Roferon-a Solucion Inyectable

Para qué sirve Roferon-a Solucion Inyectable , efectos secundarios y cómo tomar el medicamento.

Advertencia! la información que ofrecemos es orientativa y no sustituye en ningún caso la de su médico u otro profesional de la salud..

ROFERON-A

SOLUCION INYECTABLE
Inmunoestimulante

ROCHE, S.A. de C.V., PRODUCTOS

Denominacion generica:

Interferón ?-2a.

Forma farmaceutica y formulacion:

Principio activo: interferón ?-2a.

ROFERON®-A (interferón ?-2a) se presenta en solución inyectable lista para el uso. Cada vial (para administración IM o SC) contiene 3, 4.5, 6 ó 9 millones de unidades internacionales (mUI) de interferón ?-2a en 1 ml. Cada jeringa precargada (para uso en monodosis, en inyección SC) contiene 3, 4.5, 6 ó 9 mUI de interferón ?-2a en 0.5 ml.

Indicaciones terapeuticas:

ROFERON®-A está indicado para el tratamiento de:

  • Neoplasias de los sistemas linfático o hematopoyético: Tricoleucemia, mieloma múltiple, linfoma cutáneo de células T, leucemia mieloide crónica, linforma no hodgkiniano de bajo grado.
  • Neoplasias sólidos: Sarcoma de Kaposi asociado al sida en pacientes sin antecedentes de infecciones oportunistas, carcinoma renal recurrente o metastásico, melanoma maligno metastásico, melanoma maligno extirpado quirúrgicamente (diámetro de la masa tumoral: > 1.5 mm) en pacientes sin metástasis linfáticas ni a distancia clínicamente detectables.
  • Enfermedades víricas: Pacientes adultos con hepatitis B crónica activa que presentan marcadores de replicación vírica; es decir, con positividad para el ADN del VHB, la ADN-polimerasa o el antígeno HBe; pacientes adultos con hepatitis C (no A no B) crónica con anticuerpos anti-VHC o ARN del VHC y niveles séricos elevados de alanina aminotransferasa (ALT), sin descompensación hepática (clase A de Child).

Farmacocinetica y farmacodinamia en humanos:

Farmacodinamia:ROFERON®-A, que ha demostrado poseer muchas propiedades de las llamadas preparaciones de interferón ? humano natural, ejerce su acción antivírica induciendo en las células un estado de resistencia a las infecciones víricas y modulado la rama efectora del sistema inmunitario para neutralizar los virus o eliminar las células infectadas por ellos. Aunque no se conoce aún el mecanismo exacto de la acción antitumoral de ROFERON®-A, se han descrito diversas modificaciones en células tumorales humanas tratadas con este fármaco: las células HT 29 muestran una reducción importante de ADN, de ARN y de la síntesis proteica. Se ha demostrado que ROFERON®-A ejerce un efecto antiproliferativo in vitro frente a diversos tumores humanos y que inhibe el crecimiento de algunos xenoinjertos tumorales humanos en ratones desnudos. Se ha ensayado la sensibilidad a ROFERON®-A de un número limitado de líneas celulares tumorales humanas desarrolladas in vivo en ratones desnudos inmunodeprimidos. También se ha estudiado in vivo la actividad antiproliferativa de ROFERON®-A en el carcinoma mucoide de mama y los adenocarcinomas de ciego, colon y próstata. El grado de actividad antiproliferativa es variable.

A diferencia de otras proteínas humanas, muchos de los efectos del interferón ?-2a quedan parcial o totalmente suprimidos cuando se ensaya en otras especies animales. Sin embargo, en monos Rhesus previamente tratados con interferón ?-2a se ha comprobado una significativa actividad contra el virus de la vaccinia.

Farmacocinética:La farmacocinética de ROFERON®-A en animales (mono, perro y ratón) es similar a la observada en el ser humano.

Absorción: La fracción aparente de la dosis absorbida tras inyección intramuscular (IM) o subcutánea (SC.) es superior al 80%. Tras la administración IM de 36 mUI, las concentraciones séricas máximas han oscilado entre 1,500 y 2,580 pg/ml (media: 2,020 pg/ml), con un tiempo medio hasta la concentración máxima (Tmáx.) de 3.8 horas. Tras la administración SC de 36 mUI, las concentraciones séricas máximas varían entre 1,250 y 2,320 pg/ml (media: 1,730 pg/ml), con un Tmáx., medio de 7.3 horas.

Distribución: En el hombre, la farmacocinética de ROFERON®-A es lineal con dosis de 3 a 198 mUI. Después de una infusión intravenosa (IV) de 36 mUI en voluntarios sanos, el volumen de distribución en equilibrio era de 0.22 a 0.75 lt./kg (media: 0.40 lt./kg). Las concentraciones séricas de interferón ?-2a presentan amplias variaciones intraindividuales, tanto en voluntarios sanos como en pacientes con cáncer diseminado.

Metabolismo y eliminación: El catabolismo renal constituye la principal vía de eliminación de ROFERON®-A; la excreción biliar y el metabolismo hepático se consideran vías secundarias. Después de una infusión IV de 36 mUI en voluntarios sanos, la vida media de eliminación del interferón ?-2a es 3.7 a 8.5 horas (media: 5.1 horas), y el aclaración corporal total de 2.14 a 3.62 ml/min/kg (media: 2.79 ml/min/kg).

