Ibupirac 400mg

Para qué sirve Ibupirac 400mg , efectos secundarios y cómo tomar el medicamento.

Advertencia! la información que ofrecemos es orientativa y no sustituye en ningún caso la de su médico u otro profesional de la salud..

PFIZER S.A.

Lima – perú


Av. Javier Prado Este 6230 2do. Piso, La Molina
Tels: 615-2100 – 615-2163
Fax: 615-2101 – 615-2180
[email protected]

IBUPIRAC 400MG Comprimidos

IBUPROFENO

ComposiciÓn

FÓRMULA
Cada COMPRIMIDO contiene:
Ibuprofeno 400 mg
Excipientes, c.s.p.

Propiedades farmacolÓgicas

MECANISMO DE ACCIÓN/EFECTO: Los fármacos antiinflamatorios no esteroideos (AINEs) inhiben la actividad enzimática de la ciclooxigenasa, resultando en una disminución de la formación de precursores de las prostaglandinas y tromboxanos del ácido araquidónico. También, se ha demostrado que el meclofenamato y el ácido mefenámico inhiben competitivamente las acciones de las prostaglandinas. A pesar de que la disminución resultante en la síntesis de la prostaglandina y la actividad en varios tejidos puede ser responsable de muchos de los efectos terapéuticos (y adversos) de los AINEs, otras acciones también pueden contribuir significativamente a los efectos terapéuticos de estos medicamentos.
Antirreumático (antiinflamatorio no esteroideo): Actúa vía mecanismos analgésicos y antiinflamatorios; los efectos terapéuticos no son debido a la estimulación pituitaria-suprarrenal. Estos medicamentos no afectan el curso progresivo de la artritis reumatoide.
Analgésico: Puede bloquear la generación del impulso de dolor vía una acción periférica que puede incluir la reducción de la actividad de las prostaglandinas, y posiblemente la inhibición de la síntesis o acciones de otras substancias que sensibilizan los receptores de dolor a estimulación mecánica o química. La actividad antibradiquinina del ketoprofeno también puede estar involucrada en el alivio del dolor, debido a que se ha demostrado que la bradiquina actúa junto con las prostaglandinas para causar dolor.
Antiinflamatorio (no esteroideo): No se han determinado los mecanismos exactos. Los AINEs pueden actuar periféricamente en el tejido inflamado, probablemente reduciendo la actividad de la prostaglandina en estos tejidos y posiblemente inhibiendo la síntesis y/o acciones de otros mediadores locales de la respuesta inflamatoria. Pueden incluir la inhibición de la migración de leucocitos, la inhibición de la liberación y/o acciones de las enzimas lisosomales, y las acciones en otros procesos celulares e inmunológicos en el tejido conectivo y mesenquimatoso. Se ha demostrado que la indometacina inhibe la fosfodiesterasa, con un aumento resultante en la concentración de monofosfato cíclico de adenosina (cAMP). Se ha demostrado que el ketoprofeno inhibe la síntesis de la leucotriena, inhibe la actividad de la bradiquinina, y estabiliza las membranas lisosomales.
Antipirético: Probablemente produce antipiresis actuando centralmente en el núcleo hipotalámico regulador de calor para producir vasodilatación periférica, resultando en el aumento de flujo sanguíneo a través de la piel, sudor y pérdida de calor. La acción central probablemente incluye la reducción de la actividad de prostaglandinas en el hipotálamo.
Antidismenorreico: Al inhibir la síntesis y actividad de las prostaglandinas intrauterinas (las cuales se piensa son responsables del dolor y de otros síntomas de dismenorrea primaria), los AINEs disminuyen la contractibilidad uterina y la presión uterina, aumentan la perfusión uterina y alivian el dolor isquémico y espasmódico. La actividad antibradiquinina del ketoprofeno también puede observarse en el alivio de la dismenorrea, debido a que se ha demostrado que la bradiquinina induce contracciones uterinas y actúa conjuntamente con las prostaglandinas para causar dolor. También, los AINEs pueden aliviar en cierto grado los síntomas extrauterinos (como cefalea, náusea y vómitos) que pueden estar asociados con la producción excesiva de prostaglandinas.
Cefalea vascular, profiláctica y supresora: Acciones analgésicas pueden estar incluidas en el alivio de la cefalea. También, al reducir la actividad de las prostaglandinas, los AINEs pueden prevenir directamente o aliviar ciertos tipos de cefalea que se piensan son causadas por la dilatación o constricción de vasos sanguíneos cerebrales inducidos por las prostaglandinas. OTRAS ACCIONES/EFECTOS: La mayoría de los AINEs inhiben la agregación de plaquetas. Sin embargo, su efecto antiplaquetario, a diferencia del ácido acetilsalicílico, es reversible. Dosis individuales de 4 a 10 mg de flurbiprofeno inhiben la agregación de plaquetas. La oxaprozina es tan potente como el ácido acetilsalicílico en inhibir la agregación de plaquetas inducida por la epinefrina o el colágeno in vitro. Con diflunisal, el efecto es clínicamente significativo sólo con dosis diarias mayores a las recomendadas. También, dosis comunes de diclofenaco, meclofenamato, ácido mefenámico o nabumetona (según se determina luego de la administración de 1000 mg al día durante 7 a 10 días) pueden no alterar de manera significativa la agregación plaquetaria. La recuperación de la función plaquetaria puede ocurrir hasta 1 día después de las descontinuación de diclofenaco, diflunisal, flurbiprofeno, ibuprofeno, indometacina o sulindaco; 2 días después de la descontinuación de tolmetina; 4 días después de la descontinuación de naproxeno; o 2 semanas después de la descontinuación de agentes lentamente eliminados como la oxaprozina o el piroxicam.
Estudios han demostrado que la producción del factor reumatoide IgM (el cual puede ser parcialmente mediado por las prostaglandinas) puede disminuir (pero no inhibirse totalmente) durante la terapia con AINEs. Sin embargo, debido a que estos medicamentos no afectan el curso progresivo de la artritis reumatoide, la significancia clínica de este efecto no ha sido determinada.
Se ha propuesto que la toxicidad gastrointestinal de los AINEs puede ser causada principalmente por la reducción de la síntesis y actividad de las prostaglandinas (las cuales ejercen un efecto protector sobre la mucosa gastrointestinal) debido a que la toxicidad gastrointestinal superior ha sido reportada luego de la administración rectal o parenteral de algunos de estos medicamentos. Sin embargo, cuando se administraron oralmente, algunos de estos medicamentos acídicos probablemente también ejercieron un efecto irritante o erosivo directo sobre la mucosa. Debido a que la nabumetona es un profármaco no acídico y el metabolito activo 6-MNA no se forma hasta después de la absorción, el riesgo de toxicidad seria en el tracto gastrointestinal superior puede ser menor con nabumetona que con otros AINEs. También, en un estudio, las concentraciones de las prostaglandinas gástricas y duodenales no se vieron alteradas por cuatro semanas de administración de dosis terapéuticas de etodolaco.
La toxicidad renal asociada con los AINEs (p. ej., disminución de la perfusión renal, retención de sodio y líquidos, y disminución de la función renal) puede ser causada por la inhibición de las prostaglandinas renales, las cuales están directamente involucradas en el mantenimiento de la hemodinámica renal y del balance de líquidos y sodio. Las prostaglandinas renales son especialmente importantes en mantener la función renal en presencia de vasoconstricción generalizada o de disminución de volumen. Sulindaco es un profármaco; su metabolito sulfuro es la sustancia activa. Debido a que este metabolito activo no es excretado por medio de los riñones, la toxicidad renal puede ser menos probable con sulindaco que con otros AINEs. Sin embargo, han habido reportes de toxicidad renal asociada con la terapia de sulindaco. Se ha demostrado que etodolaco disminuye algunos medios de función renal, con efectos máximos que ocurren entre 1,5 a 2,5 horas luego de la dosis. Sin embargo, con la administración de hasta 500 mg cada 12 horas, la recuperación de la función renal ocurrió antes de la administración de la siguiente dosis, aun en pacientes con disfunción renal leve a moderada preexistente (depuración de creatinina fluctuando entre 20 y 88 mL por minuto). No se ha determinado si la administración más frecuente de etodolaco puede causar efectos acumulativos en la función renal.
Los efectos analgésicos, antipiréticos y antiinflamatorios de los AINEs pueden enmascarar los síntomas de la aparición y/o progresión de una infección.
Efecto terapéutico: Cuando estos medicamentos son utilizados para el tratamiento de la artritis, sus acciones analgésicas pueden producir cierto alivio del dolor durante el primer o segundo día. El alivio significativo de otros síntomas de inflamación generalmente ocurre a los pocos días o a la semana; sin embargo, en casos severos, es necesario el uso continuo durante dos semanas o más.

