Neolem Capsulas

Para qué sirve Neolem Capsulas , efectos secundarios y cómo tomar el medicamento.

Advertencia! la información que ofrecemos es orientativa y no sustituye en ningún caso la de su médico u otro profesional de la salud..

NEOLEM

CAPSULAS
Agente inmunosupresor

TEVA MEXICO

Denominacion generica:

Ciclosporina A en microemulsión.

Forma farmaceutica y formulacion:

Cada cápsula de gelatina blanda contiene:

Ciclosporina A …………. 25 y 100 mg

Excipiente, cbp ……….. 1 cápsula

Indicaciones terapeuticas:

Trasplantes:

  • Trasplante de órganos sólidos: Prevención del rechazo del injerto posterior al trasplante de riñón, hígado, corazón, corazón-pulmón combinados, pulmón o páncreas alogénico. Tratamiento del rechazo al trasplante en pacientes que previamente recibieron otros agentes inmunosupresores.
  • Trasplante de médula ósea: Prevención del rechazo del injerto posterior al trasplante de médula ósea.
    Prevención o tratamiento de la enfermedad de injerto contra huésped (EICH).

Enfermedades autoinmunes:

  • Uveítis endógena: Uveítis anterior o intermedia activa o infecciosa que comprometa la visión, que no responda al tratamiento convencional o cuando éste cause efectos colaterales indeseables. Uveítis de Behçet con ataques inflamatorios repetidos que involucran la retina.
  • Síndrome nefrótico: Síndrome nefrótico en adultos y niños, esteroideo-dependiente y resistente a los esteroides, debido a enfermedades glomerulares como nefropatía de cambios mínimos, glomerulosclerosis focal y segmentaria o glomerulonefritis membranosa. NEOLEM puede ser usado para inducir o mantener remisiones. También puede ser utilizado para mantener las remisiones inducidas por esteroides, permitiendo la suspensión gradual de esteroides.
  • Artritis reumatoide: Tratamiento de la artritis reumatoide severa activa.
  • Psoriasis: NEOLEM está indicado en pacientes con psoriasis severa en quienes la terapia convencional es ineficaz o inapropiada.
  • Dermatitis atópica: NEOLEM está indicado en pacientes con dermatitis atópica severa cuando la terapia sistémica es requerida.

Farmacocinetica y farmacodinamia en humanos:

Propiedades farmacocinéticas: Cuando se administra NEOLEM Cápsulas proporciona una mejor linealidad de dosis en exposición a ciclosporina (ABCb), un perfil de absorción más consistente, menor influencia de la ingesta de alimentos concomitante y del ritmo diurno que la presentación inyectable. Estas propiedades en combinación provocaron una menor variabilidad intrapaciente de la farmacocinética de la ciclosporina y una mayor correlación entre la concentración mínima y la exposición total (ABCb). Como una consecuencia de estas ventajas adicionales, en el esquema de dosificación de administración con NEOLEM no necesitan tomarse en cuenta periodos más largos entre las comidas.

En suma, NEOLEM produce una exposición más uniforme a la ciclosporina durante todo el día y de día a día en un régimen de mantenimiento con NEOLEM en cápsulas de gelatina blanda comparado a las otras formas orales de ciclosporina. NEOLEM es más rápidamente absorbido (resultando en una Tmáx. promedio de 1 hora más rápido y una Cmáx. promedio de 59% más alto) y muestra en promedio, 29% más de biodisponibilidad. La ciclosporina se distribuye ampliamente fuera del volumen sanguíneo, de 33 a 47% está presente en el plasma, de 4 a 9% en los linfocitos, de 5 a 12% en los granulocitos, y de 41 a 58% en los eritrocitos. En el plasma, aproximadamente 90% está unido a las proteínas, en su mayor parte a lipoproteínas. La ciclosporina es ampliamente biotransformada en aproximadamente 15 metabolitos. No hay una vía metabólica principal única. La eliminación es primariamente biliar, con sólo 6% de la dosis oral excretada en la orina; sólo 0.1% es excretado en la orina como droga sin cambio. Existe una gran variabilidad en los datos reportados sobre la vida media terminal de la ciclosporina, dependiendo del ensayo aplicado y la población blanco empleada. La vida media terminal presenta un rango de 6.3 horas en voluntarios sanos a 20.4 horas en pacientes con enfermedad hepática severa.