Farmacocinética en situaciones clínicas especiales:La farmacocinética del interferón ?-2a tras dosis únicas IM en pacientes con cáncer diseminado o hepatitis B crónica es similar a la observada en voluntarios sanos. Con dosis únicas de hasta 198 mUI, el aumento de la concentración sérica es proporcional a la dosis. En tratamientos crónicos de hasta 28 días no se han detectado variaciones en la distribución ni en la eliminación del interferón ?-2a con ninguna de las pautas siguientes: 0.5 a 36 mUI dos veces al día, 1 a 54 mUI de vez al día y 1 a 136 mUI tres veces por semana.

En algunos pacientes con cáncer diseminado, la administración IM de ROFERON®-A, una o varias veces al día por espacio de hasta 28 días se ha traducido en concentraciones plasmáticas máximas entre dos y cuatro veces mayores que las registradas con dosis únicas. Sin embargo, las dosis múltiples no modificaban los parámetros de distribución ni de eliminación en ninguna de las pautas posológicas estudiadas hasta ahora.

Contraindicaciones:

ROFERON®-A está contraindicado en los siguientes casos:

  • Hipersensibilidad conocida al interferón ?-2a recombinante o a cualquier otro componente de la fórmula.
  • Cardiopatía grave o historia de enfermedad cardiaca. Aunque no se ha demostrado ningún efecto cardiotóxico directo, es probable que algunas de las reacciones agudas autolimitantes asociadas frecuentemente a la administración de ROFERON®-A (por ejemplo, fiebre, escalofríos) pueden exacerbar una cardiopatía preexistente.
  • Insuficiencia renal, insuficiencia hepática o disfunción mieloide graves.
  • Convulsiones y/o trastornos funcionales del sistema nervioso central.
  • Hepatitis crónica con enfermedad hepática avanzada y descompensada o cirrosis hepática.
  • Pacientes con hepatitis crónica que estén recibiendo tratamiento o hayan sido tratados recientemente con fármacos inmunosupresores (salvo los casos de tratamiento breve con corticoides).
  • LMC cuando exista un pariente con identidad HLA y esté previsto un trasplante alógeno de médula ósea en breve.
  • Tratamiento combinado con ribavirina: si el interferón ?-2a se administra en combinación con ribavirina en pacientes con hepatitis C crónica, también debe consultarse la información sobre este producto.

Precauciones generales:

ROFERON®-A debe administrarse bajo la vigilancia de un médico especialista en el tratamiento de la indicación correspondiente. La aplicación correcta del tratamiento y el control de las posibles complicaciones requieren instalaciones diagnósticas y terapéuticas adecuadas.

Debe informarse al paciente, no sólo sobre los beneficios de la medicación, sino también acerca de los probables efectos secundarios.

En caso de insuficiencia hepática, insuficiencia renal o disfunción mieloide leves o moderadas, es necesaria una estricta vigilancia de estas funciones.

Se debe proceder con precaución cunado se administre interferón ?-2a a pacientes con hepatitis crónica que tengan antecedentes de enfermedad autoinmunitaria. Si se detectan anomalías funcionales del hígado durante el tratamiento con ROFERON®-A, se debe vigilar estrechamente al paciente e incluso, si es necesario, suspender la administración.

Se recomienda realizar periódicamente un detallado examen neuropsiquiátrico de todos los pacientes.

En ocasiones muy raras se ha observado un comportamiento suicida en pacientes tratados con ROFERON®-A; en tales circunstancias hay que interrumpir el tratamiento.

Se tendrá sumo cuidado al administrar ROFERON®-A a pacientes con mielosupresión grave, ya que este fármaco inhibe la actividad de la médula ósea, provocando una reducción del número de leucocitos (especialmente granulocitos), del recuento plaquetario y, con menor frecuencia, de la concentración de hemoglobina, lo cual puede elevar el riesgo de hemorragia o infección. Es importante vigilar estrechamente estos efectos en los pacientes y realizar a intervalos regulares hemogramas completos antes y durante el tratamiento con ROFERON®-A.

En los pacientes trasplantados (por ejemplo, trasplante de riñón o de médula ósea), la acción inmunoestimulante de los interferones puede reducir la eficacia de la inmunosupresión terapéutica. La administración de interferón ?-2a se ha asociado en contadas ocasiones con exacerbación o aparición de psoriasis y disfunción o insuficiencia hepática grave.

Se han descrito casos infrecuentes de hiperglucemia en pacientes tratados con ROFERON®-A. En los casos sintomáticos hubo que determinarse la glucemia y realizarse el correspondiente seguimiento. Es posible que los pacientes diabéticos precisen un ajuste de su tratamiento antidiabético si reciben ROFERON®-A.

Se ha descrito asimismo la aparición de diversos autoanticuerpos durante el tratamiento con interferón ?.

Las manifestaciones clínicas de enfermedad autoinmunitaria durante el tratamiento con interferón son más frecuentes en los pacientes con predisposición a los trastornos autoinmunitarios. Ocasionalmente se han observado fenómenos autoinmunitarios, como vaculitis, artritis, anemia hemolítica, disfunción tiroidea y síndrome de lupus eritematoso, en pacientes tratados con ROFERON®-A.

No se recomienda utilizar ROFERON®-A en niños, ya que no se han determinado su inocuidad y eficacia en este grupo de población. De igual modo, tampoco está recomendada la solución para inyección de ROFERON®-A en neonatos y niños menores de 2 años, ya que contiene alcohol bencílico como conservador. Dado que se han descrito casos de déficit neuropsicológico permanente y fallo orgánico multisistémico asociados al alcohol bencílico, se evitará el uso de este medicamento en los recién nacidos, particularmente en los prematuros.