Fármaco e Indicación

Inicio de la acción

Efecto máximo

Duración de la acción

Ibuprofeno Fiebre
5 mg/kg
10 mg/kg Dolor

0,5 horas

2-4 horas

6 horas
8 horas o más
4-6 horas


Concentraciones del líquido sinovial: Estudios con varios AINEs han demostrado que estos medicamentos entran al líquido sinovial y que, varias horas después de la administración de una dosis individual, las concentraciones de líquido sinovial igualan o exceden las concentraciones plasmáticas medidas simultáneamente. Además, existe cierta evidencia de que el ketoprofeno, la oxaprozina y posiblemente otros AINEs se pueden acumular en el líquido sinovial cuando son administrados crónicamente.
FARMACOLOGÍA/FARMACOCINÉTICA: Características físicoquímicas.
? Grupo químico: derivado del ácido propiónico.
Vida media.
? Eliminación: 1,8?2 horas
Inicio de la acción.
? Dolor: 0,5 horas.
Tiempo para alcanzar el efecto máximo.
? Fiebre: 2?4 horas
Duración de la acción. Fiebre: ? Dosis de 5 mg/kg: 6 horas
? Dosis de 10 mg/kg: 8 horas o más
? Dolor: 4?6 horas

Indicaciones

INDICACIONES: Tratamiento de artritis reumatoide (incluyendo artritis reumatoide juvenil), osteoartritis, espondilitis anquilosante y otros procesos reumáticos agudos o crónicos como artritis psoriática.
A pesar de que los AINEs puedan necesitarse para el alivio de complicaciones reumáticas que ocurran en asociación con lupus eritematoso sistémico (LES), se recomienda extremo cuidado debido a que los pacientes con LES pueden estar predispuestos a toxicidad del Sistema Nervioso Central (SNC) y/o renal inducida por los AINEs. Se ha demostrado que varios AINEs, incluyendo al ibuprofeno, causan efectos adversos serios, incluyendo meningitis aséptica, en pacientes con LES. Además, raras veces se ha reportado que el ibuprofeno (a pesar de que no se ha establecido una relación causal), puede causar un síndrome tipo LES y/o exacerban el LES preexistente.
Analgésico en procesos dolorosos de intensidad leve o moderada, especialmente cuando se desea alcanzar acciones antiinflamatorias, por ejemplo luego de una cirugía dental, obstétrica u ortopédica y para el alivio de dolor musculoesquelético debido a lesiones atléticas en el tejido blando (distensiones o esguinces). Solo se recomiendan las formas de dosificación de liberación inmediata para el alivio del dolor agudo debido a su inicio más rápido de acción relativa a formas de dosificación de liberación demorada o extendida.
Aquellos AINEs indicados para el alivio del dolor también son recomendados para el alivio del dolor óseo leve a moderado causado por enfermedades neoplásicas metastásicas. Sin embargo, es necesaria una selección cuidadosa de los pacientes, especialmente en pacientes que reciben quimioterapia, debido a la toxicidad gastrointestinal o renal potencial y a las acciones de agregación-inhibición de plaquetas de estos medicamentos.
Artritis gotosa, aguda (tratamiento), o enfermedad de deposición de calcio pirofosfato, aguda (tratamiento): El ibuprofeno está indicado para el alivio del dolor e inflamación de la artritis gotosa aguda y de la enfermedad de deposición de calcio pirofosfato (pseudogota; condrocalcinosis articularis; sinovitis, inducidos por cristales). Sólo se recomienda las formas de dosificación de liberación inmediata para el alivio de ataques agudos debido a su inicio más rápido de acción relativa a formas de dosificación de liberación demorada o extendida.
El uso profiláctico a largo plazo de un AINE puede disminuir la incidencia o severidad de ataques gotosos agudos recurrentes, especialmente durante los meses tempranos de terapia antihiperuricémica. Los AINEs no corrigen la hiperuricemia y no eliminan la necesidad de la administración de un agente antihiperuricémico para el manejo a largo plazo de la gota crónica. Colchicina es el agente recomendado para prevenir los ataques agudos de gota debido a que en bajas dosis (profiláctico), es menos tóxico para el uso a largo plazo que los AINEs. Los AINEs deben usarse sólo en pacientes que no toleran siquiera dosis profilácticas de colchicina.
Inflamación, no reumática (tratamiento): La mayoría de los AINEs están indicados para el tratamiento de condiciones inflamatorias no reumáticas dolorosas. Los AINEs, especialmente aquellos aprobados por las entidades regulatorias estadounidenses o canadienses para el alivio del dolor, también son utilizados para el tratamiento de estas u otras condiciones inflamatorias dolorosas.
Fiebre (tratamiento): Ibuprofeno está indicado para la reducción de la fiebre.
Dismenorrea (tratamiento): El ibuprofeno está indicado para el alivio del dolor y otros síntomas de dismenorrea primaria. Sólo se recomienda las formas de dosificación de liberación inmediata para el alivio de la dismenorrea debido a su inicio más rápido de acción relativa a formas de dosificación de liberación demorada o extendida.
Hipermenorrea (tratamiento): Los AINEs que son utilizados para el alivio de la dismenorrea (ver Indicaciones: Dismenorrea) también pueden disminuir la pérdida excesiva de sangre menstrual causada por un aparato intrauterino además de aliviar otros síntomas.
Cefalea, vascular (profilaxis), o cefalea, vascular (tratamiento): El ibuprofeno es utilizado para el alivio (cuando se toma al primer signo de aparición) de la migraña u otras cefaleas vasculares. El ibuprofeno también es utilizado crónicamente para prevenir la recurrencia de dichas cefaleas y puede ser tomado antes de o durante la menstruación para prevenir la migraña asociada con la menstruación.