Propiedades farmacodinámicas:

Grupo farmacoterapéutico: Agente inmunosupresor.

Contraindicaciones:

Hipersensibilidad a la ciclosporina.

Restricciones de uso durante el embarazo y la lact

La experiencia con ciclosporina en mujeres embarazadas es aún limitada. La información disponible sobre los receptores de trasplante de órganos indica que, comparado con la terapia tradicional, el tratamiento con ciclosporina parece no incrementar el riesgo de efectos adversos sobre el curso y resultado del embarazo. Sin embargo, no hay estudios adecuados y bien controlados en mujeres embarazadas, por lo tanto, NEOLEM debe ser utilizado durante el embarazo sólo si el beneficio potencial justifica el riesgo probable sobre el feto. La ciclosporina pasa a la leche materna. Las madres que estén recibiendo NEOLEM no deben ofrecer alimentación al seno materno.

Reacciones secundarias y adversas:

Los siguientes efectos colaterales observados con ciclosporina IV son también observados cuando se administra NEOLEM. Estos son usualmente dependientes de la dosis y responden a la reducción de la dosis. Lo observado más frecuentemente incluye hipertricosis, temblor, alteración de la función renal (ver Advertencias y precauciones especiales de uso), hipertensión (particularmente en pacientes con trasplante cardiaco), disfunción hepática, fatiga, hipertrofia gingival, alteraciones gastrointestinales (anorexia, náusea, vómito, dolor abdominal, diarrea) y sensación de quemadura en manos y pies (usualmente durante la primera semana de tratamiento). Ocasionalmente pueden presentarse cefaleas, exantema de posible origen alérgico, anemia moderada, hipercalcemia, hiperuricemia, hipomagnesemia, aumento de peso, edema, pancreatitis, parestesias, convulsiones, se pueden desarrollar dismenorrea o amenorrea reversibles. Raramente se han reportado calambres musculares, debilidad muscular o miopatía. Especialmente en los pacientes con trasplante hepático pueden aparecer signos de encefalopatía, también son descritas alteraciones en la visión y movimiento y el deterioro de la conciencia. Si estas alteraciones son causadas por la ciclosporina, la enfermedad subyacente, o cualquier otra condición, se deberá establecer la causa.

En raras situaciones, se ha observado trombocitopenia asociada con anemia hemolítica microangiopática y falla renal (síndrome hemolítico urémico). Se han desarrollado neoplasias y enfermedades linfoproliferativas, pero su incidencia y distribución son similares a aquéllas observadas en pacientes con terapia inmunosupresora convencional.

Interacciones medicamentosas y de otro genero:

Se debe tener cuidado cuando se use NEOLEM junto con compuestos que son conocidos por tener efectos nefrotóxicos, por ejemplo, aminoglucósidos, anfotericina B, ciprofloxacina, melfalan y trimetoprim. Ya que los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos por sí mismos pueden tener un efecto adverso sobre la función renal, el uso concomitante de éstos con la terapia con NEOLEM o un incremento en sus dosis debe tener un seguimiento particularmente cercano de la función renal. Si el diclofenaco es iniciado durante la terapia con NEOLEM se debe usar la dosis terapéutica más baja. NEOLEM puede incrementar el potencial de la lovastatina y la colchicina para inducir la toxicidad muscular, incluyendo dolor y debilidad muscular. El uso concomitante de estos fármacos con NEOLEM debe ser considerado cuidadosamente. Varios agentes son conocidos ya sea de incrementar o disminuir las concentraciones de ciclosporina en plasma o en sangre total, por inhibición competitiva o inducción de enzimas hepáticas involucradas en el metabolismo y excreción de la ciclosporina, en particular el citocromo P450. Los agentes conocidos por incrementar ambas concentraciones incluyen: ketoconazol, macrólidos como la eritromicina y josamicina, doxiciclina, anticonceptivos orales, propafenona y algunos agentes bloqueadores de canales de calcio, incluyendo diltiazem, nicardipina y verapamil. Ya que la nifedipina puede provocar hiperplasia gingival, se recomienda que se evite en pacientes que desarrollen hipertrofia gingival durante la terapia con NEOLEM. Los agentes que se sabe disminuyen la concentración de ciclosporina plasmática y en la sangre total incluyen barbituratos, carbamacepina, fenitoína, metamizol, rifampicina, nafcilina y la sulfadimidina y trimetoprim administrados intravenosamente (no las formas orales). Si es inevitable la administración combinada, son esenciales un cuidadoso seguimiento de la concentración sanguínea de la ciclosporina y las modificaciones apropiadas a la dosis de NEOLEM. Se ha notado que la ciclosporina reduce la depuración de prednisolona y, a la inversa, la terapia a altas dosis con metilprednisolona puede incrementar la concentración sanguínea de ciclosporina.

Alteraciones en los resultados de pruebas de labor

Se ha reportado de inducir un ligero incremento reversible en los lípidos sanguíneos. Alteración en los niveles de potasio sérico, ocasionalmente NEOLEM causa hipercaliemia o puede agravar la hipercaliemia preexistente. Aumento de creatinina y urea séricas. Incrementos reversibles en la bilirrubina sérica y, ocasionalmente, en las enzimas hepáticas.

Precauciones en relacion con efectos de carcinogen

Precauciones: NEOLEM debe ser prescrito sólo por médicos que tengan experiencia en terapia inmunosupresora y que pueden proporcionar un seguimiento adecuado, incluyendo una exploración física completa normal, medición de la presión sanguínea y control de los parámetros de seguridad del laboratorio. Los pacientes trasplantados que reciban el fármaco deben ser manejados en instalaciones con adecuados recursos de laboratorio y soporte médico. El médico responsable del mantenimiento de la terapia debe recibir información completa del seguimiento del paciente. NEOLEM no debe ser administrado con agentes inmunosupresores como los corticosteroides. Sin embargo, algunos centros utilizan la ciclosporina junto con la azatioprina y corticosteroides u otros agentes inmunosupresores (todos en dosis bajas), con el fin de reducir el riesgo de disfunción renal o cambios estructurales renales inducidos por ciclosporina. Cuando la ciclosporina es usada con otros agentes inmunosupresores, existe el riesgo de una sobreinmunosupresión, lo cual puede conducir a la susceptibilidad incrementada a infecciones y al desarrollo de linfomas.

Durante las primeras semanas de terapia con NEOLEM puede presentarse una frecuente complicación potencialmente seria, un incremento de la creatinina y urea séricas. Estos cambios funcionales son dependientes de la dosis y reversibles, usualmente responden a la reducción de la dosis. Durante el tratamiento a largo plazo, algunos pacientes pueden desarrollar cambios estructurales en el riñón (por ejemplo, fibrosis intersticial) lo cual, en pacientes con trasplante renal, debe ser diferenciado de los cambios debidos al rechazo crónico. NEOLEM puede también causar, dependiendo de la dosis, incrementos reversibles en la bilirrubina sérica y, ocasionalmente, en las enzimas hepáticas. Se requiere de un seguimiento estrecho de los parámetros que valoran las funciones renal y hepática. Los valores anormales pueden necesitar de la reducción de la dosis. Para el seguimiento de los niveles de ciclosporina en sangre total se prefiere un anticuerpo monoclonal específico (medición de la droga madre); de igual forma puede ser usado un método de HPLC, el cual también mide la droga madre. Si el plasma o el suero son usados, se debe seguir un protocolo estándar de separación (tiempo y temperatura). Para el monitoreo inicial de los pacientes con trasplante de hígado, ya sea que deba ser usado el anticuerpo específico monoclonal, o mediciones paralelas deben ser realizadas usando tanto el anticuerpo específico monoclonal como el anticuerpo monoclonal no específico, para asegurar una dosis que proporcione una inmunosupresión adecuada.