Según la dosis, la pauta posológica y la sensibilidad individual del paciente, ROFERON®-A puede afectar a los reflejos y dificultar así la ejecución de ciertos trabajos, como la conducción de vehículos y el manejo de maquinaria.

Tratamiento combinado con ribavirina: si el interferón ?-2a se administra en combinación con ribavirina en pacientes con hepatitis C crónica, también debe consultarse la información sobre este producto.

Restricciones de uso durante el embarazo y la lact

Los hombres y mujeres que reciban ROFERON®-A deben tomar medidas anticonceptivas eficaces. Durante el embarazo, ROFERON®-A sólo se administrará si el beneficio para la madre justifica el potencial riesgo para el feto. Aunque la experimentación animal no ha revelado indicios de que ROFERON®-A sea teratógeno, no puede excluirse daño fetal si se utiliza durante la gestación. Con dosis muy superiores a las clínicamente recomendadas, se ha observado un efecto abortivo en monas Rhesus que habían recibido el fármaco durante la primera mitad del embarazo. Se ignora si ROFERON®-A pasa a la leche materna. Por tanto, la decisión sobre la conveniencia de interrumpir la lactancia o suspender la medicación habrá de tener en cuenta la importancia terapéutica del fármaco para la madre.

El alcohol bencílico, que se utiliza como excipiente, puede pasar el feto a través de la placenta. En los recién nacidos prematuros es preciso considerar la posibilidad de efectos tóxicos si se administra la solución para inyección de ROFERON®-A inmediatamente antes del parto o la cesárea.

Tratamiento combinado con ribavirina: si el interferón ?-2a se administra en combinación con ribavirina en pacientes con hepatitis C crónica, también debe consultarse la información sobre este producto.

Reacciones secundarias y adversas:

Los datos sobre reacciones adversas que se indican a continuación proceden del tratamiento de pacientes con muy diversos procesos cancerosos (a menudo refractarios a una terapia anterior y en fase avanzada de la enfermedad), pacientes con hepatitis B crónica y pacientes con hepatitis C crónica. La mayoría de los pacientes cancerosos recibieron dosis significativamente superiores a las ahora recomendadas. Esto explica probablemente la mayor frecuencia y gravedad de las reacciones adversas observadas en este grupo en comparación con los pacientes infectados por hepatitis B; en este grupo, las reacciones adversas suelen ser transitorias, de modo que, al cabo de 1 a 2 semanas de finalizado el tratamiento, se restablece la situación basal de los pacientes. La alopecia puede persistir varias semanas.

Síntomas generales:

  • Frecuentes: Síntomas de tipo gripal, como astenia, fiebre, escalofríos, anorexia, mialgias, cefalea, artralgias y diaforesis. La administración simultánea de paracetamol permite normalmente aliviar o eliminar estos efectos secundarios agudos, que tienden a disminuir con el tiempo, tanto si se reduce la dosis como si se mantiene el mismo tratamiento; en este segundo caso, sin embargo, puede presentarse letargía, debilidad y astenia.

Tubo digestivo:

  • Frecuentes: Unos dos tercios de los pacientes se quejan de anorexia, y aproximadamente la mitad, de náuseas. Comunes: Vómitos, disgeusia, sequedad de boca, pérdida de peso, diarrea y dolor abdominal leve o moderado. Raros: Estreñimiento, flatulencia, hipermotilidad o pirosis, reactivación de una úlcera péptica, hemorragia digestiva sin amenaza vital.

Alteraciones de la función hepática:

  • Infrecuentes: Aumentos de ALT sobre todo, pero también de fosfatasa alcalina, LDH y bilirrubina, pero que no precisaron por lo general un ajuste posológico. Raros: En los pacientes con hepatitis B, las alteraciones de las transaminasas generalmente eran indicativas de una mejoría clínica del paciente.

Sistema nervioso central:

  • Infrecuentes: Mareos, vértigo, trastornos de la visión, disminución de las funciones intelectuales superiores, pérdida de memoria, depresión somnolencia, confusión, trastornos de la conducta (por ejemplo, ansiedad o nerviosismo) y trastornos del sueño. Raros: Somnolencia intensa, convulsiones, coma, reacciones cerebrovasculares adversas, impotencia transitoria y retinopatía isquémica. Comportamiento suicida se ha observado raras veces en los pacientes tratados con ROFERON®-A. En un caso tal, debe retirarse la medicación.

Sistema nervioso periférico:

  • Infrecuentes: Parestesias, entumecimiento, neuropatías, prurito y temblor.

Sistemas cardiovascular y pulmonar:

  • Comunes: Se han observado efectos secundarios en aproximadamente un quinto de los pacientes cancerosos, por lo general consistentes en episodios transitorios de hipotensión o hipertensión, edema, cianosis, arritmias, palpitaciones y dolor torácico. Raros: Tos o diseña leve, edema pulmonar, insuficiencia cardiaca congestiva, parada cardiorrespiratoria e infarto de miocardio. En los pacientes con hepatitis B son muy infrecuentes las reacciones adversas de tipo cardiovascular.

Piel, mucosas y faneras:

  • Frecuentes: En hasta una quinta parte de los pacientes se ha desarrollado alopecia leve o moderada, pero reversible tras la suspensión del tratamiento. Raros: Exacerbación de un herpes labial, exantema, prurito, sequedad de piel y mucosas, rinorrea y epistaxis.

Aparato urinario:

  • Raros: Deterioro de la función renal, insuficiencia renal aguada, sobre todo en pacientes cancerosos con factores de riesgo concomitantes como renopatía o contratamiento nefrotóxico; alteraciones electrolíticas, generalmente en asociación con anorexia o deshidratación; proteinuria y aumento del recuento celular en el sedimento; en la sangre aumento de la urea, la creatinina o el ácido úrico.