Contraindicaciones y advertencias

CONTRAINDICACIONES: Excepto especiales circunstancias, esta medicación no deberá usarse si los siguientes problemas existen:
Reacciones severas alérgicas como anafilácticas o angioedema, inducidas por ácido acetilsalicílico u otros AINES, o historia de pólipos nasales asociados con broncospasmos, inducidos por ácido acetilsalicílico (alto riesgo de reacciones alérgicas severas a causa de sensibilidad cruzada).
Riesgo-beneficio debe considerarse si los siguientes problemas existen: Reacción alérgica, leve, como rinitis alérgica, urticaria o erupción cutánea, inducida por el ácido acetilsalicílico u otros AINEs, historia de (posibilidad de sensibilidad cruzada).
Anemia o
Asma
(Pueden exacerbarse).
Condiciones predispuestas a y/o exacerbadas por retención de líquidos, como: Compromiso de la función cardiaca,
Enfermedad cardiaca congestiva,
Edema, preexistente,
Hipertensión,
Disfunción o deficiencia renal.
Los AINEs pueden causar retención de líquidos y edema.
Condiciones predispuestas a la toxicidad gastrointestinal, como: Alcoholismo activo, o
>>Historia de hemorragia gastrointestinal
>> Enfermedad inflamatoria o ulcerativa del tracto gastrointestinal superior o inferior, incluyendo enfermedad de Crohn, diverticulitis, enfermedad de úlcera péptica, o colitis ulcerativa, activa o historia de
Uso de tabaco, o historia reciente de
(De preferencia los AINEs no deben ser administrados a pacientes con enfermedad activa de úlcera péptica o sangrado gastrointestinal; si la administración de un AINE se considera esencial, se debe administrar un régimen antiulceroso de manera concurrente).
(También se recomienda cuidado y una supervisión cercana de otros pacientes en los cuales exista un riesgo significativo de toxicidad gastrointestinal; el misoprostol o el sucralfato deben considerarse como profilaxis para aquellos que corren alto riesgo).
Insuficiencia cardiaca congestiva, o
Diabetes mellitus, o
Edema, preexistente, o
Agotamiento del volumen extracelular, o
Sepsis
(Riesgo aumentado de insuficiencia renal)
» Hemofilia u otros problemas de sangrado incluyendo alteraciones en la coagulación o en la función de las plaquetas.
(Riesgo aumentado de sangrado debido a que la mayoría de los AINEs inhiben la agregación de plaquetas y pueden causar ulceración o hemorragia gastrointestinal; a pesar de que el riesgo de estos problemas es menor con nabumetona que con otros AINEs, se recomienda cuidado).
Cirrosis hepática, o
Disfunción hepática
(El riesgo de deficiencia renal aumenta en pacientes con disfunción hepática).
(La mayoría de los AINEs son metabolizados hepáticamente; la deficiencia en el metabolismo puede ser particularmente problemática para nabumetona, ya que su metabolismo al metabolito activo 6-MNA puede disminuir suficientemente como para reducir su eficacia).
(A pesar de que la cirrosis hepática estable no altera la depuración de etodolaco, se debe considerar la posibilidad de que la enfermedad hepática no estable o la disfunción hepática severa puedan hacerlo).
(La deficiencia de la función hepática, especialmente si está asociada con cirrosis alcohólica crónica, produce variabilidad en la farmacocinética de ketoprofeno y reduce la unión proteica de ketoprofeno; la concentración de ketoprofeno libre puede duplicarse; se recomienda precaución y monitoreo cuidadoso; también, solo las formas de dosificación de ketoprofeno de liberación inmediata deben ser utilizadas si la albúmina sérica del paciente es menor que 3,5 gramos por decilitro).
(La cirrosis hepática, especialmente si está asociada con alcoholismo crónico, aumenta la concentración de naproxeno libre, a pesar de que la concentración plasmática puede disminuir; debe administrarse la menor dosis efectiva y monitorear cuidadosamente al paciente).
(A pesar de que la depuración de oxaprozina no se ve alterada por la cirrosis hepática bien compensada, se recomienda cuidado en pacientes con disfunción hepática severa).
(La biotransformación de sulindaco al metabolito activo de sulfuro es más lenta; sin embargo, la eliminación biliar del metabolito disminuye ampliamente, conllevando al incremento y prolongación de las concentraciones plasmáticas y al riesgo aumentado de toxicidad; el paciente debe ser cuidadosamente monitoreado y la dosis ajustada según sea necesario).
Disfunción renal
(Riesgo aumentado de hipercaliemia y de efectos adversos renales, incluyendo deficiencia renal aguda; se recomienda un cuidadoso monitoreo del paciente).
(Los AINEs y/o sus metabolitos son excretados principalmente vía los riñones; una reducción de la dosis puede ser necesaria para prevenir acumulaciones).
» Disfunción renal
(El riesgo de toxicidad asociado con la acumulación del AINE y/o el riesgo de efectos adversos renales puede ser mayor con diflunisal, fenoprofeno, indometacina y piroxicam que con otros AINEs; se recomienda la individualización de dosis y un monitoreo cuidadoso del paciente).
» Estomatitis
(Puede ser inducida por los AINEs; este síntoma de posibles discrasias sanguíneas inducidas por los AINEs puede enmascararse por una estomatitis preexistente).
Lupus eritematoso sistémico (LES)
(El paciente puede estar predispuesto a efectos adversos renales y/o sobre el Sistema Nervioso Central inducidos por los AINEs).
» También se recomienda cuidado en pacientes geriátricos, los cuales son más probables que desarrollen efectos adversos hepáticos o renales con estos medicamentos y en los cuales es más probable que la ulceración o sangrado gastrointestinal cause consecuencias serias, incluyendo fatalidades.
También se recomienda cuidado cuando un AINE, especialmente fenoprofeno, es utilizado en pacientes que han desarrollado problemas en el tracto genitourinario como disuria, cistitis, hematuria, nefritis o síndrome nefrótico durante el tratamiento con otro AINE.
Monitoreo del paciente
Lo siguiente puede ser especialmente importante para el monitoreo del paciente (otras pruebas pueden ser garantizadas en algunos pacientes, dependiendo de su condición; (» = mayor significancia clínica): Determinaciones del nitrógeno ureico en sangre (NUS), o
Concentraciones de creatinina, suero y/o
Concentraciones de potasio, suero
(Se necesita un monitoreo a intervalos periódicos durante la terapia, especialmente en pacientes con disfunción renal o hepática documentada, en otros pacientes sobre los cuales se conozca o sospeche corran riesgo de disfunción renal, y/o en aquellos que toman diuréticos concurrentemente; también, es necesario si ocurren signos de posible toxicidad renal, como incrementos sustanciales de la presión arterial, retención de líquidos o un rápido aumento de peso)
Determinaciones del hematocrito y/o
Determinaciones de hemoglobina y/o
Pruebas de heces para pérdida de sangre oculta.
(Pueden ser realizadas a intervalos de uno a seis meses para detectar pérdida de sangre durante la terapia prolongada, dependiendo del riesgo individual del paciente de desarrollar toxicidad gastrointestinal; sin embargo, estas pruebas [a diferencia de la endoscopia, la cual no se recomienda rutinariamente] no son capaces de detectar ulceraciones que se están desarrollando asintomáticamente o de predecir si es probable que ocurra un sangrado gastrointestinal).
(A pesar de que el monitoreo de rutina no es necesario durante la terapia con otros AINEs, deben realizarse pruebas apropiadas si ocurren síntomas de discrasias sanguíneas).
Pruebas de la función hepática, especialmente determinación de los valores de transaminasas (AST [SGOT]; ALT [SGTP])
(También pueden necesitarse a intervalos periódicos durante la terapia con otros AINEs si se conoce o sospecha que el paciente corre gran riesgo de desarrollar efectos adversos hepáticos).
(A pesar de que el monitoreo de rutina no es necesario en la mayoría de los pacientes durante la terapia con otros AINEs distintos a diclofenaco o indometacina, deben realizarse pruebas apropiadas si ocurren signos y/o síntomas de hepatotoxicidad).
Evaluaciones oftalmológicas
(Pueden necesitarse si ocurren problemas visuales como visión borrosa durante la terapia).
Pruebas de diagnóstico del tracto gastrointestinal superior
(Recomendadas en pacientes con dispepsia severa o persistente o con otros signos de posible toxicidad gastrointestinal)

