ALCOHOL y BENZODIAZEPINAS

Interacciones entre ALCOHOL y BENZODIAZEPINAS, efectos secundarios.

Advertencia! la información que ofrecemos es orientativa y no sustituye en
ningún caso la de su médico u otro profesional de la salud..

EFECTO PREVISIBLE

Posible potenciación de los efectos depresores sobre el sistema nervioso central, especialmente sobre la actividad
psicomotriz.

IMPORTANCIA CLÍNICA

Se debe evitar el consumo de alcohol cuando se está bajo tratamiento con benzodiazepinas. Debe tenerse presente que los
efectos máximos de esta interacción se producen 30 minutos después del consumo conjunto de la benzodiazepina y el
alcohol, finalizando aproximadamente a las 3 horas. Sin embargo, pueden aparecer efectos residuales hasta 16,5 horas
después del consumo de alcohol. También pueden producirse ciertas alteraciones psicomotrices cuando el alcohol es
consumido hasta 11 horas después de la administración de una benzodiazepina. Por otra parte, se ha comprobado que
esta interacción es más grave en personas mayores que en las jóvenes, probablemente debido a que estas últimas
presentan una mayor capacidad de eliminación. Asimismo, no todas las benzodiazepinas son afectadas de la misma forma
por el alcohol. En este sentido, el lorazepam produce los efectos más marcados, mientras que el clorazepato es
afectado en menor medida por el alcohol.

MECANISMO DE INTERACCIÓN

Las benzodiazepinas actuan potenciando el efecto del GABA, como neurotransmisor inhibitorio. Por su parte, el alcohol
ejerce un efecto depresor generalizado, potenciando así la acción de las benzodiazepinas. Algunos autores, al margen
del anterior mecanismo, han encontrado que el alcohol podría incrementar la absorción oral del diazepam y del
clordiazepóxido. Sin embargo, los resultados distan mucho de ser concluyentes.

EVIDENCIAS CLÍNICAS

7 En un estudio sobre 7 sujetos sanos, se les administró diazepam (5 mg) con 30 ml de agua o de una solución al 50 % de
alcohol en agua. Los niveles plasmáticos de la benzodiazepina fueron significativamente mayores (390 mcg/ml frente a
200 mcg/ml) cuando el diazepam se administraba con alcohol. 1 El uso de diazepan (1 mg/día, oral), administrado
durante 2 semanas a 20 sujetos, conjuntamente con alcohol (0,5 g/kg/día, oral) dió lugar a una disminución de la
actividad psicomotora de los sujetos, observándose los efectos más intensos a la hora de la administración de
alcohol. 2 En un ensayo de doble ciego sobre 40 sujetos sanos, encontró que el clorodiazepóxido aumenta las
alteraciones motoras producidas por el alcohol. 5 En un estudio controlado sobre sujetos sanos, se midió el efecto
del alcohol (0,5 g/kg, oral) tras dosis hipnóticas de nitrazepam (5-10 mg, oral). El alcohol fue injerido 10 horas
después del nitrazepan. Los resultados muestran una disminución significativa de la capacidad psicomotora y de
coordinación. 10 En un estudio sobre 9 sujetos sanos, se les administró una dosis de 30 mg de flurazepam
conjuntamente con 140 ml de whisky. El registro electroencefalográfico realizado a las 16,5 horas de la
administración conjunta indicó un importante aumento de la actividad del flurazepam, en relación con la
administración sin alcohol. 4 En un ensayo doble y cruzado, en el que se administró a dos grupos de 10 sujetos
cerveza, vino y bebidas no alcohólicas, (la cantidad total de alcohol consumido en las bebidas alcohólicas fue de
0,8 g/kg) junto con diazepam (en dosis de 10 mg), se observaron una serie de alteraciones funcionales, especialmente
de tipo psicológico, que fueron consideradas como una potenciación de los efectos secundarios del diazepam. 3 En un
estudio sobre 14 hombres sanos, la administración de una única dosis de 20 mg. de clorazepato dipotásico, junto con
alcohol (1 g/kg de peso, en forma de vodka), condujo a una disminución de la capacidad funcional (tanto física como
psíquica) en todos los sujetos, superior a la observada tras el consumo de la misma cantidad de alcohol, sin
asociar. 9 En un estudio sobre 6 sujetos sanos, a los que se administró oxazepam (dosis de 10 a 40 mg) conjuntamente
con 90 ml de whisky, se observó una mayor sedación en las personas, que cuando recibían el oxazepam solo. 13 En un
estudio sobre 28 sujetos sanos, se les administró diversas benzodiazepinas (diazepam, 5 mg; clorazepato, 7,5 mg o
lorazepam, 1 mg) solas o conjuntametnte con alcohol (0,54-1,08 g/kg). La administración de alcohol empeoró
notablemente la respuesta psicológica y psicomotriz de forma tanto más intensa cuanto mayor era la cantidad de
alcohol ingerida. Las peores respuestas fueron obtenidas con el lorazepam.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1 Linnoila M. Eur J Clin Pharmacol 1974;7:337. 2 Linnoila M. Ann Exp Med Biol Fenn 1973;51:125. 3 Staak M. Int J Clin Pharmacol Biopharm 1979;17:205. 4 Laisi U. Eur J Clin Pharmacol 1979;16:263. 5 Linnoila M. Ann Exp Med Biol Fenn 1973;51:118. 6 Yorland J. Acta Pharmacol Toxicol 1974;34:5. 7 Hayes S. N Engl J Med 1977;296:186. 8 Linnoila M. Ann Clin Res 1974;6:4. 9 Mollander L. Acta Pharmacol Toxicol 1976;38:145. 10 Mendelson WB. Curr Ther Res 1976;19:155. 11 Linnoila M. Clin Pharmacol Ther 1974;15:368. 12 Sarrio I. J Clin Pharmacol 1975;156:52. 13 Funderburk FR. Curr Ther Res 1989;4

  Interacciones