Sistema hematopoyético:

  • Comunes: Leucopenia transitoria, que en pocas ocasiones obligó a reducir la dosis. En pacientes mielodeprimidos, trombocitopenia y descenso de la hemoglobina. Infrecuentes: En los pacientes con mielosupresión, trombocitopenia. Raros: Descenso de la hemoglobina y el hematocrito. Por lo general, las alteraciones hematológicas graves se normalizaron, hasta alcanzar los niveles previos al tratamiento, entre 7 y 10 días después de suspendida la terapia con ROFERON®-A.

Otros efectos secundarios:

  • Hiperglucemia, reacciones en el sitio de inyección, fenómenos autoinmunitarios: vaculitis, artritis, anema hemolítica, disfunción tiroidea y síndrome de lupus eritematoso. Muy raros: Hipocalcemia asintomática.
    En monas Rhesus tratadas con dosis muy superiores a las clínicamente recomendadas, se han observado irregularidades transitorias del ciclo menstrual (prolongación del período menstrual). No se conoce la importancia de estos hallazgos para el ser humano.

Anticuerpos antiinterferón:

  • Anticuerpos neutralizantes antiproteínas pueden formarse en algunos sujetos tras administración homóloga. Por ello, en un cierto porcentaje de pacientes es probable detectar anticuerpos frente a todos los tipos de interferón, natural o recombinante. En algunas enfermedades (cáncer, lupus eritematoso diseminado, herpes zoster) pueden aparecer espontáneamente anticuerpos frente al interferón leucocitario humano en pacientes que no han recibido nunca interferón exógeno.

En ensayos clínicos realizados con ROFERON®-A liofilizado y almacenado a 25°C, se detectaron anticuerpos neutralizantes frente a ROFERON®-A en aproximadamente una quinta parte de los pacientes. No existen pruebas en ninguna de las indicaciones mencionadas de que la presencia de estos anticuerpos altere la respuesta a ROFERON®-A. En pacientes con hepatitis C que habían desarrollado anticuerpos neutralizantes se ha observado una tendencia a la desaparición de la respuesta alcanzada durante el tratamiento, desaparición de la respuesta alcanzada durante el tratamiento, desaparición que era más precoz que en los enfermos sin anticuerpos. Hasta la fecha, no se ha observado ninguna otra secuela cínica de la presencia de anticuerpos contra ROFERON®-A.

De los ensayos clínicos efectuados con ROFERON®-A liofilizado o ROFERON®-A en solución para inyección almacenado a 4°C no existen aún datos sobre anticuerpos neutralizantes. En un modelo murino se ha observado que la inmunogenicidad relativa de ROFERON®-A liofilizado aumenta con el tiempo de almacenamiento a 25°C, pero no a la temperatura recomendada de 4°C.

Tratamiento combinado con ribavirina: si el interferón ?-2a se administra en combinación con ribavirina en pacientes con hepatitis C crónica, también debe consultarse la información sobre este producto.

Interacciones medicamentosas y de otro genero:

Los interferones ? pueden influir en el metabolismo oxidativo disminuyendo la actividad enzimática del sistema citocromo P450 en los microsomas hepáticos. Debe tenerse en cuenta a la hora de prescribir un tratamiento concomitante con fármacos metabolizados por esta vía. Se ha descrito un descenso del aclaración de teofilina tras la administración concomitante de interferón ?.

Los interferones pueden potenciar los efectos neurotóxicos, hematotóxicos o cardiotóxicos de otros medicamentos administrados previa o simultáneamente. La administración concomitante de fármacos de acción central y ROFERON®-A puede ocasionar interacciones.

Tratamiento combinado con ribavirina: si el interferón ?-2a se administra en combinación con ribavirina en pacientes con hepatitis C crónica, también debe consultarse la información sobre este producto.

Alteraciones en los resultados de pruebas de labor

Se pueden producir cambios en algunos parámetros de laboratorio: proteinuria, aumento de las transaminasas hepáticas (AST, ALT), fosfatasa alcalina, LDA, con tanta más frecuencia cuanto más elevada sea la dosis.

Precauciones en relacion con efectos de carcinogen

Aunque la experimentación animal no ha revelado indicios de que ROFERON®-A sea teratógeno, no puede excluirse daño fetal si se utiliza durante la gestación. Con dosis muy superiores a las clínicamente recomendadas, se ha observado un efecto abortivo en monas Rhesus que habían recibido el fármaco durante la primera mitad del embarazo.

Durante el embarazo, ROFERON®-A sólo se administrará si el beneficio para la madre justifica el potencial riesgo para el feto.

Dosis y via de administracion:

Instrucciones para el uso: Antes de extraer una dosis, ha de desinfectarse la parte superior del vial de manera aséptica. De igual modo, se anotará la fecha de la primera extracción en el lugar de la etiqueta previsto al efecto. Para cada dosis que vaya a extraerse de un vial multidosis han de utilizarse una nueva jeringa y una nueva aguja. Así pues, tanto la aguja como la jeringa han de desecharse después de cada extracción.

Dosis estándar:ROFERON®-A debe administrarse en inyección IM o SC. Nota: Se recomienda de manera especial la administración SC en los pacientes trombocitopénicos (recuento plaquetario inferior a 50 x 109/lt.) o en riesgo de sufrir hemorragias.