Precauciones y advertencias especiales

PRECAUCIONES
Sensibilidad cruzada y/o problemas relacionados: Los pacientes sensibles a uno de los fármacos antiinflamatorios no esteroides (AINEs), incluyendo el ácido acetilsalicílico, el ketorolaco y los AINEs que ya no están comercialmente disponibles (como la oxifenfutazona, suprofeno y zomepirac) pueden ser sensibles también a cualquiera de las otros AINEs.
Los AINEs pueden causar broncoconstricción o anafilaxis en asmáticos sensibles al ácido acetilsalicílico, especialmente aquellos con pólipos nasales inducidos por el ácido acetilsalicílico, asma, y otras reacciones alérgicas (?triada del ácido acetilsalicílico?).
Los pacientes con reacciones broncospásticas al ácido acetilsalcílico pueden desensibilizarse a este efecto por la administración de dosis de ácido acetilsalicílico inicialmente bajas e incrementos graduales. La desensibilización debe llevarse a cabo por médicos que tienen experiencia con esta técnica, en instalaciones que tengan personal, equipos y medicamentos inmediatamente disponibles para el tratamiento de cualquier reacción adversa al medicamento (especialmente anafilaxis o broncospasmo severo). La desensibilización al ácido acetilsalicílico también desensibiliza a otros AINEs en el paciente. Sin embargo, a menos que el ácido acetilsalicílico u otro AINE sea luego administrado diariamente, la sensibilidad a estos medicamentos puede volverse a desarrollar en unos cuantos días.
Carcinogénesis: Efectos teratogénicos no han sido demostrados en animales.
Embarazo/Reproducción
? Primer trimestre: No se han realizado estudios adecuados y bien controlados en humanos.
Estudios en animales no han mostrado que estos agentes causen efectos adversos en el desarrollo fetal. Se estudió naproxeno en ratones, ratas y conejos que recibieron hasta 6 veces la dosis para humanos. Se estudio tolmetina en ratas y conejos que recibieron hasta 50 mg/kg (1,5 veces la dosis máxima para humanos).
? Segundo y tercer trimestre: A pesar de que no se han realizado estudios en humanos con AINEs excepto con indometacina, el uso de los AINEs durante la segunda mitad del embarazo no es recomendado debido a posibles efectos adversos para el feto, como cierre prematuro del ductus arteriosus, lo cual puede conllevar a hipertensión pulmonar severa en el recién nacido. Estudios en ratas con preñez de término completo han mostrado que ibuprofeno tiene un fuerte efecto constrictivo en el ductus arteriosus fetal.
Estudios en animales también han mostrado que la administración de AINEs durante periodos tardíos de la preñez puede causar gestación prolongada, distocia y demora en el alumbramiento, posiblemente debidos a la disminución de contractibilidad uterina resultante de la inhibición de prostaglandinas uterinas. También se ha reportado disminución en los índices de supervivencia de las crías. Estudios con piroxicam y nabumetona (a una dosis de 320 mg/kg al día) han indicado que la distocia puede causar un incremento en el índice de mortalidad tanto en las madres como en las crías y un estudio con tenoxicam mostró una prolongación dependiente de la dosis en la gestación y una disminución en la viabilidad neonatal con dosis que fluctúan entre 0,5 y 2 mg/kg al día. También, el alumbramiento demorado y prolongado fue asociado con la disminución de la supervivencia de la cría en estudios con etodolaco y con un aumento en el número de alumbramientos de fetos muertos en estudios con flurbiprofeno y ácido tiaprofénico. La administración de indometacina a ratas y ratones durante los últimos tres días de la gestación aumentó la incidencia de necrosis neuronal en el diencéfalo y causó muertes de la madre y el feto. La administración de oxaprozina a ratas durante periodos tardíos de la preñez resultó en la disminución de la supervivencia de la cría, y la administración de 3,5 veces la dosis máxima diaria para humanos de fenilbutazona a ratas durante periodos tardíos de la preñez y lactancia resultó en un incremento del número de alumbramiento de fetos muertos y una reducción de la supervivencia de la cría. Estudios en animales también han mostrado que la administración de piroxicam durante el tercer trimestre puede aumentar el riesgo de toxicidad del tracto gastrointestinal de la madre.
Lactancia: No ha sido posible demostrar que el ibuprofeno es distribuido en la leche materna en concentración de 1 mcg/mL; la dosis materna fue de 400 mg por cuatro veces al día.
Pediatría: Estudios apropiados realizados a la fecha no demostraron problemas específicos pediátricos, que pudieran limitar el total uso de ibuprofeno en niños de 6 meses de edad o mayores.
La seguridad y eficacia en infantes menores de 6 meses de edad no ha sido establecida.
Geriatría: En pacientes geriátricos, puede incrementarse los problemas de toxicidad gastrointestinal, durante la terapia, se recomienda monitoreo constante.
No ha sido establecido si los pacientes geriátricos corren un riesgo elevado de toxicidad gastrointestinal; seria durante la terapia con AINEs. Sin embargo, es muy probable que la ulceración y/o sangrado gastrointestinal inducido por los AINEs cause mayores consecuencias serias, incluyendo fatalidades, en pacientes geriátricos que en adultos jóvenes. Además, es más probable que los pacientes ancianos sufran de disfunción renal relacionada con la edad, la cual puede incrementar el riesgo de toxicidad hepática o renal inducida por los AINEs y también puede requerir de una reducción de la dosis para prevenir la acumulación del medicamentos. Algunos médicos recomiendan que a los pacientes geriátricos, especialmente aquellos de 70 años de edad o mayores, se les administre inicialmente la mitad de la dosis común para adultos. También, se recomienda un cuidadoso monitoreo del paciente.
Los pacientes deberán comunicar a sus médicos los signos de ulceración o sangrado gastrointestinal, visión borrosa, u otros síntomas oculares, exantema cutáneo, aumento de peso o edema. Ibuprofeno, como todo antiinflamatorio no esteroideo sistémico, puede causar broncoconstricción o anafilaxis en pacientes sensibles, induciendo a pólipos nasales, asma y reacciones alérgicas. Se recomienda precaución en pacientes que serán sometidos a cirugía, ya que muchos antiinflamatorios pueden prolongar el tiempo de coagulación; se recomienda suspender el tratamiento 1 o 2 semanas antes de la cirugía muchos antiinflamatorios pueden causar irritación o úlceras en la mucosa oral. Aunque la capacidad ulcerogénica del ibuprofeno es escasa, únicamente deberá administrarse a pacientes con antecedentes de úlcera gastroduodenal o hemorragias digestivas cuando a juicio del médico sea estrictamente necesario y siempre bajo vigilancia para prevenir posibles reactivaciones del proceso ulceroso. Como otros antiinflamatorios el ibuprofeno induce en ciertos casos a retención y hidrosalina o inhibición de la agregación plaquetaria, estos efectos normalmente carecen de importancia, pero deben tomarse precauciones en pacientes con descompensación cardiaca o alteraciones de la coagulación sanguínea. En muy rara ocasión aparece como efectos secundarios alteraciones oftalmológicas como visión borrosa, disminución de la agudeza visual, cambio de percepción de colores; en caso de presentarse esta sintomatología, el tratamiento debe ser suspendido como medida precautoria sin perjuicio a realizar los oportunos exámenes oftalmológicos para determinar la naturaleza real de la afección.
Odontológico: Los AINEs pueden causar dolor, irritación o ulceración de la mucosa oral.
La mayoría de los AINEs pueden causar rara vez leucopenia y/o trombocitopenia, la cual puede resultar en un incremento en la incidencia de infección microbiana, demora en la curación y en sangrado gingival. Si ocurre leucopenia o trombocitopenia, el trabajo odontológico debe postergarse hasta que los recuentos sanguíneos vuelvan a la normalidad, y se les debe informar a los pacientes sobre la higiene oral apropiada, incluyendo precaución en el uso de cepillos dentales regulares, hilo dental y mondadientes.
Quirúrgico: Se recomienda cuidado en pacientes que serán sometidos a una cirugía. La mayoría de los AINEs inhiben la agregación de plaquetas y pueden prolongar el tiempo de sangrado, lo cual puede aumentar el sangrado intra- o posoperatorio. El riesgo puede ser menor con dosis comunes de diclofenaco, diflunisal, meclofenamato, ácido mefenámico o nabumetona, los que no alteran significativamente la agregación plaquetaria (a pesar de que la hipoprotrombinemia inducida por el ácido mefenámico, si se presenta, podría ser peligroso para el paciente). La recuperación de la función plaquetaria puede ocurrir un día después de la descontinuación de ibuprofeno. Se debe considerar el descontinuar el tratamiento con AINEs durante un periodo de tiempo apropiado antes de una cirugía electiva, dependiendo de la potencia y duración del efecto del agente individual en la agregación plaquetaria.
Hipertensión: Como con todos los AINEs, el ibuprofeno puede llevar a hipertensión de novo o empeorar la hipertensión preexistente; cualquiera de estos estados puede contribuir a la incidencia incrementada de eventos cardiovasculares. Los AINEs, incluyendo al ibuprofeno, deberían ser usados con precaución en pacientes con hipertensión. La presión arterial debería monitorizarse cercanamente durante el inicio de la terapia con ibuprofeno y a lo largo del curso de la terapia.
Efecto antiplaquetario: Pacientes que tomen ácido acetilsalicílico de liberación inmediata (sin cubierta entérica) y tomen una sola dosis de ibuprofeno 400 mg, deben tomar el ibuprofeno por lo menos 30 minutos o más, después de ingerir ácido acetilsalicílico u 8 horas o más, antes de la ingestión del ácido acetilsalicílico para evitar la atenuación de su efecto.
Las recomendaciones sobre la sincronización del uso concomitante de ibuprofeno y de ácido acetilsalicílico a baja dosis con cubierta entérica no puede efectuarse basado en los datos disponibles.

