Iopamiron 200 / Iopamiron 300/ Iopamiron 370

Para qué sirve Iopamiron 200 / Iopamiron 300/ Iopamiron 370 , efectos secundarios y cómo tomar el medicamento.

Advertencia! la información que ofrecemos es orientativa y no sustituye en ningún caso la de su médico u otro profesional de la salud..

BAYER S.A.

Lima – perú


Av. Paseo de la República 3074 Piso 10, San Isidro
Tel: 211-3800
Fax: 4227267
www.bayerandina.com

IOPAMIRON 200 / IOPAMIRON 300 / IOPAMIRON 370 Solución inyectable

IOPAMIRON

ComposiciÓn

COMPOSICIÓN CUALITATIVA Y CUANTITATIVA
IOPAMIRON 200: 1 ml contiene 0,408 g de iopamidol.
IOPAMIRON 300: 1 ml contiene 0,612 g de iopamidol.
IOPAMIRON 370: 1 ml contiene 0,755 g de iopamidol en solución acuosa.
Excipientes c.s.p

Propiedades farmacolÓgicas

ACCIÓN FARMACOLÓGICA: El iopamidol, la sustancia productora del contraste de IOPAMIRON, es un medio de contraste de rayos X triyodado, no iónico e hidrosoluble.

Indicaciones

INDICACIONES TERAPÉUTICAS: IOPAMIRON está indicado en mielografía, cisternografía y ventriculografía, en todas las exploraciones angiográficas, incluyendo la angiografía por sustracción digital (DSA) y la angiocardiografía, en todas las exploraciones urográficas y para la intensificación del contraste en la tomografía computarizada. Sus propiedades también permiten la visualización de las cavidades corporales (p. ej., artrografía, fistulografía, vesiculografía, colangiopancreatografía retrógrada endoscópica, histerosalpingografía).

Contraindicaciones y advertencias

CONTRAINDICACIONES
Hipertiroidismo manifiesto: La histerosalpingografía no se debe llevar a cabo durante el embarazo ni en presencia de procesos inflamatorios agudos en la cavidad pélvica.
La ERCP (colangiopancreatografía retrógrada endoscópica) está contraindicada en la pancreatitis aguda.