Pautas posológicas especiales:

Tricoleucemia:

  • Dosis inicial: 3 mUI/día en inyección SC o IM, durante 16 a 24 semanas. Si el paciente no tolera esta pauta, se reducirá la dosis a 1.5 mUI tres veces por semana.
  • Dosis de mantenimiento: 3 mUI en inyección SC o IM, tres veces por semana. Si el paciente no tolera esta pauta, se reducirá la dosis a 1.5 mUI tres veces por semana.

Duración del tratamiento: El tratamiento debe prolongarse aproximadamente 6 meses antes de que el médica decida si debe continuarlo en los respondedores o suspenderlo en los no respondedores. Se ha administrado ROFERON®-A por espacio de hasta 20 meses consecutivos. Aún no se ha establecido la duración óptima del tratamiento de la tricoleucemia con ROFERON®-A.

Nota: Se recomienda la administración SC en pacientes trombocitopénicos (recuento plaquetario inferior a 50 x 109/lt.) o con riesgo de hemorragias. La dosis mínima eficaz de ROFERON®-A en el tratamiento de la tricoleucemia no se ha establecido aún.

Mieloma múltiple:3 mUI en inyección IM o SC, tres veces por semana. Con arreglo a la tolerancia de cada paciente, puede incrementarse la dosis semanalmente hasta la máxima tolerada (9 a 18 mUI) administrada tres veces por semana.

Esta pauta de administración puede mantenerse indefinidamente, a menos que haya una rápida progresión de la enfermedad o se desarrolle grave intolerancia.

Linfoma cutáneo de células T (LCCT):ROFERON®-A puede ser eficaz contra el linfoma cutáneo de células T en los pacientes con enfermedad progresiva que no toleran o no responden al tratamiento convencional.

Dosis inicial: Dosis escalonada hasta 18 mUI/día en inyección SC o IM, durante un total de 12 semanas, a pacientes de 18 o más años. La pauta recomendada es la siguiente:

  • Días 1 a 3: 3 mUI/día.
  • Días 4 a 6: 9 mUI/día.
  • Días 7 a 84: 18 mUI/día.

Dosis de mantenimiento: Dosis máxima que pueda tolerar el paciente, pero sin sobrepasar 18 mUI, en inyección SC o IM, tres veces por semana.

Duración del tratamiento: El tratamiento debe tener una duración mínima de 8 semanas, preferentemente 12, antes de que el médico decida si debe continuarlo en los respondedores o suspenderlo en los no respondedores. A los pacientes respondedores se les debe trata durante un mínimo de 12 meses, a fin de tener las máximas posibilidades de obtener una respuesta completa y prolongada. Se ha administrado ROFERON®-A por espacio de hasta 40 meses consecutivos. Aún no se ha establecido la duración óptima del tratamiento del linfoma cutáneo de células T con ROFERON®-A.

Advertencia: En aproximadamente 40% de los pacientes con LCCT no se han observado respuestas tumorales objetivas. Por lo general, las respuestas parciales se producen en el plazo de 3 meses y las completas en el de 6 meses, pero ocasionalmente pueden transcurrir más de 12 meses hasta obtenerse la mejor respuesta.

Leucemia mieloide crónica (LMC):ROFERON®-A está indicado para el tratamiento de los pacientes en la fase crónica de la leucemia mieloide crónica Ph-positiva (con cromosoma Filadelfia). Se ignora aún si ROFERON®-A puede considerarse como tratamiento con potencial curativo en esta indicación.

ROFERON®-A permite obtener remisiones hematológicas en 60% de los pacientes con LMC en fase crónica, independientemente del tratamiento anterior. Dos tercios de estos pacientes tienen una respuesta hematológica completa, a veces hasta 18 meses después de iniciado el tratamiento.

A diferencia de la quimioterapia citotóxica, con el interferón ?-2a se puede obtener una respuesta citogenética sostenida durante más de 40 meses.

Dosis recomendada: Se recomienda administrar ROFERON®-A en inyección SC o IM, por espacio de 8 a 12 semanas, a pacientes de 18 o más años. La pauta recomendada es la siguiente:

  • Días 1 a 3: 3 mUI/día.
  • Días 4 a 6: 6 mUI/día.
  • Días 7 a 84: 9 mUI/día.

Duración del tratamiento: El tratamiento debe tener una duración mínima de 8 semanas, preferentemente 12, antes de que el médico decida si debe continuarlo en los respondedores o suspenderlo en los no presenten variaciones de los parámetros hematológicos. A los respondedores se les debe tratar hasta obtener una respuesta hematológica completa o durante un máximo de 18 meses. En todos los pacientes con respuesta hematológica completa debe proseguirse el tratamiento con 9 mUI diarias (dosis óptima) o 9 mUI tres veces por semana (dosis mínima), a fin de obtener una respuesta citogenética en el más corto espacio de tiempo posible. La duración óptima del tratamiento de la leucemia mieloide crónica con ROFERON®-A no se ha determinado aún, pero sí se han observado respuestas citogenéticas a los dos años de iniciada la terapia.

No se han establecido aún la seguridad toxicológica, la eficacia y la dosis óptima de ROFERON®-A en niños con LMC.

Trombocitosisen la LMC:

La pauta recomendada es la siguiente:

  • Días 1 a 3: 3 mUI/día.
  • Días 4 a 6: 6 mUI/día.
  • Días 7 a 84: 9 mUI/día.

Duración del tratamiento: El tratamiento debe tener una duración mínima de 8 semanas, preferentemente 12, antes de que el médico decida si debe continuarlo en los respondedores o suspenderlo en los que no presenten variaciones de los parámetros hematológicos.

