estudios teratogénicos no han señalado ningún riesgo del feto durante la administración de cimetidina a la madre, pero la experiencia es limitada. En estudios de toxicidad en ratas con duración de 24 meses, se ha observado un aumento en la incidencia de tumor benigno de células de Leyding, aunque el efecto se centró en las ratas viejas. No se han observado efectos sobre la fertilidad en estudios controlados en ratas.

Dosis y via de administracion:

TAGAMET® se administra regularmente por vía oral, sin embargo la dosificación por vía nasogástrica puede ser utilizada para todas o parte de las dosis recomendadas por vía oral en los casos donde la dosificación oral sea prácticamente imposible de utilizar o ésta se considere inapropiada.

La dosis diaria total por cualquier vía normalmente no deberá exceder de 2.4 g. La dosis deberá ser reducida en los pacientes con alteraciones en la función renal (ver Precauciones generales).

Administración oral:

Adultos: Para pacientes con úlcera duodenal o úlcera gástrica benigna, se recomienda una dosis única diariamente de TAGAMET® de 800 mg antes de dormir. De otra forma, también se recomienda la dosis de 400 mg dos veces al día con el desayuno y antes de dormir. Otro régimen eficaz es el administrar 200 mg tres veces al día con los alimentos y 400 mg antes de dormir (1.0 g/día) y si esto fuera inadecuado, se administran 400 mg cuatro veces al día (1.6 g/día) también con los alimentos y antes de dormir.

El alivio de la sintomatología es regularmente rápido. El tratamiento debe ser dado inicialmente por lo menos durante cuatro semanas (seis semanas en los casos de úlcera gástrica benigna, ocho semanas en los casos de úlcera asociada con el uso constante de antiinflamatorios no esteroideos). La mayoría de las úlceras curarán dependiendo de su etapa, pero habrá otras que no lo harán hasta después de administrarse un régimen de tratamiento adicional.

El tratamiento con TAGAMET® puede continuarse por largos periodos en aquellos pacientes que pueden beneficiarse con la reducción de la secreción gástrica y la dosis puede ser reducida a solo 400 mg antes de acostarse o 400 mg en la mañana y antes de dormir.

En los pacientes con enfermedad ulcerosa péptica benigna, la recaída puede ser prevenida con el uso continuo del tratamiento, regularmente con 400 mg antes de dormir; se han utilizado también 400 mg en la mañana y antes de acostarse.

En el reflujo esofágico, para curar la esofagitis y aliviar los síntomas asociados, se recomiendan 400 mg cuatro veces al día, con los alimentos y antes de dormir, por 4 u 8 semanas.

En los pacientes con una elevada secreción ácida gástrica (por ejemplo, síndrome de Zollinger-Ellison), puede ser necesario incrementar la dosis a 400 mg cuatro veces al día, o más si es necesario en casos especiales.

Los antiácidos pueden ser usados por todos los pacientes hasta que los síntomas desaparezcan.

En la profilaxis de la úlcera hemorrágica por estrés en pacientes gravemente enfermos, se recomiendan dosis de 200 a 400 mg cada cuatro a seis horas por vía oral o nasogástrica.

En los pacientes que se piense pueden presentar un riesgo por síndrome de aspiración, pueden ser administrados 400 mg 90 a 120 minutos antes de la inducción de la anestesia general, o en la práctica obstétrica en la sala de labor. Mientras tal riesgo persista se puede repetir hasta una dosis de 400 mg a intervalos de cuatro horas como sea requerido hasta una dosis máxima de 2.4 g. Se deben tomar las precauciones usuales para evitar la aspiración ácida.

En el síndrome de intestino corto, por ejemplo, el seguido por resección substancial por enfermedad de Crohn, el rango usual de dosis puede ser utilizado de acuerdo a la respuesta del paciente.

Para reducir la degradación de los suplementos de la enzima pancreática, pueden ser administrados de 800 a 1,600 mg al día, de acuerdo a la respuesta en cuatro dosis divididas, una dosis a una hora antes de los alimentos y las otras dosis a media hora antes de los alimentos.

Ancianos: La dosis normal de adulto puede ser usada a menos que la función renal esté marcadamente alterada (ver Precauciones generales y Reacciones secundarias y adversas).

Niños: La experiencia en niños es menor que en los adultos. En los niños mayores de un año de edad TAGAMET® puede ser administrado de 25 a 30 mg/kg de peso por día en dosis divididas tanto por vía oral como parenteral.

El uso de TAGAMET® en los niños menores de un año de edad no ha sido totalmente evaluado; se han utilizado 20 mg/kg de peso por día en dosis divididas.

MANIFESTACIONES Y MANEJO DE LA SOBREDOSIFICACION O INGESTA ACCIDENTAL:

Se han reportado varias veces sobredosis agudas hasta de 20 g en dosis única, no han sido asociados a efectos indeseables de importancia. En estos casos se deberá utilizar conjuntamente la inducción de vómito, el lavado gástrico, así como las medidas de sostén y sintomáticas.

Presentaciones:

TAGAMET® 800: Caja con 16 tabletas recubiertas.

Recomendaciones sobre almacenamiento:

Consérvese a temperatura ambiente a no más de 30°C y en lugar seco.

Leyendas de proteccion:

No se deje al alcance de los niños. Su venta requiere receta médica. El empleo de este medicamento durante el embarazo queda bajo responsabilidad del médico.

Laboratorio y direccion:

Hecho en México por: GLAXOSMITHKLINE MEXICO, S.A. de C.V.
Calz. México-Xochimilco Núm. 4900
Colonia San Lorenzo Huipulco
14370 México, D.F.
® Marca registrada

:

Reg. Núm. 89032, SSA IV
GDSO30/IPI07/29/JULIO/2009/IPPA
Definiciones médicas / Glosario
  1. HEPATITIS, Es la inflamación del hígado producida por una infección, un agentequímico o un fármaco.
  2. NEFRITIS, Es la inflamación del riñón.
  Medicamentos