Efectos adversos

ALTERACIONES DE VALORES DE LABORATORIO: Las siguientes han sido seleccionadas en base a su significancia clínica potencial (efecto posible entre paréntesis cuando sea apropiado) ? no necesariamente inclusivo (» = mayor significancia clínica): Con valores de pruebas de laboratorio/fisiológicas; tiempo de sangrado: Puede ser prolongado por la mayoría de los AINEs debido a la supresión de la agregación plaquetaria; los efectos pueden persistir por menos de 1 día luego de la descontinuación de la terapia.
Los efectos sobre la agregación plaquetaria y tiempo de sangrado parecen mínimos con dosis comunes de diclofenaco, meclofenamato ó ácido mefenámico, hasta con 1000 mg dos veces al día de diflunisal, o hasta con 100 mg al día de nabumetona.
Concentraciones de glucosa: Se ha reportado disminución en la concentración de glucosa sanguínea con ibuprofeno.
Hematocrito, o hemoglobina: Los valores pueden disminuir, posiblemente debido a sangrado o microsangrado gastrointestinal y/o hemodilución causada por retención de líquidos.
Recuento de leucocitos y recuento de plaquetas: Pueden disminuir.
Pruebas de función hepática, incluyendo fosfatasa alcalina, suero; deshidrogenasa láctica (DHL), suero; transaminasas, suero: Los valores pueden aumentar; los valores anormales de las pruebas de función hepática pueden volver a la normalidad a pesar de su uso continuo; sin embargo, si ocurren anormalidades significativas, si se desarrollan signos y síntomas clínicos consistentes con la enfermedad hepática o si ocurren manifestaciones sistémicas como eosinofilia o erupciones, el medicamento debe descontinuarse.
La incidencia de incrementos significativos en los valores de transaminasas es mayor con diclofenaco que con otros AINEs; en ensayos clínicos con diclofenaco, elevaciones de más de tres veces el límite normal superior ocurrieron con índices globales de 2% en pacientes tratados durante dos meses y 4% en pacientes tratados durante dos a seis meses; los valores que exceden en ocho veces el límite normal superior ocurrieron en aproximadamente el 1% de los pacientes.
Concentraciones de potasio, suero: Pueden incrementar.
Pruebas de función renal, incluyendo nitrógeno ureico en sangre (NUS); creatinina, suero; concentraciones de electrólitos, sangre y orina; volumen de orina: Los AINEs pueden disminuir la función renal, resultando en el incremento del NUS, creatinina sérica y concentraciones séricas de electrólitos, y en la disminución del volumen de orina y las concentraciones de electrólitos en orina; sin embargo, en algunos casos, la retención de agua puede exceder la del sodio, resultando en hiponatremia dilucional.
REACCIONES ADVERSAS: Han sido reportados: fiebre, síndrome febril, náuseas, vómitos y dolor abdominal con el uso de ibuprofeno y enfermedad del suero o síndrome similar a influenza que puede consistir en problemas respiratorios, artralgia, fiebre y escalofrío, fatiga, prurito, rash cutáneo u otras manifestaciones cutáneas, han sido reportados con ibuprofeno (a pesar de no haber demostrado una relación causal positiva), meclofenamato, fenilbutazona, piroxicam y tolmetina.
La acción antiinflamatoria, analgésica y antipirética de los AINEs (antiinflamatorios no esteroideos) puede enmascarar síntomas de la ocurrencia o empeoramiento de infecciones.
Pueden ocurrir molestias gastrointestinales, acidez, calambres abdominales, dolor epigástrico o malestar suave a moderado, náuseas, diarrea, y ocasionalmente sangrando y ulceración. Se ha reportado las siguientes reacciones adversas adicionales, como menos frecuentes: constipación y pérdida o disminución del apetito. Los efectos sistémicos y locales de los AINEs contribuyen al daño gastrointestinal; al ingerir las presentaciones orales con leche o alimentos, utilizar las presentaciones con cubierta entérica, o cambiar la ruta de administración puede reducir sólo parcialmente los síntomas tales como la dispepsia. Aquellos pacientes en riesgo de ulceración duodenal o gástrica (inclusive los ancianos) que necesitan continuar el tratamiento con AINEs deberían recibir ya sea un inhibidor selectivo de la ciclooxigenasa 2 sólo, o un AINE no selectivo asociado a un medicamento gastroprotector. Otros efectos adversos incluyen reacciones de hipersensibilidad (especialmente sarpullido, angioedema, y broncospasmo), cefalea, mareos, nerviosismo, depresión, somnolencia, insomnio, vértigo, alteraciones auditivas tales como tinnitus, fotosensibilidad, y hematuria. También se han presentado trastornos hematológicos. Puede ocurrir retención de líquidos (precipitando raramente insuficiencia cardiaca congestiva en pacientes de edad avanzada); se puede elevar la presión arterial. La insuficiencia renal puede ser provocada por AINEs, especialmente en pacientes con deterioro renal preexistente. Raramente, la necrosis papilar o fibrosis intersticial asociados con AINEs pueden llevar a la insuficiencia renal. Otros efectos adversos raros son: daño hepático, alveolitis, eosinofilia pulmonar, pancreatitis, cambios oculares, síndrome de Stevens-Johnson y necrolisis tóxica epidérmica. Se ha reportado inducción o exacerbación de colitis. Se ha reportado raramente meningitis aséptica con el uso de AINEs; los pacientes con trastornos del tejido conectivo como el lupus eritematoso sistémico pueden ser especialmente susceptibles.
Nota: Las reacciones de hipersensibilidad con estos medicamentos pueden ser similares a aquellas reportadas con ácido acetilsalicílico, por ejemplo, rinosinusitis/asma o angioedema/urticaria. También se ha reportado anafilaxis, tanto en pacientes sensibles al ácido acetilsalicílico como en aquellos sin hipersensibilidad conocida a alguno de estos agentes. El riesgo de anafilaxis, caracterizado por el distrés respiratorio, colapso circulatorio y angioedema y/o urticaria con o sin prurito, puede aumentar cuando se reinstituye una terapia previamente descontinuada con uno de estos medicamentos. A pesar de que la anafilaxis ocurre de manera rara con estos agentes, varios reportes han indicado una incidencia mayor de reacciones anafilácticas con tolmetina que con otros.
También se han reportado otras reacciones de hipersensibilidad que afectan múltiples sistemas corporales con varios de los AINEs. Se ha reportado reactivación de tuberculosis pulmonar latente en unos cuantos pacientes que recibieron indometacina.
En pacientes de 60 años de edad o mayores, existe un riesgo aumentado de reacciones tóxicas severas, posiblemente fatales.
La anemia aplásica puede ocurrir de manera más frecuente en pacientes que reciben terapias prolongadas, especialmente pacientes mujeres mayores. Es más probable que tanto la agranulocitosis como la anemia aplásica ocurran en pacientes geriátricos.