Trombocitosisen enfermedades mieloproliferativas distintas a la LMC:

La pauta recomendada es la siguiente:

  • Días 1 a 3: 3 mUI/día.
  • Días 4 a 30: 6 mUI/día.

Duración del tratamiento: Una dosis de 1 a 3 mUI/día dos o tres veces por semana, se tolera bien y suele bastar para mantener el recuento plaquetario dentro de los límites normales. La dosis debe ajustarse, sin embargo, individualmente al nivel más alto que tolere el paciente.

Linfoma no hodgkiniano de bajo grado:En pacientes con linfoma no hodgkiniano de bajo grado de malignidad, ROFERON®-A prolonga la supervivencia libre de enfermedad y libre de progresión cuando se usa como tratamiento adyuvante de la quimioterapia (con o sin radioterapia).

Dosis recomendada: ROFERON®-A se administrará tras la quimioterapia convencional (con o sin radioterapia) como tratamiento de mantenimiento, a una dosis de 3 mUI en inyección SC, 3 veces por semana, durante un mínimo de 12 meses. Se comenzará la administración de ROFERON®-A tan pronto como el paciente se haya recuperado de los efectos de la quimioterapia, generalmente después de 4 a 6 semanas.

También se puede administrar ROFERON®-A concomitantemente con un régimen convencional de quimioterapia (como la combinación de ciclofosfamida, prednisona, vincristina y doxorrubicina), en una pauta de 6 mUI/m2 por vía SC o IM, desde el día 22o. al 26o. de cada ciclo de 28 días. En el tratamiento concomitante se puede comenzar la administración de ROFERON®-A conjuntamente a con la quimioterapia.

Sarcoma de Kaposi asociado al sida:ROFERON®-A está indicado para el tratamiento del sarcoma de Kaposi asociado al sida en pacientes sin antecedentes de infección oportunista. Todavía no se ha establecido la dosis óptima. Es más probable que un paciente con sarcoma de Kaposi asociado al sida responda al tratamiento si no posee antecedentes de infección por gérmenes oportunistas, si no presenta síntomas B (pérdida de peso superior al 10%, fiebre de origen desconocido ? 38°C, sudores nocturnos) y si el recuento basal de linfocitos T4 es superior a 200 células/mm3.

Dosis inicial: Dosis escalonada hasta 18 mUI/día por lo menos, a ser posible hasta 36 mUI/día, en inyección SC o IM, durante un total de 10 a 12 semanas, a pacientes mayores de 18 años.

La pauta recomendada es la siguiente:

  • Días 1 a 3: 3 mUI/día.
  • Días 4 a 6: 9 mUI/día.
  • Días 7 a 9: 18 mUI/día; si el paciente la tolera, debe aumentarse hasta.
  • Días 10 a 84: 36 mUI/día.

Dosis de mantenimiento: Dosis máxima que pueda tolerar el paciente, pero sin sobrepasar 36 mUI, en inyección SC o IM, tres veces por semana.

Con 3 mUI/día de ROFERON®-A se ha obtenido una tasa de respuesta menor que con la dosis recomendada.

Duración del tratamiento: Es preciso controlar la evolución de las lesiones para determinar la respuesta al tratamiento. El tratamiento debe tener una duración mínima de 10 semanas, preferentemente 12, antes de que el médico decida si debe continuarlo en los respondedores o suspenderlo en los que no responden. En general, transcurren unos 3 meses hasta las primeras manifestaciones de respuesta al tratamiento. Se ha administrado ROFERON®-A por espacio de hasta 20 meses consecutivos. Si el paciente responde al tratamiento, éste deberá proseguirse al menos hasta que no haya indicios de tumor.

Aún no se ha establecido la duración óptima del tratamiento con ROFERON®-A del sarcoma de Kaposi asociado al sida.

Nota: Tras la suspensión del tratamiento con ROFERON®-A reaparecen frecuentemente las lesiones del sarcoma de Kaposi.

Carcinoma renal:Las tasas de respuesta más altas se han registrado en pacientes con enfermedad recurrente o metastásica utilizando ROFERON®-A, bien a una dosis alta (36 mUI/día) en monoterapia, bien a una dosis moderada (18 mUI tres veces por semana), combinado con vinblastina (en combinación con una dosis moderada de ROFERON®-A en monoterapia, tres veces por semana). Los pacientes tratados con una dosis baja de ROFERON®-A (2 mUI/m2/día) no han respondido al tratamiento. En comparación con el régimen monoterápico, la combinación de ROFERON®-A y vinblastina sólo causa aumentos pequeños en la frecuencia de granulocitopenia y lecopenia leve o moderada. La duración de la respuesta y de la supervivencia son similares con ROFERON®-A en monoterapia y en combinación con vinblastina.

ROFERON®-A en monoterapia:

Dosis inicial: Dosis escalorna hasta 18 mUI/día por lo menos, a ser posible hasta 36 mUI/día, en inyección SC o IM, durante un total de 1 a 12 semanas. Se recomienda la inyección IM para las dosis de 36 mUI. La pauta recomendada es la siguiente:

  • Días 1 a 3: 3 mUI/día.
  • Días 4 a 6: 9 mUI/día.
  • Días 7 a 9: 18 mUI/día; si el paciente la tolera, debe aumentarse hasta.
  • Días 10 a 84: 36 mUI/día.

Dosis de mantenimiento: Dosis máxima que pueda tolerar el paciente, pero sin sobrepasar 36 mUI, en inyección SC o IM, tres veces por semana.

