Prospecto y para qué sirve L-AMPHO ANFOTERICINA B COMPLEJO LIPIDICO Suspensión Inyectable

Composición:

Cada ml de suspensión contiene: Anfotericina B 5.0 mg. Adicionalmente contiene: Dimiristoilfosfatidilcolina (DMPC), Dimiristoilfofatidilglicerol (DMPG como Sal Sódica), Cloruro de Sodio, Hidróxido de Sodio (para Ajuste de pH) y Agua para Inyectable.

Descripción:

L-Ampho es una suspensión libre de pirógenos, estéril e isotónica, de color amarillento y de apariencia opaca.

Contraindicaciones:

L-ampho está contraindicado en pacientes con hipersensibilidad conocida a amfotericina B o cualquiera de sus componentes, a menos que según opinión médica los beneficios sean mayores a los riesgos.

Propiedades:

Información farmacológica:

L-ampho es un complejo de amfotericina B con 2 fosfolípidos. La amfotericina B es un antibiótico antifúngico de amplio espectro macrocíclico, poliénico, producido por Streptomyces nodosus. Actúa por unión a los esteroles de la membrana celular del hongo, lo que altera su permeabilidad y la célula pierde potasio y moléculas pequeñas.

Propiedades farmacodinámicas:

Mecanismo de acción: Amfotericina B, el componente activo de L-ampho, puede actuar como fungistático o fungicida, dependiendo de su concentración y la susceptibilidad del hongo. La droga actúa uniéndose a los esteroles en la membrana celular del hongo lo que causa el daño subsiguiente a la membrana. Como resultado de esto, el contenido celular escapa, lo que lleva en última instancia a la muerte de la célula.

Actividad microbiológica:

Amfotericina B es activo contra muchos patógenos fungicidas in vitro, incluyendo Candida spp., Cryptococcus neoformans, Aspergillus spp., Mucor spp., Sporothrix schenckii, Blastomyces dermatitidis, Coccidioides immitis e Histoplasma capsulatum. La mayoría son inhibidos por amfotericina B en concentraciones de 0.03-1.0 g/ml. Amfotericina B posee poca o nula actividad contra virus y bacterias.

Propiedades farmacocinéticas:

Las propiedades farmacocinéticas de L-ampho y amfotericina B en formulaciones convencionales conteniendo desoxicolina, son distintas. Estudios farmacocinéticos en animales muestran que, luego de la administración de L-ampho, los niveles de amfotericina B eran más altos en el hígado y el bazo. La amfotericina B de L-ampho fue rápidamente distribuida en los tejidos. La relación de las concentraciones de la droga en tejidos y sangre aumentó desproporcionadamente con el aumento de la dosis, sugiriendo que la eliminación de la droga desde los tejidos fue retrasada. Los niveles máximos de amfotericina B en sangre fueron menores después de la administración de L-ampho comparativamente a la administración de cantidades equivalentes de la droga convencional. La administración de amfotericina B convencional dio lugar a niveles mucho más bajos en tejido que comparativamente a la administración de L-ampho. El rápido clearance y el gran volumen de distribución de L-ampho dan lugar a un área bajo la curva relativamente bajo y son consistentes con la información preclínica que demuestran altas concentraciones en tejido. La cinética de L-ampho es no lineal.

Información de seguridad:

Los estudios de toxicidad en roedores demostraron que L-ampho es 10 a 20 veces menos tóxico que amfotericina B convencional. Estudios de toxicidad multidosis en perros, con duración de 2 a 4 semanas, mostraron que sobre una base de mg/kg, L-ampho es 8 a 10 veces menos nefrotóxico que amfotericina B. La disminución en la nefrotoxicidad es probablemente resultado de concentraciones más bajas de la droga en el riñón.

Posología:

L-ampho es una suspensión libre de pirógenos, estéril, para ser diluida para infusión I.V. Como en todo uso de productos de amfotericina B, se debe tener acceso rápido a instalaciones de resucitación cardiopulmonar, debido a la posibilidad de ocurrencia de reacciones anafilácticas. Para el tratamiento de infecciones sistémicas se recomienda una dosis diaria de 5.0 mg/kg/día por al menos 14 días. L-ampho puede ser administrada por infusión I.V. a una velocidad de 2.5 mg/kg/hr. La primera infusión se debe preparar según las instrucciones y se debe administrar al paciente aproximadamente 1.0 mg por infusión I.V. durante 15 minutos. Una vez administrada esta cantidad se debe parar la infusión y observar cuidadosamente al paciente durante 30 minutos. Si el paciente no muestra signos de hipersensibilidad, la infusión puede continuar. L-ampho puede ser disuelto en dextrosa 5% en concentración de 1 mg/ml para ser administrado en infusión I.V. Sin embargo, a pacientes pediátricos y con enfermedad cardiovascular, L-ampho debe ser administrado en infusión I.V. de una dilución de 2 mg/ml de dextrosa 5%.