Interacciones medicamentosas

Las siguientes interacciones medicamentosas han sido seleccionadas en base a su significancia clínica potencial.
Inhibidores ECA: Los reportes sugieren disminución del efecto de los inhibidores ECA por AINEs y que los pacientes que usan AINEs y que reciben tratamiento con inhibidores ECA pueden potenciar los estados de enfermedad renal.
Acetaminofén: El uso prolongado conjuntamente con ibuprofeno puede incrementar el riesgo de reacciones adversas renales, es recomendable supervisión médica cuando los pacientes están recibiendo terapia combinada.
Alcohol, glucocorticoides o corticosteroides, suplementos de potasio: El uso concurrente con un AINE puede aumentar el riesgo de efectos colaterales gastrointestinales, incluyendo ulceración o hemorragia; sin embargo, el uso concurrente con glucocorticoides o corticotropina en el tratamiento de la artritis puede proporcionar un beneficio terapéutico adicional y permitir la reducción de la dosificación del glucocorticoide o corticotropina.
Anticoagulantes, derivados de la cumarina o indanediona, o heparina, o agentes trombolíticos, como: Alteplaso, anistreplasa, estreptoquinasa, uroquinasa y warfarina: La inhibición de la agregación plaquetaria por parte de los AINEs y la posibilidad de ulceración o sangrado gastrointestinal inducido por los AINEs, pueden ser peligrosos para los pacientes que reciben terapia anticoagulante o trombolítica; a pesar de que es menos probable que la nabumetona, en comparación con otros AINEs, aumente el riesgo de sangrado debido a que es menos probable que cause ulceración o hemorragia gastrointestinal y debido a que tiene una mínima, si alguna, actividad inhibidora de agregación plaquetaria, se recomienda cuidado; también, con dosis comunes, diclofenaco, diflunisal, meclofenamato y el ácido mefenámico pueden ser menos probables que alteren significativamente la agregación plaquetaria en comparación con otros AINEs.
Se ha reportado que diflunisal, etodolaco, fenoprofeno, floctafenina, flurbiprofeno, indometacina, meclofenamato, ácido mefenámico, fenilbutazona, piroxicam, sulindaco, ácido tiaprofénico y tolmetina potencian los efectos de los anticoagulantes derivados de la cumarina o la indanediona; el efecto de la floctafenina sobre los resultados de la prueba de coagulación se vuelve aparente sólo luego de dos semanas de uso concurrente; la potenciación puede resultar del desplazamiento del anticoagulante de los sitios de unión proteica y, con fenilbutazona, de la inhibición del metabolismo del anticoagulante; el uso concurrente de fenilbutazona con un anticoagulante no es recomendado; si otro AINE es utilizado concurrentemente, se deben monitorear las pruebas de coagulación y se deben hacer los ajustes en la dosificación de anticoagulantes, si es necesario, cuando se inicia o descontinúa la terapia con AINEs.
Agentes antidiabéticos orales o insulina: Los AINEs pueden aumentar el efecto hipoglicémico de estos medicamentos debido a que las prostaglandinas están directamente involucradas en mecanismos regulatorios del metabolismo de la glucosa y posiblemente debido al desplazamiento de antidiabéticos orales de las proteínas séricas; ajustes en la dosificación del agente antidiabético pueden ser necesarios; el glipizido y gliburido, debido a sus características de unión no iónica, pueden no ser afectados tanto como los otros agentes antidiabéticos orales; sin embargo, se recomienda cuidado con su uso concurrente.
Antihipertensivos o diuréticos especialmente triam­tereno: Es aconsejable reforzar el monitoreo de respuesta a un agente antihipertensivo cuando cualquier AINE es utilizado concurrentemente, debido a que se ha mostrado que el ibuprofeno reduce o revierte los efectos de los antihipertensivos, posiblemente inhibiendo la síntesis de las prostaglandinas renales y/o causando retención de sodio y líquidos.
Los AINEs pueden disminuir los efectos diuréticos, natriuréticos y antihipertensivos de los diuréticos, probablemente inhibiendo la síntesis de las prostaglandinas renales; también se ha mostrado que el flurbiprofeno interfiere con la caliuresis inducida por la furosemida; sin embargo, diflunisal no disminuye el efecto diurético de la furosemida.
El uso concurrente de un AINE y un diurético puede aumentar el riesgo de deficiencia renal secundaria a la disminución del flujo sanguíneo renal causado por la inhibición de la síntesis de prostaglandinas renales; específicamente, el uso concurrente de triamtereno e indometacina no está recomendado debido a que esta combinación ha causado disfunción renal (azotemia y reducción en la depuración de creatinina) y unos cuantos casos de deficiencia renal que requirieron de hemodiálisis.
El uso concurrente de un diurético ahorrador de potasio con indometacina o diclofenaco, y posiblemente otros AINEs, puede aumentar el riesgo de hipercaliemia.
Ácido acetilsalicílico o AINEs, dos o más concurrentemente, especialmente diflunisal e indometacina concurrentemente, o salicilatos excepto el ácido acetilsalicílico y diflunisal: El uso concurrente de dos o más AINEs, incluyendo el ácido acetilsalicílico, no está recomendado; la terapia concurrente puede aumentar el riesgo de toxicidad gastrointestinal, incluyendo ulceración o hemorragia, sin proporcionar alivio sintomático adicional; específicamente, el uso concurrente de diflunisal e indometacina ha resultado en hemorragia gastrointestinal fatal.
El uso concurrente del ácido acetilsalicílico con otros AINEs también puede aumentar el riesgo de sangrado en sitios diferentes al tracto gastrointestinal debido a la inhibición adicional de la agregación plaquetaria).
La administración concurrente de dos o más AINEs puede alterar el perfil farmacocinético de al menos uno de los medicamentos, lo que podría a su vez alterar el efecto terapéutico y/o aumentar el riesgo de efectos adversos; específicamente, el ácido acetilsalicílico disminuye la unión proteica del ketoprofeno y del etodolaco (pero no altera la depuración de etodolaco), aumenta la depuración plasmática de ketoprofeno, interfiere con la formación y excreción de conjugados de ketoprofeno, disminuye las concentraciones del metabolito activo de sulfuro de sulindaco y disminuye la biodisponibilidad de ibuprofeno [en 50% en estudios de múltiples dosis]. Además, el diflunisal disminuye la depuración renal de indometacina, lo que resulta en un incremento significativo de las concentraciones plasmáticas de indometacina, y disminuye la concentración del metabolito activo de sulfuro de sulindaco en 33%. A pesar de que no se han realizado estudios que determinen si la fenilbutazona altera la depuración de etodolaco, se ha demostrado in vitro que la fenilbutazona disminuye la unión proteica de etodolaco, lo que conlleva a una elevación de 80% en la concentración libre de etodolaco).