Se debe recordar que la concentración de ciclosporina en sangre, plasma o suero es solamente uno de los muchos factores que contribuyen al estado clínico del paciente. Por lo tanto, los resultados deben servir sólo como una guía para dosificar, en relación con otros parámetros clínicos y de laboratorio.

Durante la terapia con NEOLEM se requiere de la vigilancia regular de la presión arterial; si se desarrolla hipertensión se deberá iniciar el tratamiento antihipertensivo apropiado. Ya que en raras ocasiones se ha reportado que la ciclosporina induce un ligero incremento reversible en los lípidos séricos, es aconsejable realizar determinaciones de lípidos antes del tratamiento y después del primer mes de tratamiento. En caso que se descubra que los lípidos se incrementaron, se deberá considerar la restricción de grasas en la dieta y si fuera apropiado la reducción de la dosis.

Los pacientes que estén bajo tratamiento con NEOLEM deberán evitar la ingesta de dietas altas en potasio y no deberán tomar medicamentos conteniendo potasio o diuréticos ahorradores de potasio. Ya que ocasionalmente la ciclosporina causa hipercaliemia o puede agravar la hipercaliemia preexistente, se recomienda vigilar el potasio sérico, especialmente en pacientes con marcada disfunción renal.

Se debe tener precaución en pacientes tratados con hiperuricemia.

Durante el tratamiento con NEOLEM la vacunación puede ser menos efectiva y se debe evitar el uso de vacunas vivas atenuadas.

Advertencias y precauciones especiales de uso: Los pacientes con función renal anormal, hipertensión no controlada, infecciones no controladas o cualquier tipo de malignidades, no deben recibir NEOLEM. Debido a que NEOLEM puede deteriorar la función renal, sólo los pacientes con función renal normal deberán ser tratados.

Es necesario valorar la función renal frecuentemente y si la creatinina sérica permanece aumentada a más de 30% por arriba de los niveles registrados de creatinina antes de iniciar la terapia con NEOLEM en más de una medición, se deberá reducir la dosificación de NEOLEM de 25 a 50%.

Estas recomendaciones aplican aun si los valores del paciente bajan y permanecen dentro del rango normal del laboratorio. Los pacientes con función renal basal anormal inicialmente deberán ser tratados con 2.5 mg/kg al día y deben ser monitoreados muy cuidadosamente. En algunos pacientes puede ser difícil detectar la disfunción renal inducida por NEOLEM a causa de los cambios en la función renal relacionados al síndrome nefrótico per se. Esto explica por qué en raros casos, NEOLEM se ha asociado a alteraciones en la estructura renal sin incremento de la creatinina sérica. La biopsia renal se debe considerar para pacientes con nefropatía esteroide-dependiente con cambios mínimos, en quienes la terapia con NEOLEM se ha mantenido por más de 1 año.

En pacientes con síndrome nefrótico tratado con inmunosupresores (incluyendo NEOLEM) se ha reportado ocasionalmente el desarrollo de malignidades (incluyendo linfoma de Hodgkin).

La suspensión de la terapia con NEOLEM es también recomendable si se desarrolla hipertensión arterial durante el tratamiento, que no puede ser controlada con terapia apropiada.

Debido a que la experiencia con NEOLEM en niños con dermatitis atópica es todavía limitada hasta la fecha, su uso en esta población de pacientes no se recomienda.