Precauciones y advertencias especiales

ADVERTENCIAS Y PRECAUCIONES ESPECIALES DE EMPLEO Para todas las indicaciones: Las siguientes advertencias y precauciones son aplicables a cualquier modo de administración; sin embargo, los riesgos que se mencionan son más altos para la administración intravascular.
? Hipersensibilidad: En ocasiones, se pueden observar reacciones de hipersensibilidad similares a las alergias después del uso de medios de contraste radiológico no iónicos, como por ejemplo IOPAMIRON (ver Efectos secundarios). Estas reacciones suelen manifestarse en forma de síntomas respiratorios o cutáneos leves, como dificultad respiratoria leve, enrojecimiento de la piel (eritema), urticaria, picores o edema facial. Los eventos graves como por ejemplo el angioedema, edema subglótico, broncoespasmo y shock alérgico, son poco frecuentes. En general, estas reacciones se presentan durante la primera hora después de la administración de los medios de contraste. No obstante, en casos poco frecuentes se pueden presentar reacciones retardadas (al cabo de horas o días).
Los pacientes con hipersensibilidad o con una reacción previa a los medios de contraste yodados tienen un mayor riesgo de sufrir una reacción severa.
Antes de inyectar cualquier medio de contraste, se debe preguntar al paciente sobre sus antecedentes alérgicos (p. ej., alergia a los productos marinos, urticaria, fiebre del heno), sensibilidad al yodo o a los medios radiográficos y asma bronquial, ya que la incidencia de reacciones adversas comunicadas frente a los medios de contraste es más elevada en los pacientes que presentan estas condiciones y se puede considerar una premedicación con antihistamínicos y/o glucocorticoides.
Los pacientes con asma bronquial tienen un elevado riesgo de presentar broncospasmos o una reacción de hipersensibilidad.
Las reacciones de hipersensibilidad pueden verse agravadas en pacientes en tratamiento con beta-bloqueadores, en especial en personas con asma bronquial. Además, se debe considerar que los pacientes en tratamiento con beta-bloqueadores pueden ser refractarios al tratamiento estándar de las reacciones de hipersensibilidad con beta-agonistas.
Si se presentan reacciones de hipersensibilidad (ver Efectos secundarios), se debe interrumpir la administración del medio de contraste inmediatamente y ?si es necesario? se debe instaurar el tratamiento específico a través de un acceso venoso. Es, por lo tanto, aconsejable utilizar una cánula flexible insertada para la administración intravenosa de medios de contraste. Para permitir la toma inmediata de medidas en caso de emergencia, se deben tener a mano los medicamentos apropiados, un tubo endotraqueal y un respirador.
? Disfunción tiroidea: La pequeña cantidad de yodo libre inorgánico proveniente de los medios de contraste yodados puede interferir con la función tiroidea. Por lo tanto, la necesidad de un examen hay que evaluarla con especial cuidado en los pacientes con hipertiroidismo latente o bocio.
? Patología cardiovascular: Existe un mayor riesgo de reacciones severas en individuos con patologías cardiacas graves y en especial en aquellos con insuficiencia cardiaca y enfermedad coronaria.
? Los ancianos: Las patologías vasculares y los trastornos neurológicos subyacentes presentes a menudo en los ancianos constituyen un riesgo elevado de reacciones adversas frente a los medios de contraste yodados.
? Estado de salud muy precario: En los pacientes con estado de salud muy precario debe considerarse con especial atención la necesidad del examen. Uso intravascular
? Insuficiencia renal: En casos aislados puede presentarse una insuficiencia renal temporal. Entre las medidas preventivas frente a la insuficiencia renal aguda después de la administración de un medio de contraste están las siguientes: Identificación de los pacientes de alto riesgo, p. ej., pacientes con: antecedentes de enfermedades renales, insuficiencia renal preexistente, insuficiencia renal anterior después de la administración de medio de contraste, diabetes mellitus con nefropatía, depleción de volumen, mieloma múltiple, edad superior a los 60 años, enfermedad vascular avanzada, paraproteinemia, hipertensión severa y crónica, gota, pacientes que reciben dosis grandes o a repetición. Asegurar una hidratación apropiada en pacientes de riesgo antes de la administración del medio de contraste, preferentemente manteniendo la infusión intravascular antes y después del procedimiento y hasta que el medio de contraste haya sido eliminado por los riñones.
Evitar recargas adicionales para los riñones en forma de medicamentos nefrotóxicos, agentes colecistográficos orales, clampeo arterial, angioplastia arterial renal, cirugía mayor, etc. hasta que se haya eliminado el medio de contraste.
Posponer un nuevo examen con medio de contraste hasta que la función renal vuelva a los niveles previos al examen.
Los pacientes en diálisis pueden recibir medios de contraste para procedimientos radiológicos, ya que los medios de contraste yodados son eliminados por el proceso de diálisis.
? Tratamiento con metformina: El uso de medios de contraste radiográficos que se excretan por vía renal puede dar lugar a una alteración transitoria de la función del renal. Esta alteración puede provocar acidosis láctica en pacientes que estén tomando biguanidas.
Como precaución, la administración de biguanidas debe suspenderse en el período comprendido entre 48 horas antes y al menos 48 horas después de la administración del medio de contraste, y reanudarse tan solo cuando se haya recuperado la función renal normal.
