Avalide Tabletas

Para qué sirve Avalide Tabletas , efectos secundarios y cómo tomar el medicamento.

Advertencia! la información que ofrecemos es orientativa y no sustituye en ningún caso la de su médico u otro profesional de la salud..

AVALIDE

TABLETAS
Tratamiento de la hipertensión arterial

BRISTOL-MYERS SQUIBB DE MEXICO, S. de R.L. de C.V. (DIVISION SQUIBB)

Denominacion generica:

Irbesartán y hidroclorotiazida.

Forma farmaceutica y formulacion:

Cada tableta contiene:

Irbesartán

150 mg

300 mg

300 mg

Hidroclorotiazida

12.5 mg

12.5 mg

25 mg

Excipiente, cbp

1 tableta

1 tableta

1 tableta

Descripción: AVALIDE® (irbesartán/hidroclorotiazida) es un agente antihipertensivo oral que combina a irbesartán, un antagonista no peptídico de los receptores de la angiotensina II, (subtipo AT1), con un diurético tiazídico, la hidroclorotiazida.

Indicaciones terapeuticas:

AVALIDE® está indicado para el tratamiento de la hipertensión. Se puede utilizar ya sea solo o en combinación con otros agentes antihipertensivos (por ejemplo, agentes ?-bloqueadores, agentes bloqueadores de los canales del calcio de larga acción).

Farmacocinetica y farmacodinamia en humanos:

Mecanismo de acción: Irbesartán es un antagonista específico e insuperable de los receptores de la angiotensina II (subtipo AT1). La angiotensina II es un componente importante del sistema renina angiotensina y participa en la fisiopatología de la hipertensión y en la homeostasis del sodio. Irbesartán no requiere de la activación metabólica para su acción.

Irbesartán bloquea los potentes efectos de vasoconstricción y de secreción de aldosterona, de la angiotensina II, por antagonismo selectivo de los receptores de la angiotensina II (Subtipo AT1) localizados en las células del músculo liso vascular y en la corteza suprarrenal. No tiene actividad agonista en el receptor AT1 y tiene una afinidad mucho mayor (más de 8,500 veces) para el receptor AT1 que para el receptor AT2 (un receptor que no se ha demostrado que se asocie con la homeostasis cardiovascular).

Irbesartán no inhibe a las enzimas que participan en el sistema renina angiotensina (por ejemplo, renina, la enzima convertidora de angiotensina (ECA)) ni afecta a otros receptores de hormonas o canales de iones que intervienen en la regulación cardiovascular de la presión arterial y en la homeostasis del sodio. El bloqueo de los receptores AT1 causado por irbesartán interrumpe el circuito de retroalimentación dentro del sistema renina angiotensina, lo que resulta en incrementos de los niveles de renina en plasma y de los niveles de angiotensina II. Sin embargo, el incremento resultante en los niveles de la renina en plasma y angiotensina II no sobrepasan los efectos de irbesartán en la reducción de la presión arterial. Después de la administración de irbesartán declinan las concentraciones de aldosterona en plasma, sin embargo, los niveles de potasio en suero no se afectan de manera significativa (incremento medio de < 0.1 mEq/lt.) con las dosis recomendadas. Irbesartán no tiene efectos notables sobre los triglicéridos del suero, ni sobre las concentraciones de colesterol o de glucosa. No tiene efecto sobre el ácido úrico del suero ni sobre la excreción urinaria del ácido úrico.

La hidroclorotiazida es un diurético derivado de la benzotiadiazina (tiazida), con efecto diurético, natrurético y antihipertensivo. El mecanismo del efecto antihipertensivo de los diuréticos tiazídicos tales como la hidroclorotiazida no es totalmente conocido. Las tiazidas afectan el mecanismo tubular renal de reabsorción de electrolitos incrementando la excreción de sodio y cloruro en cantidades aproximadamente iguales. La natriuresis causa una pérdida secundaria de potasio y bicarbonato. La hidroclorotiazida incrementa la actividad de la renina en plasma, incrementa la secreción de aldosterona y reduce el potasio sérico. La coadministración con un agente antagonista de los receptores de la angiotensina II tiende a revertir la pérdida de potasio asociada con los diuréticos tiazídicos.

Propiedades farmacocinéticas: La administración concomitante de hidroclorotiazida e irbesartán, no afecta la farmacocinética de irbesartán. Irbesartán e hidroclorotiazida son agentes activos que se administran por vía oral y que no requieren biotransformación para su acción. Luego de la administración oral de AVALIDE®, la biodisponibilidad absoluta oral es de 60 a 80% para irbesartán y 50 a 80% para hidroclorotiazida. Los alimentos no afectan la biodisponibilidad de AVALIDE®. Las concentraciones pico en plasma ocurren después de la administración oral de 1.5 a 2 horas para irbesartán y de 1 a 2.5 horas para hidroclorotiazida.

Irbesartán y la hidroclorotiazida están unidos a las proteínas del plasma en 96 y 68% respectivamente y tiene un enlace insignificante con los componentes celulares de la sangre. El volumen de distribución es de 53 93 lt., (0.72 a 1.24 lt./kg) y 3.6 a 7.8 lt./kg respectivamente.