Depresores de la médula ósea: Los efectos leucopénicos y/o trombocitopénicos de estos medicamentos pueden incrementarse con la terapia concurrente o reciente si un AINE causa los mismos efectos; el ajuste de dosis del depresor de médula ósea, si es necesario, debe basarse en los recuentos sanguíneos.
Cefamandola o cefoperazona, o cefotetano, o plicamicina, o ácido valpróico: Estos medicamentos pueden causar hipoprotrombinemia; además, la plicamicina y el ácido valproico pueden inhibir la agregación plaquetaria; su uso concurrente con un AINE puede aumentar el riesgo de sangrado debido a interferencias adicionales con la función plaquetaria y/o la ocurrencia potencial de ulceración o hemorragia gastrointestinal indicada por un AINE.
Colchicina: El uso concurrente con un AINE puede aumentar el riesgo de ulceración o hemorragia gastrointestinal, y el uso concurrente con fenilbutazona puede también aumentar el riesgo de efectos adversos hematológicos.
La inhibición de la agregación plaquetaria por parte de los AINEs, añadida a los efectos de la colchicina sobre los mecanismos de coagulación sanguínea (la colchicina puede causar trombocitopenia con uso crónico y defectos en la coagulación, incluyendo coagulación intravascular diseminada, con sobredosis), puede aumentar el riesgo de sangrado en sitios diferentes al tracto gastrointestinal.
Ciclosporina o compuestos de oro, u otros medicamentos nefrotóxicos:
La inhibición de la actividad de la prostaglandina renal por parte de los AINEs puede aumentar la concentración plasmática de la ciclosporina y/o el riesgo de nefrotoxicidad inducida por la ciclosporina; los pacientes deben ser cuidadosamente monitoreados durante su uso concurrente.
El riesgo de efectos adversos renales también puede aumentar cuando un AINE es utilizado concurrentemente con otro medicamento nefrotóxico, posiblemente incluyendo compuestos de oro (a pesar de que los AINEs y los compuestos de oro son comúnmente utilizados de manera concurrente en el tratamiento de la artritis).
Glucósidos digitálicos: Se ha mostrado que diclofenaco e ibuprofeno elevan las concentraciones séricas de la digoxina, y que la indometacina aumenta las concentraciones digitálicas en neonatos en tratamiento de ductus arteriosus latente; se debe considerar la posibilidad que algunos de los otros AINEs también pueden aumentar las concentraciones de digoxina, conllevando a un aumento en el riesgo de toxicidad digitálica; un mayor monitoreo y ajustes en las dosis de glucósidos digitálicos pueden ser necesarios durante y luego de la terapia concurrente con AINEs; sin embargo, los estudios han fallado en demostrar que el flurbiprofeno, ketoprofeno, piroxicam o tenoxicam elevan las concentraciones de digoxina, y que la fenilbutazona puede disminuir las concentraciones digitálicas.
Litio: Se ha reportado que ibuprofeno eleva la concentración en estado de equilibrio del litio, posiblemente disminuyendo su depuración renal; con indometacina, la concentración en estado de equilibrio del litio aumentó en hasta 50%; otros AINEs pueden tener un efecto similar; se recomienda un aumento en el monitoreo de las concentraciones de litio durante y luego de su uso concurrente.
Metotrexato: Los AINEs pueden disminuir la unión proteica y/o la eliminación renal del metotrexato, resultando un aumento y prolongación de las concentraciones plasmáticas del metotrexato y en un aumento en el riesgo de toxicidad, especialmente durante la terapia de infusión de metotrexato a altas dosis. Indometacina ha causado toxicidad con infusiones de metotrexato de dosis intermedias; se han reportado fatalidades. Se recomienda que la terapia con AINEs sea retirada por periodos de tiempo, dependiendo de la vida media de eliminación del AINE individual (12 a 24 horas para agentes con una vida media de eliminación corta hasta 10 o 12 días para agentes con una vida media de eliminación muy larga) antes de la administración de una infusión de metotrexato a altas dosis (para indometacina, una infusión de metotrexato a dosis altas o intermedias); también, la terapia con AINEs no debe reanudarse luego de la infusión hasta que la concentración plasmática del metotrexato haya disminuido hasta un nivel no tóxico, generalmente al menos 12 horas.
También se ha reportado toxicidad severa de metotrexato, algunas veces fatal cuando los AINEs fueron utilizados de manera concurrente con dosis bajas a moderadas de metotrexato, incluyendo dosis comúnmente usadas en el tratamiento de la artritis reumatoide y soriasis; se recomienda cuidado con su uso concurrente, y el ajuste de dosis de metotrexato según lo determina el monitoreo de concentraciones plasmáticas de metotrexato y/o suficiencia de la función renal del paciente.
Medicamentos fotosensibilizadores, otros: El uso concurrente con AINEs fotosensibilizadores puede causar efectos adicionales de fotosensibilidad.
Inhibidores de agregación plaquetaria, otros: El uso concurrente con un AINE puede aumentar el riesgo de sangrado debido a la inhibición adicional de agregación plaquetaria, así como al potencial de ulceración o hemorragia gastrointestinal inducida por el AINE.
El uso concurrente de sulfinpirazona con AINEs puede también aumentar el riesgo de ulceración o hemorragia gastrointestinal.
Probenecid: El uso concurrente de probenecid con ketoprofeno no está recomendado; probenecid disminuye la depuración renal (en aproximadamente 66%) y la unión proteica (en 28%) del ketoprofeno, e inhibe la formación y la depuración renal de los conjugados de ketoprofeno, conllevando a una gran elevación de la concentración plasmática del ketoprofeno y a un riesgo de toxicidad.
También se ha demostrado que probenecid disminuye la depuración renal y biliar de la indometacina, y que aumenta las concentraciones plasmáticas de la indometacina y el naproxeno, conllevando a un aumento en el riesgo de toxicidad y posiblemente a un incremento en el efectividad del AINE; si el uso concurrente es necesario, se recomienda que estos AINEs sean administrados en dosis reducidas y que los aumentos de las dosis sean efectuados lentamente y en pequeños incrementos.
Probenecid también disminuye la excreción y aumenta las concentraciones séricas de otros AINEs, posiblemente aumentando la efectividad y/o incrementando el potencial de toxicidad; una disminución en la dosis del AINE puede ser necesaria si ocurren efectos adversos.
Probenecid puede elevar la concentración plasmática de sulindaco y su metabolito de sulfona, y disminuir ligeramente la concentración plasmática del metabolito activo de sulfuro).