Los pacientes ancianos deben ser tratados sólo en la presencia de dermatitis atópica incapacitante y la función renal debe ser monitoreada con especial cuidado.

La linfadenopatía benigna comúnmente se asocia con brotes de dermatitis atópica que invariablemente desaparece espontáneamente o con mejoría general en la enfermedad. Se debe vigilar regularmente la linfadenopatía observada bajo tratamiento con ciclosporina. La linfadenopatía que persiste a pesar de la mejoría en la actividad de la enfermedad debe ser examinada por biopsia como una medida de prevención para asegurar la ausencia de linfoma.

Las infecciones activas por herpes simple deben estar resueltas antes de iniciar el tratamiento con NEOLEM, sin embargo, ésta no es una razón de peso para suspender el fármaco si ellas ocurrieran durante el tratamiento, a menos que la infección sea severa.

Las infecciones de piel con Staphylococcus aureus no son en absoluto contraindicación para la terapia con NEOLEM, pero deben ser controladas con antibióticos apropiados. Se debe evitar la eritromicina oral, conocida por tener el potencial de incrementar la concentración sanguínea de ciclosporina (ver Interacciones medicamentosas y de otro género) o, si no hay alternativa, se recomienda un seguimiento estrecho de los niveles sanguíneos de ciclosporina, función renal y por efectos colaterales de la ciclosporina. En virtud del riesgo potencial de desarrollar malignidad cutánea, los pacientes bajo terapia con NEOLEM deben ser advertidos de evitar el exceso de exposición al sol sin protección y no deben recibir concomitantemente las irradiaciones ultravioleta B o la fotoquimioterapia PUVA.

Información de seguridad preclínica:

Teratogénesis: La ciclosporina no resultó ser teratogénica en los animales.

Dosis y via de administracion:

Dosis: La dosis diaria total de NEOLEM siempre deberá ser dividida en 2 dosis.

Trasplantes: Los rangos de dosis que se mencionan a continuación para la administración oral, van encaminados a servir solamente como guía. Se requiere vigilancia de rutina de los niveles sanguíneos de ciclosporina; esto puede ser llevado a cabo por medio de un método de RIA basado en los anticuerpos monoclonales. Los resultados obtenidos servirán como una guía para la determinación de la dosis real requerida para alcanzar la concentración deseada en cada paciente individualmente (ver Precauciones):

  • Trasplante de órganos sólidos: El tratamiento con NEOLEM debe ser iniciado dentro de las 12 horas antes del trasplante a una dosis de 10 a 15 mg/kg divididos en 2 dosis.
    Esta dosis debe ser mantenida como la dosis diaria por 1 a 2 semanas posoperatoriamente, antes de que sea gradualmente reducida de acuerdo con los niveles sanguíneos hasta alcanzar una dosis de mantenimiento de aproximadamente 2 a 6 mg/kg administrados en dos dosis divididas.
    Cuando se administra NEOLEM con otros inmunosupresores (por ejemplo, con corticosteroides o como parte de una terapia de fármacos triple o cuádruple), se pueden usar dosis bajas (por ejemplo, 3 a 6 mg/kg dados en dos dosis divididas para el tratamiento inicial).
  • Trasplante de médula ósea: La dosis inicial debe administrarse un día antes del trasplante. En la mayoría de los casos se prefiere la infusión IV para este propósito, la dosis recomendada es de 3 a 5 mg/kg al día. La infusión se continúa a este nivel de dosis durante el periodo inmediato postrasplante de hasta dos semanas antes de que se cambie a la terapia oral de mantenimiento con NEOLEM a dosis diarias de aproximadamente 12.5 mg/kg administradas en dos dosis divididas.
    El tratamiento de mantenimiento se debe continuar por lo menos 3 meses (y preferentemente durante 6 meses) antes de que la dosis sea gradualmente disminuida a cero hasta el año después del trasplante. Si se usa NEOLEM para iniciar la terapia, la dosis diaria recomendada es de 12.5 a 15 mg/kg dividida en dos tomas, empezando un día antes del trasplante.
    En presencia de enfermedades-alteraciones gastrointestinales que pudieran disminuir la absorción del fármaco, pudieran ser necesarias dosis más altas de NEOLEM, o el uso de la terapia IV.
    En algunos pacientes la EICH se desarrolla después de la suspensión del tratamiento con NEOLEM, pero usualmente responde favorablemente al reinicio del tratamiento. Las dosis bajas de NEOLEM se deben usar para tratar la EICH leve crónica.