Duración del tratamiento: El tratamiento debe tener una duración mínima de 8 semanas, preferentemente 12, antes de que el médico decida si debe continuarlo en los respondedores o suspenderlo en los no respondedores. Se ha administrado ROFERON®-A por espacio de hasta 16 meses consecutivos.

Aún no se ha establecido la duración óptima del tratamiento con ROFERON®-A del carcinoma renal avanzado.

ROFERON®-A con vinblastina:

Dosis inicial: 18 mUI de ROFERON®-A en inyección SC o IM, tres veces por semana, durante un total de 8 a 12 semanas. Se hará todo lo posible para mantener esta dosis; si no la tolera el paciente, se la administrará la dosis más alta que tolere. Durante este período, se administrará concomitantemente vinblastina en inyección IV -siguiendo las instrucciones del fabricante- a la dosis de 0.1 mg/kg de peso corporal, una vez cada 3 semanas.

Dosis de mantenimiento: 18 mUI de ROFERON®-A en inyección SC o IM, tres veces por semana; si el paciente no tolera esta dosis, se le administrará la máxima que tolere, pero sin sobrepasar 18 mUI.

Durante este período se administrará concomitantemente vinblastina en inyección IV -siguiendo las instrucciones del fabricante- a la dosis de 0.1 mg/kg de peso corporal, una vez cada 3 semanas.

Duración del tratamiento: El tratamiento debe tener una duración mínima de 8 semanas, preferentemente 12, antes de que el médico decida si debe continuarlo en los respondedores o suspenderlo en los que no responden. Se ha administrado ROFERON®-A por espacio de hasta 17 meses consecutivos. Aún no se ha establecido la duración óptima del tratamiento con ROFERON®-A y vinblastina del carcinoma renal avanzado.

Melanoma maligno: En 10 a 25% de los pacientes con melanoma maligno avanzado tratados con ROFERON®-A se ha obtenido una remisión objetiva de los tumores cutáneos y viscerales. Con dosis inferiores a 18 mUI tres veces por semana se han registrado tasas de respuesta más bajas. Los pacientes respondedores han tenido una supervivencia más larga que loa no respondedores.

Dosis inicial: 18 mUI de ROFERON®-A en inyección SC o IM, tres veces por semana, durante un total de 8 a 12 semanas.

Dosis de mantenimiento: 18 mUI o la dosis máxima que tolere el paciente en inyección SC o IM, tres veces por semana.

Duración del tratamiento: El tratamiento debe tener una duración mínima de 8 semanas, preferentemente 12, antes de que el médico decida si debe continuarlo en los respondedores o suspenderlo en los que no respondan. Se ha administrado ROFERON®-A por espacio de hasta 24 meses consecutivos. Aún no se ha establecido la duración óptima del tratamiento con ROFERON®-A del melanoma maligno avanzado.

Melanoma maligno extirpado quirúrgicamente:El tratamiento adyuvante con una dosis baja de ROFERON®-A alarga el período libre de enfermedad de los pacientes sin metástasis linfáticas ni a distancia tras la extirpación quirúrgica del melanoma (diámetro de la masa tumoral > 1.5 mm).

Dosis recomendada: ROFERON®-A debe administrarse por vía SC o IM, en una dosis de 3 mUI tres veces por semana.

Duración del tratamiento: El tratamiento debe prolongarse durante 18 meses, empezando como máximo 6 semanas después de la operación.

Hepatitis B crónica activa:ROFERON®-A está indicado para el tratamiento de pacientes adultos con hepatitis B crónica activa que presentan marcadores de replicación vírica, es decir, con positividad para el AND del VHB, la AND-polimerasa o el antígeno HBe.

Dosis recomendada: Todavía no se ha establecido la pauta terapéutica óptima. Normalmente se utilizan dosis de 4.5 mUI SC o IM, tres veces por semana, durante 6 meses.

Si al cabo de un mes de tratamiento no han disminuido los marcadores de replicación vírica o el antígeno HBe, puede aumentarse la dosis de forma escalonada. También puede ajustarse la dosis con arreglo a cómo tolere el paciente la medicación. Si después de 3 a 4 semanas de tratamiento no se aprecia ninguna mejoría, conviene considerar la suspensión del tratamiento.

Niños: Niños con hepatitis B crónica han recibido hasta 10 mUI/m2 sin efectos secundarios importantes.

Sin embargo, no se ha demostrado la eficacia del tratamiento.

Advertencia: No se ha demostrado la eficacia de ROFERON®-A en pacientes con hepatitis B crónica coinfectados por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH).

Hepatitis C crónica:ROFERON®-A está indicado para el tratamiento de pacientes adultos con hepatitis C crónica que presenten anticuerpos anti-VHC y tengan niveles séricos elevados de alanina aminotransferasa (ALT) sin descompensación hepática (clase A de Child). La eficiencia del interferón alfa-2a en el tratamiento de la hepatitis C aumenta si se le combina con ribavirina. No obstante, en caso de intolerancia a la ribavirina o si ésta está contraindicada, ROFERON®-A debe administrarse en monoterapia.

ROFERON®-A combinado con ribavirina:

Pacientes con recaídas: En combinación con ribavirina, ROFERON®-A está indicado para el tratamiento de pacientes adultos con hepatitis C crónica que hayan respondido con anterioridad a la monoterapia con interferón ?, pero que hayan recaído tras la suspensión del tratamiento.

Posología:

ROFERON®-A: 4.5 mUI tres veces por semana en inyección SC o IM, durante 6 meses.