Preparación de la mezcla para infusión:

Agite suavemente el envase y retire la dosis de amfotericina B requerida, desde el envase usando 1 o más jeringas, de capacidad suficiente (20 ml o menos), usando una aguja de calibre 18. Retire la aguja de la jeringa que contiene L-ampho y reemplácela por la aguja con microfiltro de 5 µ que viene junto al producto. Inserte la aguja con microfiltro en una bolsa que contiene solución inyectable de dextrosa 5% y vacíe el contenido de la jeringa en la bolsa. Agite la bolsa hasta que el contenido se mezcle completamente. No utilice la mezcla para infusión si hay alguna evidencia de material extraño. La infusión es mejor administrada utilizando una bomba de infusión. La manipulación aséptica debe ser estrictamente observada al trabajar con L-ampho, ya que en su formulación no contiene ningún tipo de preservante o agente bacteriostático. L-ampho viene en un envase para ser utilizado en 1 dosis, por lo tanto cualquier material inutilizado debe ser desechado. No diluya con solución salina de cloruro de sodio o mezcle con otras drogas o electrolitos. No utilice un filtro microbiano on-line. Durante la administración de la mezcla para infusión de L-ampho (1 mg/1 ml), mezcle constantemente el contenido de esta, agitando la bolsa cada 2 horas. No es recomendable almacenar la mezcla para infusión de L-ampho. Durante la administración de L-ampho, los niveles séricos de creatinina deben ser monitoreados debido al riesgo de toxicidad renal. La dosis debe ser ajustada sólo después de considerar la condición clínica total del paciente. L-ampho se ha administrado por períodos tan largos como 11 meses, y las dosis acumulativas han sido tan altas como 56.6 g, sin presentar toxicidad significativa.

Uso pediátrico:

Infecciones fúngicas sistémicas en niños han sido tratadas con L-ampho en dosis comparables a las recomendadas para uso en adultos con peso corporal promedio.

Uso en pacientes adultos mayores:

Infecciones fúngicas sistémicas en pacientes adultos mayores han sido tratadas con L-ampho en dosis comparables a las recomendadas para uso en adultos con peso corporal promedio.

Uso en pacientes con neutropenia:

L-ampho ha sido utilizado para el tratamiento sistémico de infecciones fúngicas en pacientes con neutropenia severa (agranulocitosis, granulocitopenia; granulopenia) como consecuencia de enfermedades hematológicas malignas o el uso de drogas citostáticas o inmunosupresoras.

Efectos Colaterales:

Pacientes en los que se observó toxicidad renal significativa después de tratamiento con amfotericina B convencional, frecuentemente no experimentan efectos similares cuando L-ampho es substituido. Las reacciones adversas que se relacionaron con la administración de L-ampho han sido suaves o moderadas, y han sido generalmente más frecuentes durante los primeros 2 días de la dosificación. Premedicación (e.g. paracetamol) se puede administrar para la prevención de acontecimientos adversos relacionados con la infusión. Los efectos adversos más comunes son escalofríos, fiebre, náuseas, vómito, que pueden ocurrir durante los primeros 2 días del tratamiento. La declinación en la función renal, mostrada por el incremento sérico de creatinina, azotemia e hipocalemia, generalmente no requieren la discontinuación del tratamiento. L-ampho no ha sido reportado como causa directa de cambios en la función hepática o hematológica. Las reacciones adversas que hayan sido reportadas en el uso de amfotericina B convencional, pueden ocurrir con L-ampho. En general, el médico debe supervisar al paciente para cualquier tipo de acontecimiento adverso asociado a amfotericina B convencional.

Contraindicaciones:

L-ampho está contraindicado en pacientes con hipersensibilidad conocida a amfotericina B o cualquiera de sus componentes, a menos que según opinión médica los beneficios sean mayores a los riesgos.

Precauciones:

Infecciones fúngicas sistémicas:

L-ampho no debe ser utilizado para el tratamiento común o superficial, de infecciones fúngicas que no manifiestan signos clínicos y que son detectables sólo por pruebas o tests cutáneos o serológicas.