En el plasma, el irbesartán sin cambios representa 80 a 85% de la radioactividad circulante después de la administración por vía oral o intravenosa de irbesartán C14. Irbesartán se metaboliza en el hígado vía conjugación del glucurónido y oxidación. El principal metabolito circulante es irbesartán glucurónido (~6%). Irbesartán experimenta oxidación, principalmente por la isoenzima CYP2C9 citocromo P450; la isoenzima CYP3A4 tiene un efecto insignificante. Irbesartán no es metabolizado por la mayoría de las isoenzimas que intervienen comúnmente en el metabolismo del fármaco, ni las induce o inhibe de manera substancial, (esto es, CYP1A1, CYPIA2, CYP2A6, CYP2B6, CYP2D6 ó CYP2E1). Irbesartán no induce ni inhibe a la isoenzima CYP3A4.

Irbesartán y sus metabolitos se excretan por vía biliar y por vía renal. Alrededor de 20% de la radioactividad administrada después de una dosis de irbesartán C14 por vía oral o intravenosa, se recupera en la orina, y el resto en las heces. Menos de 2% de la dosis se excreta en la orina como irbesartán sin cambio.

La hidroclorotiazida no es metabolizada y se elimina por vía renal. Su vida media plasmática se reportó entre un rango de 5 a 15 horas.

La vida media de eliminación terminal (t½)de irbesartán es de 11 a 15 horas. La depuración total de irbesartán después de su administración por vía intravenosa es de 157 a 176 ml/min, de los cuales 3.0 a 3.5 ml/min son por depuración renal. Irbesartán exhibe una farmacocinética lineal sobre los límites de la dosis terapéutica. Las concentraciones en estado estable en plasma se alcanzan dentro de los tres días del inicio del régimen de dosificación una vez al día. Se observó acumulación limitada (< 20%) en plasma al repetir la dosis diaria.

En individuos hipertensos se observaron concentraciones más altas de irbesartán en plasma (11 44%) en las mujeres que en los hombres, sin embargo, después de múltiples dosis, no se observaron diferencias en cuanto a acumulación o vida media de eliminación entre hombres y mujeres. No se han observado diferencias específicas del género respecto al efecto clínico.

En sujetos (hombres y mujeres) normotensos ancianos (65 80 años) con función renal y hepática clínicamente normal, el ABC y las concentraciones pico en plasma (Cmáx.) de irbesartán son aproximadamente 20 a 50% mayores que las que se observaron en los sujetos más jóvenes (18 40 años). Independientemente de la edad, la vida media de eliminación es semejante. No se han observado diferencias significativas relacionadas con la edad, respecto al efecto clínico. El ABC de hidroclorotiazida fue mas elevado en el grupo de ancianos después de múltiples dosis consistentes con datos publicados previamente.

En sujetos normotensos de raza negra y blanca, el ABC en plasma y la t½ de irbesartán son aproximadamente 20 a 25% mayores en los negros que en los blancos; las concentraciones pico en plasma (Cmáx.) de irbesartán son esencialmente equivalentes.

En pacientes con deterioro renal (sin considerar el grado) y en pacientes en hemodiálisis, la farmacocinética de irbesartán no se alteró significativamente. Irbesartán no es removido mediante la hemodiálisis. En pacientes con un deterioro renal severo (depuración de creatinina < 20 ml/min), se reportó un incremento de la vida media de eliminación de hidroclorotiazida de 21 horas.

En los pacientes con insuficiencia hepática debida a cirrosis leve a moderada, no se alteró significativamente la farmacocinética de irbesartán.

Propiedades farmacodinámicas:

Irbesartán: En sujetos sanos, una dosis oral única de irbesartán de hasta 300 mg produjo una inhibición dependiente de la dosis del efecto presor de la infusión de angiotensina II. La inhibición se completó (100%) 4 horas después de la dosis oral de 150 ó 300 mg y la inhibición parcial se mantuvo por 24 horas (60 y 40% con 300 y 150 mg, respectivamente).

El efecto de irbesartán se hace aparente después de la primera dosis y el efecto máximo se observó en la 2° semana.

Hidroclorotiazida: Después de la administración oral de hidroclorotiazida, el efecto de diuresis ocurrió a las 2 horas, y su efecto pico ocurrió cerca de las 4 horas, mientras que su acción persistió aproximadamente de 6 a 12 horas.

Irbesartán/hidroclorotiazida: Basándonos en datos obtenidos en estudios clínicos controlados con placebo, el efecto de disminución de la presión arterial de irbesartán en combinación con hidroclorotiazida se hace aparente después de la primera dosis y está presente de manera importante durante 1 ó 2 semanas y el efecto máximo ocurre en 6 8 semanas. En estudios de seguimiento a largo plazo, el efecto de irbesartán/hidroclorotiazida se mantuvo durante más de un año.