Administración: NEOLEM siempre debe ser suministrado en dos dosis divididas. Cuando el envase de burbuja está abierto, es notable un olor característico. Esto es normal y no significa que haya algo malo con la cápsula. Las cápsulas deben ser tragadas enteras (ver más adelante Recomendaciones prácticas).

Nota: La experiencia con NEOLEM en niños es aún limitada.

Conversión de ciclosporina IV a NEOLEM: La información disponible indica que después de una conversión 1:1 de ciclosporina IV a NEOLEM, las concentraciones mínimas de ciclosporina en la sangre total son comparables. Sin embargo, en muchos pacientes pueden ocurrir las concentraciones pico más altas (Cmáx.) y un incremento a la exposición de la droga (ABC). En un pequeño porcentaje de pacientes estos cambios son más marcados y pueden ser clínicamente significativos. Su magnitud depende ampliamente de la variabilidad individual de la absorción de ciclosporina la cual tiene biodisponibilidad altamente variable. Los pacientes con niveles mínimos variables o dosis muy altas de NEOLEM pueden ser pobres o inconsistentes absorbedores de ciclosporina (por ejemplo, pacientes con fibrosis quística, pacientes con trasplante de hígado con colestasis o pobre secreción biliar, niños o algunos receptores de trasplante renal) quienes pueden, en la conversión a NEOLEM, convertirse en buenos absorbedores. Por lo tanto, en esta población, el incremento en la biodisponibilidad de la ciclosporina después de una conversión 1:1 de ciclosporina IV a NEOLEM puede ser mayor de lo usualmente observado. Por lo tanto, la dosis de NEOLEM debe ser calculada individualmente de acuerdo con su nivel de rango mínimo objetivo.

Se debe enfatizar que la absorción de la ciclosporina de NEOLEM es menos variable y la correlación entre la ciclosporina en concentraciones mínimas y la exposición (en términos de ABC) es más fuerte que con otras presentaciones comerciales. Esto hace a las concentraciones mínimas de ciclosporina sanguínea un parámetro más robusto y de confianza para la vigilancia terapéutica del fármaco. Ya que la conversión de ciclosporina IV a NEOLEM puede resultar en una exposición incrementada a la droga, se deben observar las siguientes reglas:

  • En pacientes trasplantados: NEOLEM debe ser iniciado con la misma dosis diaria como fue previamente usado con ciclosporina IV. Las concentraciones mínimas de ciclosporina sanguínea deben ser monitoreadas inicialmente dentro de los 4 a 7 días después de la conversión a NEOLEM. En suma, los parámetros de seguridad clínica como la creatinina sérica y la presión arterial deben ser vigilados durante los primeros 2 meses después de la conversión.
    Si los niveles sanguíneos mínimos de la ciclosporina están fuera del rango terapéutico y/o aparece empeoramiento de los parámetros de seguridad clínica, la dosificación debe ser ajustada.
  • En pacientes tratados por indicaciones que no son trasplantes: NEOLEM debe ser iniciado con la misma dosis diaria como se usó con ciclosporina IV. Dos, 4 y 8 semanas después de la conversión, el nivel de creatinina sérica y la presión arterial deben ser monitoreados. Si los niveles de creatinina en el suero o la presión arterial exceden significativamente los niveles de preconversión o si los niveles de creatinina sérica aumentan a más de 30% por encima de los niveles de creatinina previo a la terapia con NEOLEM en más de una medición, la dosis deberá ser reducida (ver Advertencias y precauciones especiales de uso). En caso de toxicidad inesperada o ineficacia de la ciclosporina, se deben monitorear los niveles mínimos sanguíneos.