Insuficiencia renal:

Dado que amfotericina B es una droga potencialmente nefrotóxica, es recomendable realizar un monitoreo de la función renal en pacientes con insuficiencia renal preexistente, previamente a su utilización, y por lo menos 1 vez por semana durante la terapia. L-ampho puede ser administrado a los pacientes que sometidos a diálisis renal o la hemofiltración sólo después de finalizado este procedimiento. Debe monitorearse continuamente los niveles séricos de potasio y magnesio.

Insuficiencia hepática:

Pacientes con daño hepático debido a infección, con enfermedad injerto-contra huésped u otras enfermedades hepáticas o por administración de drogas hepatotóxicas, han sido tratados con L-ampho. En casos en que se produjo un incremento en los niveles séricos de bilirrubina, fosfatasas alcalinas o transaminasas, otros factores además del uso de L-ampho estaban presentes y fueron considerados como posibles generadores de estas anormalidades. Estos factores incluyen infección, hiperalimentación, hepatotoxicidad de drogas concomitantes y enfermedad injerto-contra huésped.

Embarazo y lactancia:

Aunque se dispone de pocos datos, se ha utilizado amfotericina B convencional en el tratamiento de infecciones fúngicas sistémicas en mujeres embarazadas, sin efectos obvios sobre el feto. Estudios de la toxicidad en reproducción de amfotericina B en ratas y conejos, no mostraron evidencia de embriotoxicidad, fetotoxicidad o teratogenia. Sin embargo, no se ha establecido seguridad para el uso de L-ampho en mujeres embarazadas y nodrizas. Por consiguiente, L-ampho debe administrarse a mujeres embarazadas y nodrizas, sólo en casos de enfermedad con riesgo vital cuando los beneficios son mayores al riesgo al que se exponen madre y feto.

Efectos en la habilidad para conducir y manejar maquinaria:

Es poco probable que L-ampho pueda afectar la capacidad de un individuo de conducir o de utilizar las máquinas, puesto que las reacciones adversas son generalmente relacionadas con la infusión. Sin embargo, la condición clínica de los pacientes que requieren tratamiento con L-ampho, generalmente imposibilita el conducir o manejar maquinaria.

Carcinogénesis, mutagénesis y efectos sobre la fertilidad:

Desde que la amfotericina B convencional se utiliza, no se ha informado de casos de carcinogénesis, mutagénesis, teratogénesis o problemas en la capacidad fértil, relacionada con esta droga. L-ampho demostró no ser mutágeno por análisis in vivo en ratones. Demostró no ser teratogénico por análisis en ratones y conejos. Los fosfolípidos son constituyentes esenciales de la membrana celular. La dieta común, proporciona varios gramos de fosfolípidos a diario. No hay evidencia que los fosfolípidos, incluyendo CMPC y DMPG, sean carcinogénicos, mutagénicos o teratogénicos.

Interacciones Medicamentosas:

Interacciones con otros medicamentos:

Drogas nefrotóxicas: Amfotericina B es potencialmente nefrotóxica, por lo que se requiere la monitorización de la función renal en pacientes que reciban tratamiento concomitante con otras drogas nefrotóxicas. Zidovudina: Se ha observado exacerbación de la mielotoxicidad y nefrotoxicidad cuando L-AMPHO fue administrada junto a zidovudina. Si el tratamiento concomitante con zidovudina es necesario, deben monitorearse las funciones renal y hematológica. Ciclosporina: Información preliminar sugiere que pacientes que reciben L-ampho junto a altas dosis de ciclosporinas experimentan un incremento de los niveles séricos de creatinina. La información también sugiere que este incremento es causado por ciclosporina y potenciado por L-ampho. Se han reportado interacciones de amfotericina B convencional con agentes antineoplásicos, corticosterioides, corticotrofina (ACTH), glucósidos cardiotónicos y relajantes musculares.
Precauciones
Definiciones médicas / Glosario
  • Bazo, El Bazo Junto Con Los Ganglios Linfáticos, Es El Encargado De Destruir Elmaterial Infeccioso Existente En La Sangre Cuando Ésta Es Filtrada A Través De Él, Y A La Ves Es Uno De Los Lugares Donde Se Producen Anticuerpos Frente A Los Organismos Infecciosos.
  • Sangre, El Organismo Contiene Alrededor De 7 Litros De Sangre, Compuesta En Un 50% Por Plasma Y En Otro 50% Por Células.