La combinación de irbesartán con hidroclorotiazida produjo descensos adicionales de la presión arterial relacionados con la dosis a través de los rangos de dosis terapéuticos. La adición de 12.5 mg de hidroclorotiazida a 300 mg de irbesartán una vez al día en pacientes que no se controlan adecuadamente con irbesartán solo resultan en un refuerzo de la reducción de la presión sanguínea diastólica en (24 horas posterior a la dosis) de 6.1 mmHg, ambos también reducen la presión sistólica/diastólica por arriba de 13.6/11.5 mmHg en comparación con las disminuciones causadas por el placebo. La administración de una dosis de una vez al día de 150 mg de irbesartán y 12.5 mg de hidroclorotiazida mostró también reducción en un periodo posterior a 24 horas de la presión sistólica/diastólica de 12.9/6.9 mmHg. El efecto pico ocurrió a las 3 a 6 horas. Cuando se determinó la presión sanguínea por monitoreo ambulatorio, AVALIDE® 150/12.5 una vez al día produjo una reducción consistente de la presión sanguínea por un periodo de 24 horas, con una reducción media de 24 horas de la presión sistólica/diastólica, de 15.8/ 10.0 mmHg. menor que placebo. El efecto observado a través de los picos fue al menos de 68% de las respuestas correspondientes al pico diastólico y sistólico menor a placebo.

En un estudio clínico con pacientes no controlados adecuadamente con 25 mg de hidroclorotiazida, la adición de irbesartán produjo una significativa reducción de la presión arterial sistólica/diastólica, de 11.1/7.2 mmHg mayor que con la hidroclorotiazida sola.

La presión arterial disminuye aproximadamente en el mismo grado tanto en la posición de pie como en la posición supina. Los efectos ortostáticos no son frecuentes, pero se puede esperar que ocurran en pacientes que tienen depleción de sodio y/o depleción de volumen.

La efectividad de irbesartán/hidroclorotiazida no es influenciada por la edad, raza o género. La respuesta también fue similar tanto en pacientes de raza negra como blanca.

Después del retiro de irbesartán, la presión arterial regresa en forma gradual hacia la línea base. No se ha observado hipertensión de rebote con irbesartán o hidroclorotiazida.

Contraindicaciones:

AVALIDE® está contraindicado en los pacientes que tienen hipersensibilidad a irbesartán, a los fármacos derivados de la sulfonamida (por ejemplo, tiazidas) o a alguno de los componentes de la fórmula de AVALIDE®. En general, las reacciones de hipersensibilidad son más específicas en pacientes que tienen historia de alergia o asma bronquial. AVALIDE® esta contraindicado en pacientes anúricos.

Precauciones generales:

Advertencias:

Hipotensión pacientes con depleción de volumen: AVALIDE® raramente se ha asociado con hipotensión en los pacientes hipertensos que no tienen otro padecimiento concomitante. Es posible que ocurra hipotensión sintomática, en los pacientes con depleción de sodio o de volumen. La depleción de volumen y/o de sodio debe corregirse antes de iniciar el tratamiento con AVALIDE®. Las tiazidas pueden potenciar la acción de otros fármacos antihipertensivos (ver Interacciones medicamentosas y de otro género).

Morbilidad y mortalidad fetal/neonatal: No obstante que no se tiene experiencia con AVALIDE® en mujeres embarazadas, se ha reportado que la exposición in útero a los inhibidores de ECA administrados a mujeres embarazadas durante el segundo y tercer trimestre causa lesiones y muerte del feto en crecimiento. Por tanto, igual que cualquier otro fármaco que actúa directamente sobre el sistema renina angiotensina aldosterona, AVALIDE® no debe administrarse durante el embarazo. Cuando el embarazo se detecta durante el tratamiento, AVALIDE® debe suspenderse tan pronto como sea posible.

Las tiazidas cruzan la barrera placentaria y aparecen en la sangre del cordón umbilical. El uso rutinario de diuréticos en la mujer embarazada no es recomendable ya que puede causar un daño innecesario incluyendo ictericia fetal o neonatal, trombocitopenia y otras posibles reacciones adversas que han ocurrido en el adulto.

En general: Como consecuencia de la inhibición del sistema renina–angiotensina aldosterona se pueden esperar cambios en la función renal de los individuos susceptibles durante el tratamiento con AVALIDE®. En los pacientes cuya función renal depende de la actividad del sistema renina–angiotensina aldosterona (por ejemplo, pacientes hipertensos con estenosis de la arteria renal de uno o de ambos riñones, o pacientes con insuficiencia cardiaca congestiva grave), el tratamiento con fármacos que afectan este sistema se ha asociado con oliguria y/o azotemia progresiva y (raramente) con insuficiencia renal aguda y/o muerte. No se puede excluir la posibilidad de que ocurra un efecto similar con el uso de un antagonista de los receptores de angiotensina II, incluyendo AVALIDE®.

Los efectos antihipertensivos de los diuréticos tiazídicos pueden ser incrementados en pacientes postsimpatectomizados.

Insuficiencia renal o hepática: AVALIDE® no se recomienda en pacientes con enfermedad renal severa (depuración de creatinina 30 ml/min). Sin embargo, debido al contenido de hidroclorotiazida, AVALIDE® no esta recomendado en pacientes con deterioro renal severo (depuración de creatinina

  Medicamentos