Recomendaciones prácticas: Las cápsulas de NEOLEM deberán permanecer en el envase de burbuja hasta que se requieran para su uso y deberán guardarse a temperaturas que no excedan de 25°C.

Enfermedades autoinmunes:

  • Uveítis endógena: Para inducir remisión, inicialmente se recomiendan 5 mg/kg al día administrados en dos dosis divididas por vía oral, hasta que la remisión de la inflamación uveal activa y el mejoramiento de la agudeza visual sean alcanzados. En casos refractarios, la dosis puede ser incrementada a 7 mg/kg al día por un periodo limitado.
    Para lograr la remisión inicial, o para contrarrestar los ataques oculares inflamatorios, se puede agregar el tratamiento con corticosteroides sistémicos con una dosis diaria de 0.2 a 0.6 mg/kg de prednisona o un equivalente si NEOLEM solo no controla la situación suficientemente. Para el tratamiento de mantenimiento, la dosis debe ser reducida lentamente al nivel más bajo efectivo, el cual no deberá exceder de 5 mg/kg al día, durante las fases de remisión.
  • Síndrome nefrótico: Para inducir remisión, la dosis diaria recomendada administrada en dos dosis divididas por vía oral es de 5 mg/kg para adultos y 6 mg/kg para niños, excepto para proteinuria y si la función renal es normal. En pacientes con deterioro de la función renal, la dosis inicial no debe exceder de 2.5 mg/kg al día. Se recomienda la combinación de NEOLEM con dosis bajas de corticosteroides orales si el efecto de NEOLEM solo no es satisfactorio, especialmente en pacientes resistentes a esteroides.
    Si ninguna mejoría se observa después de 3 meses de tratamiento, se debe suspender la terapia con NEOLEM. La dosis necesita ser ajustada individualmente de acuerdo con la eficacia (proteinuria) y seguridad (creatinina sérica primariamente), pero no debe exceder de 5 mg/kg al día en adultos y 6 mg/kg al día en niños.
    Para el tratamiento de mantenimiento, la dosis debe ser reducida lentamente al nivel más bajo efectivo.
  • Artritis reumatoide: Para las primeras 6 semanas de tratamiento la dosis recomendada es de 3 mg/kg/día oralmente, administrada en dos dosis divididas. Si el efecto es insuficiente, la dosis diaria puede ser incrementada gradualmente como la tolerabilidad lo permita (ver Advertencias y precauciones especiales de uso), pero no debe excederse de 5 mg/kg. Para alcanzar la efectividad total, pueden ser requeridas hasta 12 semanas de terapia con NEOLEM.
    Para el tratamiento de mantenimiento la dosis debe ser calculada individualmente de acuerdo con la tolerabilidad. NEOLEM puede darse en combinación con dosis bajas de corticosteroides y/o antiinflamatorios no esteroideos. NEOLEM puede también ser combinado con dosis bajas de metotrexato semanalmente, en pacientes que tienen una respuesta insuficiente al metotrexato solo, usando inicialmente 2.5 mg/kg de NEOLEM en dos dosis divididas por día, con la opción de incrementar la dosis como lo permita la tolerabilidad.
  • Psoriasis: Debido a la variabilidad de esta condición, el tratamiento debe ser individualizado. Para inducir remisión, se recomienda la dosis inicial de 2.5 mg/kg al día administrada oralmente dividida en dos dosis.
    Si no hay ninguna mejoría después de 1 mes, la dosis diaria puede ser gradualmente incrementada, pero no debe exceder de 5 mg/kg.
    El tratamiento debe ser suspendido en pacientes en quienes la respuesta suficiente de lesiones de psoriasis no pueda ser alcanzada dentro de las 6 semanas con 5 mg/kg al día, o en quienes la dosis efectiva no sea compatible con las guías de seguridad establecidas.
    Las dosis iniciales de 5 mg/kg al día son justificadas en pacientes en los que su condición requiere de una rápida mejoría. Una vez que la respuesta satisfactoria es alcanzada, NEOLEM puede ser suspendido y la subsecuente recaída manejada con reintroducción de NEOLEM a la dosis efectiva previa. En algunos pacientes puede ser necesaria la terapia de mantenimiento continua.
    Para el tratamiento de mantenimiento, las dosis deben ser calculadas individualmente al nivel más bajo eficaz y no deben exceder de 5 mg/kg al día.
  • Dermatitis atópica: Debido a la variabilidad de esta condición, el tratamiento debe ser individualizado. El rango de dosis recomendado es de 2.5 a 5 mg/kg/día administrados por vía oral en dos dosis divididas. Si una dosis inicial de 2.5 mg/kg/día no alcanza una respuesta satisfactoria dentro de las dos semanas de terapia, la dosis diaria puede ser rápidamente incrementada a un máximo de 5 mg/kg.
    En casos muy severos, es más factible que ocurra un rápido y adecuado control de la enfermedad empezando con una dosis de 5 mg/kg/día. Una vez que la respuesta satisfactoria es alcanzada, la dosis debe ser reducida gradualmente y si es posible se debe suspender NEOLEM. La recaída subsecuente puede ser manejada con cursos posteriores de NEOLEM.
    Aunque un curso de terapia de 8 semanas puede ser suficiente para alcanzar la respuesta, se ha observado de ser eficaz y bien tolerado hasta un año de terapia, proporcionando la vigilancia de acuerdo con los lineamientos establecidos.