? Patología cardiovascular: En los pacientes con patología valvular e hipertensión pulmonar, la administración de un medio de contraste puede provocar cambios hemodinámicos pronunciados. Es frecuente la aparición de reacciones que incluyen cambios isquémicos en el ECG y arritmia mayor en los pacientes de más edad y en aquellos con patología cardiaca preexistente.
En los pacientes con insuficiencia cardiaca, la inyección intravascular de medios de contraste puede desencadenar un edema pulmonar.
? Trastornos del SNC: Hay que tener un cuidado especial con la administración intravascular de medios de contraste en pacientes con infarto cerebral agudo, hemorragia intracraneal aguda y otros cuadros que cursan con daño de la barrera hemato-encefálica, edema cerebral o desmielinización aguda. Los tumores o las metástasis intracraneales y los antecedentes de epilepsia pueden aumentar la incidencia de ataques convulsivos después de la administración de medios de contraste yodados. Los síntomas neurológicos debidos a enfermedades cerebrovasculares, a tumores o metástasis intracraneales y a patologías degenerativas o inflamatorias pueden ser exacerbados por la administración de medios de contraste. El vasospasmo y los fenómenos isquémicos cerebrales subsiguientes pueden ser causados por las inyecciones intraarteriales de medios de contraste. Los pacientes con enfermedades cerebrovasculares sintomáticas, accidente cerebrovascular reciente o ataques isquémicos transitorios frecuentes tienen un mayor riesgo de sufrir complicaciones neurológicas.
? Disfunción hepática severa: En caso de existir una insuficiencia renal severa, la coexistencia de una disfunción hepática severa puede retrasar marcadamente la excreción del medio de contraste, haciendo necesaria posiblemente una hemodiálisis.
? Mieloma y paraproteinemia: Un mieloma o una paraproteinemia pueden predisponer a una alteración renal después de la administración de medio de contraste. Es obligatorio llevar a cabo una hidratación adecuada.
? Feocromocitoma: Los pacientes con feocromocitoma pueden desarrollar una crisis hipertensiva severa (en ocasiones incontrolable) después del uso intravascular de un medio de contraste. Se recomienda la premedicación con bloqueadores de los receptores alfa.
? Pacientes con trastornos autoinmunes: Se han observado casos de vasculitis severa o de síndrome similar al de Stevens-Johnson en pacientes con trastornos autoinmunes preexistentes.
? Miastenia grave: La administración de medios de contraste yodados puede agravar los síntomas de la miastenia grave.
? Alcoholismo: El alcoholismo agudo o crónico puede aumentar la permeabilidad de la barrera hemato-encefálica. Esto facilita el paso del medio de contraste al tejido cerebral, provocando posiblemente reacciones del SNC. Hay que tener también especial cuidado con los alcohólicos y con los drogadictos debido a la posibilidad de un umbral convulsivo reducido.
? Coagulación: Una característica de los medios de contraste no iónicos es su poca interferencia con las funciones fisiológicas. Como consecuencia de ello, los medios de contraste no iónicos tienen una menor actividad anticoagulante in vitro que los iónicos. Además del medio de contraste, existen numerosos factores que pueden contribuir al desarrollo de eventos tromboembólicos, entre los que están la duración del procedimiento, el número de inyecciones, el material del catéter y de la jeringa, enfermedades subyacentes y la medicación concomitante. Por lo tanto, se debe tener esto presente al llevar a cabo un procedimiento de cateterización vascular y prestar especial atención a la técnica angiográfica e irrigar a menudo el catéter con solución salina fisiológica (de ser posible, con la adición de heparina) y reducir al mínimo la duración del procedimiento para minimizar el riesgo de trombosis y embolismo relacionado con el procedimiento.
Se ha observado que la utilización de jeringas de plástico en lugar de las de vidrio reduce, pero no elimina, la probabilidad de coagulación in vitro.
Se aconseja precaución en los pacientes con homocistinuria, por el riesgo de inducir trombosis y embolismo. Uso intratecal: La enfermedad cerebral convulsiva se considera una contraindicación relativa para el uso intratecal del medio de contraste. Si, después de una consideración detallada de estos exámenes, se llevan no obstante a cabo, se tienen que preparar con antelación todos los equipos y medicamentos necesarios para contrarrestar cualquier convulsión que pudiera presentarse.
Los pacientes con antecedentes de epilepsia y en tratamiento con anticonvulsivantes deben seguir recibiendo este tratamiento cuando se les administra el medio de contraste por vía intratecal.
Hay que tener especial cuidado con los alcohólicos y con los drogadictos, debido a la posibilidad de un umbral convulsivo reducido. Uso en otras cavidades corporales: Antes de llevar a cabo una histerosalpingografía hay que excluir la posibilidad de embarazo.
La inflamación de los conductos biliares o de las trompas puede aumentar el riesgo de reacciones después de una ERCP o de procedimientos de histerosalpingografía.
Los medios de contraste hidrosolubles de baja osmolalidad se deben utilizar de forma rutinaria en los estudios gastrointestinales en neonatos, bebés y niños porque estos pacientes corren un riesgo especial de aspiración, oclusión intestinal o salida extraluminal de líquido a la cavidad peritoneal.