Incompatibilidades

No se ha evidenciado interacción entre ibuprofeno y los anticoagulantes orales del tipo que ocurre con otros agentes antiinflamatorios; sin embargo, se aconseja la vigilancia periódica del tiempo de protrombina durante la terapia conjunta.

SobredosificaciÓn

SOBREDOSIS
Para mayor información sobre el manejo de una sobredosis o una ingestión no intencional, contacte al centro de control de intoxicaciones.
Efectos clínicos de la sobredosis: Los siguientes efectos han sido seleccionados en base a su significancia clínica potencial (posibles signos y síntomas entre paréntesis cuando sea apropiado), no necesariamente inclusivos: Nota: Los síntomas de sobredosis de la mayoría de los otros AINEs no han sido descritos igual de completos como para la fenilbutazona. Los síntomas reportados generalmente han reflejado las toxicidades gastrointestinales, renales y sobre el SNC de estos medicamentos. Luego de la sobredosificación con un derivado de ácido propiónico o con indometacina, los pacientes pueden permanecer asintomáticos o experimentar solo efectos relativamente leves en el SNC (p. ej., letargia, mareos) o síntomas gastrointestinales (p. ej., dolor abdominal, náusea, vómitos). Sin embargo, se han reportado efectos más serios, como hemorragia gastrointestinal, insuficiencia renal aguda, convulsiones y coma, tanto con estos así como con otros AINEs. Es muy probable que ocurran convulsiones luego de una sobredosis con ácido mefenámico. También, se ha reportado hipoprotrombinemia luego de la sobredosis de varios AINEs.
Tratamiento de la sobredosis
? Para disminuir la absorción: ? Vaciar el estómago vía inducción de emesis (sólo en pacientes alertas) o lavado gástricos. Sin embargo, el jarabe de ipecacuana puede inducir síntomas simil
Definiciones médicas / Glosario
  1. EDEMA, Es la tumefacción de los tejidos debido a un aumento del líquido existente en ellos y suele aparecer tras una lesión.
  2. HEMATURIA, Es la presencia de sangre en la orina.
  3. HEMOFILIA, Se trata de una grave enfermedad sanguínea en la que se producengrandes hemorragias en cualquier parte del cuerpo, pero sobre todo enarticulaciones (rodillas, tobillos, codos) como respuesta a traumatismosmínimos.
  4. HEMOGLOBINA, Es la sustancia química de la sangre contenida en los glóbulos rojos yencargada del transporte del oxígeno desde los pulmones a todos lostejidos del organismo.
  5. NEFRITIS, Es la inflamación del riñón.
  6. SALICILATOS, Es un grupo de fármacos capaces de aliviar el dolor y reducir la inflamación y la fiebre.
  7. SANGRE, El organismo contiene alrededor de 7 litros de sangre, compuesta en un 50% por plasma y en otro 50% por células.
  8. URTICARIA, Existen múltiples causas de la urticaria, pero la erupción se caracteriza siempre por ronchas rojas pruriginosas.
  Medicamentos