Posología de la ribavirina: 1,000 a 1,200 mg/día, divididos en dos tomas (una por la mañana con el desayuno y otra por la noche con la cena). Para más información sobre la posología y el método de administración de la ribavirina, véase el resumen de características de este producto.

Pacientes sin tratamiento antirretrovírico previo:La eficacia del interferón ?-2a en el tratamiento de la hepatitis C aumenta si se lo combina con ribavirina. No obstante, en caso de intolerancia a la ribavirina o si ésta está contraindicada, ROFERON®-A debe administrarse en monoterapia.

Posología:

ROFERON®-A: 3 a 4.5 mUI en inyección SC o IM, 3 veces por semana, durante 6 meses. Si, en pacientes con genotipo 1 y una alta viremia anterior al tratamiento, el ARN del VHC es negativo al sexto mes de tratamiento, éste debe prolongarse 6 meses más.

Posología de la ribavirina: ver más arriba.

Deben considerarse otros factores de mal pronóstico (más de 40 años de edad, sexo masculino, fibrosis avanzada) para prolongar el tratamiento a 12 meses.

Los pacientes que no presentan una respuesta vírica al cabo de seis meses de tratamiento (ARN del VCH inferior al límite de detección) no suelen presentar respuesta mantenida al tratamiento antirretrovírico (ARN del VHC inferior al límite de detección seis meses después de la suspensión del tratamiento).

ROFERON®-A en monoterapia: ROFERON®-A debe administrarse en monoterapia principalmente en caso de intolerancia a la ribavirina o cuando ésta esté contraindicada.

Dosis inicial: ROFERON®-A se administrará a una dosis de 6 mUI en inyección SC o IM, tres veces por semana durante tres meses, como tratamiento de inducción.

Dosis de mantenimiento: Los pacientes en los que se normalicen los niveles séricos de ALT deben continuar con una terapia de mantenimiento a razón de 3 mUI de ROFERON®-A tres veces por semana durante otros 3 meses o más, con objeto de consolidar la respuesta completa.

En los pacientes sin normalización de los niveles séricos de ALT se debe suspender el tratamiento.

Nota: La mayoría de los pacientes que recaigan tras un tratamiento adecuado lo hacen en los 4 primeros meses después de suspenderlo.

MANIFESTACIONES Y MANEJO DE LA SOBREDOSIFICACION O INGESTA ACCIDENTAL:

No se han descrito casos de sobredosificación, pero la administración repetida de dosis elevadas de interferón pueden producir letargía profunda, astenia, postración y coma. Es aconsejable hospitalizar a tales pacientes para mantenerlos en observación y aplicar las medidas de apoyo necesarias.

Los pacientes que experimentan reacciones graves con ROFERON®-A se recuperan normalmente a los pocos días de suspendido el tratamiento, con ayuda de las medidas de apoyo necesarias. En los ensayos clínicos se ha descrito coma en 0.4% de los pacientes con cáncer.

Presentaciones:

Para venta al público:

  • Caja con jeringa precargada con 3, 4.5 ó 9 mUI en 0.5 ml.
  • Caja con frasco ámpula con 3, 4.5 ó 9 mUI en 1 ml.

Recomendaciones sobre almacenamiento:

Consérvese en refrigeración, entre 2 y 8°C. No se congele. Protéjase de la luz.

Leyendas de proteccion:

Su venta requiere receta médica. Este medicamento deberá ser administrado únicamente por médicos especialistas. Si ni se administra todo el producto deséchese el sobrante. No se administre si la solución no es transparente, si contiene partículas en suspensión o sedimentos. No se administre si el cierre ha sido violado (frasco ámpula). No se deje al alcance de los niños.

Laboratorio y direccion:

Hecho en Suiza por:
F. Hoffmann – La Roche, S.A.
Grenzacherstrasse 124 CH-4070
Basilea, Suiza
Acondicionado y distribuido por: PRODUCTOS ROCHE, S.A. de C.V.
Vía I. Fabela Nte. 1536-B
50030 Toluca, México
® Marca registrada

:

Reg. Núm. 207M91, SSA IV
IEAR-107197/RM2002/IPPA
Definiciones médicas / Glosario
  1. EDEMA, Es la tumefacción de los tejidos debido a un aumento del líquido existente en ellos y suele aparecer tras una lesión.
  2. HEMOGLOBINA, Es la sustancia química de la sangre contenida en los glóbulos rojos yencargada del transporte del oxígeno desde los pulmones a todos lostejidos del organismo.
  3. HEPATITIS, Es la inflamación del hígado producida por una infección, un agentequímico o un fármaco.
  4. HERPES, Es el nombre de una familia de virus que producen las llagas o fuegos del área de la boca (culebrillas) (Herpes Simplex y Herpes zoster,respectivamente).
  5. INFARTO DE MIOCARDIO, Es el nombre científico del ataque al corazón. Se debe a la obstrucción del riego sanguíneo (trombosis) en parte de músculo (mio) del corazón(cardio), que produce su destrucción (infarto).
  6. MELANOMA, Es una pequeña mancha de la piel, plana o elevada, teñida por unpigmento de color negro llamado melanina.
  7. PALPITACIONES, Este término significa que la persona percibe el latido de su corazón, lo que ocurre a menudo durante la quietud de la noche.
  8. SANGRE, El organismo contiene alrededor de 7 litros de sangre, compuesta en un 50% por plasma y en otro 50% por células.
  9. TEMBLOR, Todas las personas tienen un ligero temblor que puede apreciarse mejor en las manos si se extienden los brazos y que tiende a aumentar con la edad. El temblor normal es tan leve que en condiciones normales no se nota.
  Medicamentos