Efectos adversos

EFECTOS SECUNDARIOS: Para poder proporcionar una indicación aproximada de la incidencia, se aplicarán las siguientes definiciones cuando las palabras ?frecuente?, ?poco frecuente? y ?raro? aparezcan en el texto: Frecuente: Incidencia >1:100
Poco frecuente: Incidencia =1:100, pero >1:1000
Raro: Incidencia =1:1000 Uso intravascular: Los efectos secundarios asociados al uso de medios de contraste yodados intravasculares suelen ser de leves a moderados y de naturaleza transitoria. No obstante, se han registrado reacciones severas y de peligro mortal, así como fallecimientos.
Náuseas, vómitos, una sensación de dolor y una sensación general de calor son las reacciones registradas con más frecuencia.
? Reacciones anafilactoides/Hipersensibilidad: Angioedema leve, conjuntivitis, tos, prurito, rinitis, estornudos y urticaria se han observado frecuentemente. Estas reacciones, que pueden aparecer independientemente de la cantidad administrada y del modo de administración, pueden ser los primeros signos de un incipiente estado de shock. Se tiene que interrumpir inmediatamente la administración del medio de contraste y ?si es necesario? se instaurará un tratamiento específico a través de un acceso venoso (ver Advertencias y precauciones especiales).
Se pueden presentar reacciones severas que requieren un tratamiento de emergencia, en forma de reacción circulatoria acompañada de vasodilatación periférica e hipotensión subsiguiente, taquicardia refleja, disnea, agitación, confusión y cianosis, que posiblemente provoquen la pérdida de la conciencia.
En casos raros se puede presentar broncospasmo, espasmo o edema de laringe e hipotensión.
Las reacciones retardadas frente al medio de contraste son raras (ver Advertencias y precauciones especiales).
? Cardiovascular: Son raras las alteraciones transitorias clínicamente relevantes de la frecuencia cardiaca, de la presión sanguínea, las alteraciones de la función o del ritmo cardiacos y el paro cardíaco.
Reacciones severas que requieren un tratamiento de emergencia son raras y se pueden presentar como una reacción circulatoria acompañada de vasodilatación periférica e hipotensión subsiguiente, taquicardia refleja, disnea, agitación, confusión y cianosis, que posiblemente provoquen la pérdida de la conciencia.
En casos raros se han observado episodios tromboembólicos graves que han provocado infarto de miocardio.
? Cerebrovascular: La angiografía cerebral y otros procedimientos en los cuales el medio de contraste llega al cerebro en concentraciones elevadas con la sangre arterial pueden ir acompañados de complicaciones neurológicas transitorias como por ejemplo: mareos y dolores de cabeza poco frecuentemente, agitación o confusión, amnesia, alteraciones del habla, de la visión, de la audición, convulsiones, temblores, paresias/parálisis, fotofobia, ceguera temporal, coma, somnolencia (raro).
En raras ocasiones se han observado episodios tromboembólicos serios, en casos aislados mortales, que provocaron accidente cerebrovascular.
? Respiratorio: Alteraciones transitorias en la frecuencia respiratoria, disnea, dificultad respiratoria y tos son frecuentes.
El paro respiratorio y el edema pulmonar son reacciones raras.
? Gastrointestinal: Las náuseas y los vómitos son reacciones frecuentes. La alteración del gusto es poco frecuente. El dolor abdominal se ha registrado en casos raros.
? Piel: Se han observado con frecuencia angioedema leve, reacción de sofoco con vasodilatación, urticaria, prurito y eritema.
Reacciones cutáneas tóxicas como el síndrome mucocutáneo (p. ej., síndrome de Stevens-Johnson o de Lyell) se puede desarrollar en casos raros.
? Renal: En casos raros se han registrado trastornos renales o insuficiencia renal aguda.
? Trastornos generales y alteraciones en el lugar de inyección: Se han comunicado con frecuencia sensación de calor y cefalea. Son poco frecuentes el malestar general, los escalofríos o la sudoración y las reacciones vasovagales.
En casos raros es posible que aparezcan alteraciones de la temperatura corporal e inflamación de las glándulas salivales.
Se presenta dolor local principalmente en la angiografía periférica. La extravasación de medio de contraste produce dolor local y edema, pero suelen remitir sin dejar secuelas.