Si se intercambia con otra ciclosporina podría ser necesario modificar la dosis.

Vía de administración: Oral.

MANIFESTACIONES Y MANEJO DE LA SOBREDOSIFICACION O INGESTA ACCIDENTAL:

No se dispone de experiencia de sobredosis aguda con NEOLEM. Puede ocurrir disfunción renal, la cual se espera resolver al suspender el fármaco. Si está indicado, deben instalarse medidas generales de apoyo.

La eliminación puede ser alcanzada sólo por medidas no específicas, incluyendo lavado gástrico; debido a que la ciclosporina no es dializable, en gran parte tampoco es bien depurada por la hemoperfusión por carbón.

Presentaciones:

Caja con 50 cápsulas de 25 ó 100 mg.

Recomendaciones sobre almacenamiento:

Las cápsulas deberán permanecer en el envase de burbuja hasta que se requieran para su uso y deberán guardarse a temperaturas que no excedan de 25°C.

Leyendas de proteccion:

Este medicamento debe ser administrado por médicos con experiencia en el uso de inmunosupresores en pacientes sometidos a trasplantes de órganos o médula ósea. Su venta requiere receta médica. No se deje al alcance de los niños. Literatura exclusiva para médicos. No se administre durante el embarazo y la lactancia. No se han establecido la seguridad y eficacia en los niños.

Laboratorio y direccion:

Distribuido en México por: LEMERY, S.A. de C.V.
Mártires de Río Blanco No. 54
Colonia Huichapan Xochimilco
16030 México, D.F.

:

Reg. Núm. 504M2001, SSA
CEAR-1030631/RM2002/IPPA
Definiciones médicas / Glosario
  1. BIOPSIA, Pequeña pieza de tejidos extraído mediante una operación, para eldiagnóstico o para controlar los efectos de un tratamiento.
  2. HERPES, Es el nombre de una familia de virus que producen las llagas o fuegos del área de la boca (culebrillas) (Herpes Simplex y Herpes zoster,respectivamente).
  3. SANGRE, El organismo contiene alrededor de 7 litros de sangre, compuesta en un 50% por plasma y en otro 50% por células.
  Medicamentos