Sin embargo, la inflamación e incluso la necrosis tisular se han observado en muy raras ocasiones. La tromboflebitis y la trombosis venosa son raras. Uso intratecal: Debido a la vía de administración, la mayor parte de las reacciones después de la mielografía se presenta al cabo de algunas horas después de la administración. Esto se debe a la lenta absorción desde el área de su administración y a la lenta distribución en todo el cuerpo, básicamente mediante procesos controlados por difusión.
? Reacciones anafilactoides/hipersensibilidad: Las reacciones anafilactoides con trastornos circulatorios tales como caída severa de la presión sanguínea que provoca la pérdida de la conciencia o paro cardíaco y shock con peligro mortal son raras, pero se han registrado fallecimientos.
Las reacciones de hipersensibilidad como urticaria, angioedema cutáneo, otras reacciones cutáneas, disnea o dificultad respiratoria en forma de broncospasmo, o edema de laringe son raras. Por favor, vaya a la sección correspondiente sobre el uso intravascular para encontrar el texto completo de las reacciones anafilactoides.
? Sistema Nervioso Central (SNC): Se han registrado con frecuencia dolores de cabeza, náuseas, rigidez nucal y vómitos. Pueden presentarse dolores de cabeza intensos que duran varios días.
Estas reacciones pueden atribuirse en gran parte a la pérdida de presión en el espacio subaracnoideo como resultado de la punción lumbar. Por lo tanto, se debe hacer un esfuerzo para extraer únicamente tanta cantidad de líquido como la que es sustituida por el medio de contraste. Un volumen de medio de contraste que exceda al líquido extraído no provoca un aumento de la presión en el espacio subaracnoideo.
Es frecuente la irritación de las meninges que da lugar a fotofobia y a meningismo. La pleocitosis o la meningitis franca se presentan raramente. También en casos raros, se han observado meningitis aséptica o química; sin embargo, los casos de meningitis se deben considerar de origen bacteriano, a menos que se pueda excluir esta posibilidad de manera categórica.
Los siguientes efectos secundarios, en su mayor parte transitorios, pueden presentarse raramente: agitación, amnesia, astenia, ceguera cortical, sordera, alteraciones de las funciones motoras (p. ej., el habla o el movimiento), mareos, alucinaciones, paresias/parálisis, comportamiento psicótico, convulsiones, síncope, tinnitus y nistagmo, temblores, alteraciones visuales, cambios menores clínicamente relevantes en el EEG.
? Cardiovascular: Pueden presentarse en raras ocasiones alteraciones clínicamente relevantes del ritmo o de la función cardiaca y alteraciones transitorias de la frecuencia cardiaca y/o de la presión sanguínea.
? Respiratorio: En casos raros se ha observado disnea, dificultad respiratoria y alteraciones transitorias de la frecuencia respiratoria.
? Piel: El angioedema y la urticaria se han observado raramente.
? Trastornos generales y alteraciones en el lugar de inyección: Son raras las alteraciones de la temperatura corporal, los escalofríos, la sudoración o el malestar general.
Son frecuentes el dolor local leve, la parestesia y el dolor radicular. Uso en otras cavidades del cuerpo: Las reacciones después de la administración en cavidades del cuerpo son raras. La mayor parte de ellas se presenta al cabo de algunas horas. Esto se debe a la lenta absorción desde el área de su administración y a la lenta distribución en todo el cuerpo, básicamente mediante procesos controlados por difusión.
Algún incremento en los niveles de amilasa después de una ERCP es frecuente. La opacificación acinar después de una ERCP se ha demostrado que se asocia con un mayor riesgo de pancreatitis posterior a la ERCP. Se han descrito casos raros de pancreatitis necrotizante.
La distensión de las cavidades corporales que se produce al llenarse con el medio de contraste puede causar dolor.
Es poco frecuente que se presenten reacciones vasovagales, como crisis de sudoración, mareo, náuseas y vómitos.
En algunos casos no puede descartarse la posibilidad de infección secundaria al procedimiento mismo.
? Reacciones anafilactoides/hipersensibilidad: La hipersensibilidad sistémica es rara, en su mayoría leve y se presenta en general en forma de reacciones cutáneas. Sin embargo, la posibilidad de que aparezcan reacciones severas de hipersensibilidad no se puede excluir por completo. Por favor vaya a la sección correspondiente sobre el uso intravascular para encontrar el texto completo de las reacciones anafilactoides.

Interacciones medicamentosas

INTERACCIÓN CON OTROS MEDICAMENTOS Y OTRAS FORMAS DE INTERACCIÓN: El uso concomitante de neurolépticos y antidepresivos puede bajar el umbral convulsivo, aumentando así el riesgo de reacciones relacionadas con el medio de contraste.
La prevalencia de las reacciones retardadas (p. ej., fiebre, erupción cutánea, síntomas similares a los de la gripe, dolor articular y prurito) frente a los medios de contraste es más alta en los pacientes que han recibido interleuquina. Interferencia con pruebas diagnósticas: Después de la administración intravascular de medios de contraste yodados, la capacidad del tejido tiroideo para captar radioisótopos para el diagnóstico de trastornos de la tiroides se reduce durante al menos dos semanas, e incluso más tiempo en casos individuales.

Incompatibilidades

Los medios de contraste no se deben mezclar con ningún otro medicamento para evitar el riesgo de posibles incompatibilidades.

SobredosificaciÓn

Intravascular: En caso de una sobredosis intravascular accidental en humanos, hay que compensar las pérdidas de agua y electrolitos por infusión. La función renal necesita supervisión durante al menos los 3 días siguientes.
Si es necesario, se puede utilizar la hemodiálisis para extraer del sistema del paciente el grueso del medio de contraste. Intratecal: En caso de una sobredosis intratecal accidental, hay que vigilar al paciente muy de cerca para detectar signos de trastornos graves del SNC durante las 12 primeras horas. Los signos pueden ser hiperreflexia ascendente o espasmos tónico-clónicos, en casos graves compromiso central con convulsiones generalizadas, hipertermia, estupor y depresión respiratoria. Para evitar que lleguen a las cisternas cantidades grandes de IOPAMIRON, se debe llevar a cabo una aspiración del medio de contraste tan completa como sea posible.

Embarazo y lactancia

No ha sido suficientemente demostrado que los medios de contraste no iónicos sean seguros para su uso en pacientes embarazadas. Dado que, siempre que sea posible se debe evitar la exposición a la radiación durante el embarazo, los beneficios de cualquier examen de rayos X, con o sin medios de contraste, se debe sopesar con cuidado frente al posible riesgo.
En estudios sobre toxicidad reproductiva no se ha observado ningún efecto teratogénico ni otro potencial embriotóxico después de la administración inadvertida de IOPAMIRON durante la gestación.
Los medios de contraste se excretan muy poco por la leche materna. De la experiencia adquirida hasta ahora, no es probable que se produzca ningún daño en el lactante.

Efectos en la capacidad de conducir y manipular ma

EFECTOS SOBRE LA CAPACIDAD DE CONDUCIR VEHÍCULOS Y UTILIZAR MAQUINARIA: Como ocurre con todos los medios de contraste yodados, en casos raros existe la posibilidad de que aparezcan reacciones retardadas después de la administración de medios de contraste, que pudieran afectar la capacidad de conducir vehículos y utilizar maquinaria.

Cómo tomar Y POSOLOGIA

POSOLOGÍA Y FORMA DE ADMINISTRACIÓN Información general
? Sugerencias dietéticas: Se puede mantener una dieta normal hasta dos horas antes de la prueba. Durante las dos horas anteriores a la prueba el paciente no debe comer.
? Hidratación: Se debe garantizar una hidratación adecuada antes y después de la administración intravascular e intratecal del medio de contraste. Esto es de aplicación en especial en pacientes con mieloma múltiple, diabetes mellitus, poliuria, oliguria, hiperuricemia, así como en recién nacidos, en bebés, niños pequeños y en pacientes ancianos.
? Recién nacidos (
Definiciones médicas / Glosario
  1. BOCIO, Es un aumento del tamaño de la tiroides en el cuello.
  2. DIABETES MELLITUS, Significa , e indica el exceso de glucosa que existe en la orina de los diabéticos no controlados.
  3. EDEMA, Es la tumefacción de los tejidos debido a un aumento del líquido existente en ellos y suele aparecer tras una lesión.
  4. INFARTO DE MIOCARDIO, Es el nombre científico del ataque al corazón. Se debe a la obstrucción del riego sanguíneo (trombosis) en parte de músculo (mio) del corazón(cardio), que produce su destrucción (infarto).
  5. LARINGE, Es la porción de las vías aéreas. Se encuentra situada entre la parte posterior de la boca y el extremo superior de la tráquea, y posee una firme armadura de cartílago que la mantiene rígida.
  6. RAYOS X, Se emplean para exploración y diagnóstico.
  7. SANGRE, El organismo contiene alrededor de 7 litros de sangre, compuesta en un 50% por plasma y en otro 50% por células.
  8. URTICARIA, Existen múltiples causas de la urticaria, pero la erupción se caracteriza siempre por ronchas rojas pruriginosas.
  Medicamentos